Deportes

Pedro Pablo Pasculli, a 34 años de su histórico gol ante Uruguay en México 86: los curiosos rituales con Maradona y las locuras de Bilardo

Pedro Pablo Pasculli - campeón del mundo en México 1986
PPP, tal como lo bautizó Maradona, en el 86 y en la actualidad

Pasaron 34 años del gol más importante de su vida. Todavía lo recuerda con mucha emoción cuando repasa las imágenes y escucha el relato en la voz de Víctor Hugo Morales: “Se me pone la piel de gallina”, remarca Pedro Pablo Pasculli (PPP), quien pasó a la historia de nuestro fútbol el 16 de junio de 1986, cuando marcó el único tanto frente a Uruguay, que le permitió a la selección argentina avanzar a los cuartos de final del Mundial de México.

Hoy, el oriundo de Santa Fe reside en Lecce, Italia, donde llegó hace 35 años junto a su mujer y dos hijos. Durante una charla telefónica, rememora ese encuentro inolvidable como si hubiese sido ayer: “Marqué el gol justo y necesario para ganar. Fue un partido durísimo, muy difícil y complicado. Uruguay era uno de los favoritos a ganar el Mundial, tenía un equipo de puta madre”, recalcó el delantero que esa tarde en el estadio Cuauhtémoc de Puebla compartió la delantera con Jorge Valdano.

Pasculli fue titular en dos de los siete cotejos que coronaron al seleccionado por segunda vez campeón del mundo. Estuvo en el inicio del torneo ante Corea de Sur y luego frente a los Charrúas en los octavos de final, donde fue determinante. Seis días más tarde Argentina le ganaba a Inglaterra un partido que se transformó en leyenda.

Con el tiempo, PPP (como lo apodó Maradona) se transformó en un campeón olvidado que en el futbol la vivió casi todas: conoció como pocos a Diego (compartió plantel en Argentinos, Selección Argentina y Newells), ganó una Copa del Mundo, disputó la Copa América en 1987, se destacó durante siete años en la Serie A de Italia y es parte de la historia del Lecce siendo el máximo goleador extranjero con 54 tantos en 214 encuentros. En la actualidad trabaja como Embajador del club italiano.

Se cumplen 34 años de la obtención de la Copa del Mundo en México 86´. ¿Cuántos recuerdos que se le vienen a la cabeza?

Son muchos, lindos recuerdos, emocionantes. No tuvimos la suerte de ganar otra copa a pesar de los jugadores que salieron y tenemos. Argentina es uno de los países que mejores futbolistas le dio al mundo. Y una de las selecciones más fuertes del planeta. De mitad de cancha hacia adelante tenemos a los dos mejores: Maradona y Messi, pero poseemos pocos títulos por lo que somos y representamos…

¿Qué tan importante es en un grupo que se lleven bien jugadores e integrantes del cuerpo técnico?

Muy importante, es esencial. La relación con el técnico es fundamental. Se vio lo que sucedió en Rusia, cuando los jugadores no se llevaron bien con el entrenador y así nos fue. Nosotros teníamos una excelente relación con Carlos Bilardo. Era uno más. Te hablaba dentro y fuera de la cancha. Te transmitía pasión, garra, ganas, todo. Pasaba por las piezas y se podía hablar tranquilo. Te preguntaba primero y después corregía los errores que teníamos. Éramos una familia. Después del 86’, nunca se volvió a formar una familia en el seleccionado. En el 78’, Cesar Menotti tenía a Mario Kempes, Osvaldo Ardiles, Daniel Pasarella, que eran jugadores que transmitían muchísimo y se llevaban bien…

¿Se disfruta jugar un Mundial o la presión por ganar no te lo permite?

No es para todos jugar una Mundial. Y ganarlo es lo máximo para cualquier jugador del mundo. No sé lo que harían Lionel Messi, Cristiano y Johan Cryff para ganar un Mundial. Son grandísimos jugadores y estrellas, pero nunca ganaron una Copa del Mundo. Jugar es lo máximo, pero ganar la copa es mucho más. Obvio que la presión siempre está, pero nosotros nos íbamos a divertir y no nos dimos cuenta de que podíamos salir campeones. Maradona no te hacía pesar lo que representaba. Se mostraba como uno más del plantel. Y teníamos al número uno del mundo que podía permitirse hacer lo que quisiera. Esa Selección, aparte de ser un buen equipo, tenía muy buenas personas y mucha hambre de gloria…

Pero como en toda familia hubo discusiones y peleas…

Sí, hubo discusiones y peleas. Nos encerramos en el vestuario, nos dijimos de todo y quedo ahí, entre nosotros. Después, salimos campeones…

¿Para ser el mejor del mundo hay que ganar un Mundial?

Sí, para ser el mejor del mundo tenés que ganar un mundial. Messi dijo que daría los 5 balones de oro a cambio de logar una Copa del Mundo. Ganar un Mundial es como tocar el cielo con las manos…

Marcó el único tanto en la victoria ante Uruguay en la ciudad de Puebla. ¿Ese gol fue clave para el futuro de la Selección en la copa?

Sí, marqué el gol justo y necesario para ganar. Lo importante es convertir. Fue un partido muy difícil y complicado. Uruguay era uno de los favoritos a ganar el Mundial, tenía un equipo de puta madre. Tuve la suerte de anotar y fue muy importante el triunfo para nosotros desde lo anímico y futbolístico…

Jugó de titular ante el charrúa y después frente a Inglaterra fue al banco. ¿Como se lo comunicó Bilardo?

Sí, me dio rabia y estaba enojado por el cambio. Bilardo no te decía si ibas a jugar o no. No fue fácil digerir el hecho de pasar de ser titular a ser suplente. Yo dormía con Maradona en la habitación. Él me veía un poco enojado, fastidioso porque venía de convertir contra Uruguay y no jugaba frente a Inglaterra. Me hablaba y aconsejaba. Me hacía entender la situación. Después ganamos y se me pasó el enojo. Si formas parte de la Selección tenés que estar preparado para todo…

¿Cómo fue la noche previa a la final con Alemania? ¿Es verdad que les costó dormirse con Diego pensando en los argentinos que perdieron la vida en Malvinas?

Sí, nos costó dormirnos. Hablamos de los pibes que se murieron por defender a nuestro país, que no debió pasar eso. Después, cuando ganamos la copa se la dedicamos a los fallecidos en Malvinas. Nosotros no somos un país que podemos ir a la guerra. No teníamos nada y ellos (ingleses) tenían todo y encima estaban aliados con los norteamericanos. Hablábamos de eso con Diego. Y nos juramentamos ganar el Mundial por ellos…

¿Cómo era Maradona como compañero de habitación?

Yo lo conocía de Argentinos Juniors. Nos enfrentamos en Italia. Yo jugando en el Lecce y él para el Napoli. Además, compartimos la Selección. Una persona extraordinaria, tranquila. Que te aconsejaba y tranquilizaba cuando estaba nervioso por algo. Con nosotros no era Maradona, era Diego. Uno más del grupo…

Pedro Pablo Pasculli – gol frente a Uruguay en los octavos de final de México 86 (Infobae)

¿Fue por sorteo que compartieron la habitación durante la concentración?

No, fue por decisión de Bilardo. Siempre estábamos juntos en la concentración del América de México. Nos pasábamos tomando mate en la cocina o en el patio lindero a las habitaciones.

¿Qué hacían durante la convivencia?

Era muy buena, conmigo fue un tipo más. Un amigo. Tenemos varias cábalas. Una de ellas fue poner un calendario grande que pegamos en la pared entre las dos camas. Primero íbamos marcando los días que faltaban para el Mundial. Segundo, marcábamos con crucecitas cada vez que un seleccionado perdía y se volvía a su casa. Anotábamos los partidos que se iban a jugar y los veíamos por la tele. Era un ritual. Además, en las paredes colgábamos fotos de nuestros familiares antes de los encuentros para sentirnos cerca de ellos. Él ponía las de Don Diego, doña Tota y de Claudia (Villafañe). Pero no sólo de los familiares, sino también de dos mujeres que eran muy bellas para Diego, que le gustaban mucho: Valeria Lynch y Pata Villanueva. Mirábamos televisión para pasar el tiempo. Charlábamos con mate de por medio, dormíamos en dos camitas chiquitas con una mesa en el medio y teníamos un baño, así era nuestra habitación.

¿Otras de las cábalas era ingresar un elemento nuevo a la habitación antes de los partidos?

Sí, alguna cosa nueva siempre ingresaba. Una foto de la Virgen María, un souvenir, las cosas del mate, un equipo para escuchar música donde poníamos cumbia y canciones argentinas del momento. Y agregábamos una foto por día…

¿Tenían a quién salir ustedes con sus cábalas, no?

A Bilardo, que era muy cabulero. Me acuerdo que antes de los partidos nos íbamos a un bar a tomar café durante 20 minutos. Ni uno más ni uno menos, porque antes del debut lo hicimos y, como ganamos, quedó para siempre. Pero no iban todos, sino un grupo reducido de jugadores (Enrique, Brown, Maradona, Pasculli) que fuimos los primeros en ir al lugar. Los dueños eran argentinos y se hicieron amigos nuestros. Por su parte, Bilardo tenía sus propias cábalas. No se cambiaba las medias. Usó siempre las mismas. No las lavó nunca. Cuando terminó el Mundial, las tiró. Pasó lo mismo con el resto de la ropa…

Mantuvo siempre la misma costumbre…

El Narigón era de repetir todo lo que hicimos desde el inicio. Tenía una cábala conmigo. Me hacía ir al baño antes de salir a la cancha, masticar chicles o comer frutas. Además, cuando llegábamos al estadio me decía: ´Hoy no viene nadie, vas a ver´. Me lo repetía a propósito para mantener la costumbre. En el micro se sentaba en el primer asiento y observaba que el resto estuviera ubicado en los mismos lugares de siempre…

¿Es cierto que Maradona llevó a un masajista del Napoli para que sea uno de los cocineros de la delegación argentina?

Si, teníamos un cocinero tano que trajo Diego. Se llamaba Carmando, que fue el masajista en el Napoli hasta hace poco tiempo. Pero en México fue el que cocinaba para el plantel y gracias a él comíamos mucha pasta italiana que llevó de su tierra. Nuestra comida favorita era el spaghetti al óleo. Si no, carne argentina. Pero no teníamos un menú rígido como el resto de las selecciones. No confiábamos en lo que nos podían preparar en el hotel, entonces llevamos nuestra propia comida. Obviamente, siempre sabíamos lo que comíamos y una ración normal, no nos excedíamos…

¿Por las noches Bilardo los vigilaba si estaban durmiendo?

Si, pasaba por las habitaciones, prendía la luz para observar si estábamos y nos despertaba. Le decíamos con Diego: ´Carlos estamos durmiendo, no rompas los huevos, déjate de joder´. Y él respondía: ´Quería saber si estaba todo bien´. Pasaba a la 1 o 2 AM para chequear que estuvieras durmiendo. Bilardo no dormía nunca. Y estaba paseando por los pasillos del hotel. Veía todo, era una cosa tremenda. Lo que viví con Bilardo no me pasó con otro entrenador. Es muy preparado y sabe todo de todos. Cuando jugaba en Argentinos Juniors, me llamaba a las 23 y me hacía ir hasta su casa. Y veíamos un video para que me marcara los errores que cometí. Duraba dos o tres minutos la cinta, pero te hacía dejar a tu familia e ir hasta su vivienda. Fue durante las Eliminatorias y en la previa de de México 86´…

Fue compañero de Diego cuando tenía 20 años en Argentinos. ¿Fue el mejor Maradona de todos?

Si, teníamos 20 años en Argentinos y jugar con él fue una suerte de otro mundo. Era una cosa de locos. A esa edad, era sentarse a su lado y verlo jugar. Aprender de él. Ya tenía personalidad y era líder de grupo. Tenía todo para ser el número 1 del mundo, como lo demostró. Una persona simple y humilde.

El otro día Ricardo Lavolpe dijo que en el 86´el seleccionado ganó únicamente porque tuvo a Maradona. ¿Qué opina usted sobre eso?

No es verdad. Ganamos porque éramos un equipo, sino entonces en el 78´salieron campeones porque tenían a Kempes. Teníamos al número 1 del mundo, pero no ganás un Mundial por tener a un solo jugador. El Barcelona no gana únicamente porque tiene a Messi. La Juventus no triunfa porque tiene a Cristiano Ronaldo. Holanda en el 74’ no ganó el Mundial y tenía a Johan Cruyff. En el Mundial de Italia 90´, Argentina perdió la final y jugó Maradona. No entiendo a algunas personas que dicen esas cosas. No lo conozco, no sé quién es Lavolpe. Son cosas que no se dicen, porque el argentino se siente traicionado y dolido. ¿Jugó algún partido Lavolpe en el Mundial 78´? No jugó ninguno porque el arquero titular fue Ubaldo Fillol y el suplente, Héctor Baley. Él era el tercero…

Pedro Pablo Pasculli - campeón del mundo en México 1986
Pasculli y Diego, con la anhelada Copa del Mundo en sus manos (El Gráfico)

¿Qué le falta a la Selección Argentina de Lionel Scaloni?

Más tranquilidad. Que la dejen en paz. Hay que dejarlo tranquilo a Messi. No darle tanta responsabilidad. Scaloni está trabajando bien, llevando adelante un recambio. Hace jugar bien a la Selección. Hay que darle la oportunidad de que meta gente joven de cara al futuro. Que sea libre en su elección. Necesitamos urgente ganar otra Copa del Mundo. Tenemos un buen plantel para el 2022. Lautaro Martínez está andando bien. Está Paulo Dybala. A Gonzalo Higuain no lo están llamando. Mauro Icardi debe estar en el seleccionado…

¿Son los últimos días de Higuaín en Italia?

No, tiene un año más de contrato en la Juventus. Se va a quedar acá y respetará su vínculo. Después, tomará una decisión. Jugó muchos años en Europa y creo que después volverá a la Argentina…

¿Lautaro será compañero de Messi en Barcelona?

Sí, se va a dar ese matrimonio. Ya está concluido y no quieren decir nada, pero al final, el matrimonio se hará…

¿Sería descabellado ver a Messi en un futuro jugando en Italia?

Sí, creo que sí. Él terminará su carrera en el Barcelona. No creo que pueda ni quiera venir a jugar a Italia. Él ama el Barcelona. Y si el club lo deja ir, no sé lo que puede llegar a suceder, quién podría reemplazarlo…

Usted hace tiempo que está en Italia. ¿Existe el racismo en las canchas?

Si, existe en algunas ciudades. Son estúpidos que insultan a los chicos de color cuando juegan. Empiezan a cantar y les tiran bananas. Son ignorantes que no saben que si hacen gestos racistas sufren multas muy grandes. Después, son sancionados y no pueden ir a las canchas. Deberían tomar medidas más drásticas en Italia como pasa en Inglaterra que, a quienes hacen estos gestos, los agarran, los llevan a la cárcel por un tiempo y no lo dejan volver a las canchas. En varias ciudades del norte de Italia son racistas. Cuando yo jugaba para el Lecce, sentía cánticos en las tribunas cuando visitábamos al Verona, pero no me tocó a mi…

¿Maradona estaría en condiciones de dirigir el Napoli?

Por ahora va a seguir en Argentina. Espero que pueda continuar en Gimnasia. No es fácil venir a dirigir a Italia. Es un poco complicado. Maradona necesita más experiencia para dirigir al Napoli. Los napolitanos, a pesar de que lo adoran, son especiales. Es un equipo que está obligado a ganar por su rivalidad con el Inter, la Juventus y el Milán. Y hoy no lo veo a Diego dirigiendo en este país…

Regresa el fútbol en Italia tras el pico de la crisis por el coronavirus en Europa. ¿Qué postura tiene al respecto?

Es una locura. Soy muy pesimista. Van a jugar a puertas cerradas, sin público como en Alemania, pero hay muchísimas cosas que pueden pasar que no te das cuenta. Por ejemplo, los contactos en un córner o cuando abrazás a un compañero para festejar un gol. Si fuera por mí, no se volvería a jugar. Hay muchos intereses detrás del regreso. Tenés la Champions League, Copa de Italia, la Europa League, la Serie A… No es una situación fácil. Si de nuevo caemos en los contagios, será complicada. Se habla de que en julio no se va a usar más el barbijo. Para mí están tomando decisiones muy rápidas. En Lecce llevan 30 días sin contagios. Pero en el norte de Italia (Milano, Torino, Bérgamo) siguen los infectados…

¿Qué le pareció el reinicio de la actividad en Alemania sin público?

Es un fútbol un poco anómalo. Falso. Los jugadores no tienen la misma concentración que cuando hay público. El fútbol es lindo por lo que genera el público: el ambiente, el circo, los cánticos. Los futbolistas no están concentrados, no tienen estímulo de nada. Es como jugar casados contra solteros. No es el fútbol verdadero, el de antes. Van a cambiar muchas cosas hasta que no volvamos a lo que éramos…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar