Política

Alberto Fernández respaldó a Daniel Arroyo y no anulará la cuestionada compra de alimentos a valores más caros que los del mercado

El ministro Daniel Arroyo dijo que seguirán adelante pese a las críticas (foto Nicolás Stulberg)
El ministro Daniel Arroyo dijo que seguirán adelante pese a las críticas (foto Nicolás Stulberg) (Nicolás Stulberg/)

En las últimas horas crecieron las críticas hacia el Gobierno tras conocerse la noticia de la compra masiva de alimentos destinados a sectores vulnerables a precios mayores a los del mercado. Uno de los principales apuntados fue el ministro Daniel Arroyo, cabeza del Ministerio de Desarrollo Social, el área responsable de las mencionadas compras.

“Le pidió explicaciones, pero no hubo ningún reproche”, dijeron muy cerca del Presidente en relación a la conversación que hoy tuvo con Arroyo a raíz de las duros cuestionamientos que recibió. “Alberto (Fernández) no duda de su honestidad ni de su capacidad, tampoco de su compromiso con el trabajo”, agregaron a Infobae desde Olivos. Y dejaron en claro que de ningún modo se le pediría la renuncia.

En rigor, el Ministerio de Desarrollo Social decidió concretar las compras a pesar de que en casos como el del azúcar y la aceite la oferta que hicieron los privados estuvo por encima de los precios testigos recomendados por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN). “Se les solicitó una mejora pero siguieron por arriba del precio, por eso ante la necesidad de llegar cuanto antes a paliar necesidades urgentes se decidió concretar la compra”, es la explicación que dio Arroyo ante el Presidente y, más tarde, ante los medios.

A pesar de las críticas, Desarrollo Social decidió seguir adelante con la licitación y no anularla. “Seguimos, no se cometió ninguna deslealtad y los pasos fueron los correctos; además, ya se está entregando esa mercadería, no hay tiempo para perder", aseguraron en el equipo de Arroyo.

La nueva crisis del Gobierno se presentó hoy por la mañana, cuando a través del Boletín Oficial la población tomó conocimiento de las compras autorizadas al Ministerio de Desarrollo Social para la compra de aceite, fideos, azúcar, arroz y lentejas, más conocidos en el mundo de la ayuda social como “alimentos secos”, que son los que se distribuyen entre comedores y merenderos y, en medio de la emergencia sanitaria, llegarán también a otras instituciones que están directamente involucradas en la provisión de comidas que se entregan calientes en las villas y asentamientos del conurbano bonaerense.

Desde Desarrollo Social aseguraron que la comida ya está llegando a destino (foto Nicolás stulberg)
Desde Desarrollo Social aseguraron que la comida ya está llegando a destino (foto Nicolás stulberg)

Los intendentes y movimientos sociales vienen presionando a diario para que el Ministerio agilice esas compras. La semana pasada, incluso, desde la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), una organización cercana al Gobierno, se distribuyó un comunicado criticando la demora en la distribución de alimentos y pidiendo al Estado que “simplifique el envío de alimentos e insumos de higiene a los barrios, evitando la burocracia absurda y agilizando la organización junto a todos los actores territoriales”.

Las trabas burocráticas no son sencillas de explicar para quienes esperan en el territorio y mucho menos para la población que hoy se enteró de esas compras por encima de los precios de mercado. Con deudas previas, que no fueron saldadas, y proveedores que -con suerte- cobrarán dentro de dos o tres meses, nada se hace sencillo para quienes tienen que elaborar licitaciones en medio de la emergencia. En paralelo, existen problemas más estructurales que tiene el azúcar, cuyos proveedores se niegan a acordar con la Secretaria de Comercio Interior un valor que pueda ingresar en el programa de “precios cuidados”, sumados a un drástico aumento de la asistencia que debe brindar el Estado.

Arroyo explicó en las redes sociales que se trató de “una compra extraordinaria” de alimentos para asistir a 11 millones de personas, y reconoció que en dos rubros, (aceite por 1,5 litro y azúcar por 1 kg) “la oferta superó los precios testigos”. Explicó que “ante la necesidad de llegar a comedores y merenderos con esos productos que forman parte de la canasta básica se decidió realizar la compra” y aseguró que “todas las compras fueron realizadas bajo la supervisión de la SIGEN, el Instituto Nacional de Alimentación y de acuerdo a las normativas realizadas por el decreto 260/2020”.

Seguí leyendo:

El Gobierno admitió que pagó precios por encima del mercado en la compra masiva de alimentos

El enojo de Juan Grabois: “Un hdp compró fideos al triple de lo que valen”

Un impuesto especial para diputados y otro para la riqueza: el proyecto de Máximo Kirchner

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar