Deportes

Las cuatro temporadas del “caso Griezmann”: una serie llena de polémicas y tensiones de vestuario

La historia entre Griezmann y el FC Barcelona plagada de polémicas (AFP)
La historia entre Griezmann y el FC Barcelona plagada de polémicas (AFP) (JOSEP LAGO/)

Antoine Griezmann, el FC Barcelona y la palabra “polémica” van de la mano desde el origen de esta serie que bien podría estar entre la sección “deportes” en cualquier plataforma digital. Éste nuevo capítulo en la historia del club y el futbolista es uno más en la saga que comenzó allá por agosto del 2017, en su primera temporada, cuando un tercer protagonista llamado Neymar apareció en escena.

El club azulgrana estaba transitando uno de sus mejores momentos, poseía una de las delanteras más fuertes del mundo con Luis Suárez, el brasileño y Lionel Messi a la cabeza pero sin embargo, todo se derrumbó cuando se anunció la salida inminente del ex Santos al PSG (el 3 de agosto se hizo oficial).

PRIMERA TEMPORADA: “El Barcelona busca al reemplazante ideal de Neymar”

Con 222 millones de euros en el banco, producto del pago de la cláusula de rescisión que abonó el conjunto parisino por hacerse con los servicios del brasileño, el FC Barcelona desempolvó el bloc de notas que tenía guardado desde la consolidación de la “MSN”. Nada más abrirlo, un nombre sobresalía sobre el resto de los delanteros que podrían vestirse de azulgrana: “– Antoine Griezmann / Atlético de Madrid”.

Automáticamente, Josep María Bartomeu (presidente del club) levantó el teléfono y marcó el número de la entidad colchonera para preguntar cuánto querían por su futbolista estrella. “No está en el mercado”, fue la tajante respuesta. Al entender que el club madridista no iba a dar el brazo a torcer, optaron por ir directo al grano y, con el teléfono en mano, las llamadas fueron al celular del jugador.

La extensión del contrato que había firmado Griezmann dos meses antes con el Aleti hasta junio del 2022, obligaron al Barcelona a postergar su deseo. Sin embargo, el dirigente culé colgó el teléfono con buenas sensaciones, al dejarle en claro que seguirían en contacto para el futuro.

Desde afuera de las paredes azulgranas comenzaban los murmullos sobre por qué tardaba tanto la dirigencia en encontrar un reemplazante para el brasileño, teniendo en cuenta que la competencia estaba a punto de reanudarse (el 20 de agosto iban a disputar la primera fecha). Fue así que la directiva apuntó a otro de los franceses agendados: “– Ousmane Dembelé / Borussia Dortmund”. Con la liga ya empezada, el joven de 20 años debutó en la goleada por 5-0 contra el Espanyol conformando la “MSD'”, pero fue al partido siguiente, contra el Getafe, donde iba a comenzar su cadena de lesiones constantes.

Dembelé fichaba por el FC Barcelona (Reuters)
Dembelé fichaba por el FC Barcelona (Reuters) (REUTERS/)

El FC Barcelona fue emparchando como pudo esa delantera, con jugadores como Gerard Delofeu o Paco Alcácer al mismo tiempo que seguía hablando con El Principito. Hasta que a fin de año Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, se cansó.

El Atlético Madrid ha denunciado al Barcelona FC ante la FIFA por los “reiterados contactos” del club azulgrana con uno de sus mejores jugadores, fue la noticia que revolucionó a España. A la entidad rojiblanca le constaba que existían comunicaciones por debajo de la mesa entre la dirigencia culé y la hermana del jugador, que también es su representante, para que el galo se enfunde sus colores en junio del 2018.

“¿Si se reunió Bartomeu con la familia? Si es lo que dice el periódico, es posible que sea así. Puede ser que haya habido algún acercamiento, no lo sé. Hay buena sintonía, buena relación, puede haber conversaciones (…) Hay muchos jugadores con los que se puede estar hablando y entablando algún tipo de relación. Es nuestra obligación tener contactos con jugadores”, consideraba días antes de la denuncia el director de Relaciones Institucionales y Deportivas del Barça, Guillermo Amor.

Para calmar las aguas y en busca de darle un nombre propio y ya consolidado a la delantera que integraban Lionel Messi y Luis Suárez, en enero del 2018 llegó Coutinho. Pero su rendimiento no iba a conformar ni al club ni a la afición.

En 2018 llegaba Coutinho al FC Barcelona -  REUTERS/Albert Gea
En 2018 llegaba Coutinho al FC Barcelona – REUTERS/Albert Gea (REUTERS/)

SEGUNDA TEMPORADA: “‘La decisión’ previa al Mundial de Rusia 2018″

“Es obvio que me gusta Griezmann, es uno de los mejores ahora mismo. Se habla mucho de él, no sé si está fichado o no, pero nosotros estamos encantados de que vengan los mejores y Griezmann es uno de los mejores”. Con estas declaraciones, el capitán y referente del FC Barcelona Lionel Messi le daba la bendición al francés en mayo del 2018.

“Antoine Griezmann firmará por cinco temporadas y dispondrá de un sueldo de 15 millones (USD 17,6 millones) netos por ejercicio”, aseguraba el diairo Sport, a fines del mismo mes. Todo parecía indicar que la directiva culé iba a esperar al 1 de julio para mover sus fichas ya que, teniendo en cuenta el quiebre en la relación entre ambos clubes, todo se resolvería por la cláusula de rescisión del francés. A partir de esa fecha el monto iba a bajar de 200 a 100 millones de euros.

“Me gustaría que mi futuro se resuelva antes del Mundial, de lo contrario, después, tendremos llamadas de un lado y otro. Por ahora, sigo como lo hice hasta ahora, dando todo al club”, lanzaba el propio jugador que estaba por iniciar su camino a convertirse en campeón del mundo.

El 14 de junio de 2018 fue un día clave. Cuando todo apuntaba a que el ex Real Sociedad iba a convertirse en compañero de Messi y compañía, a un día de emprender el viaje a Rusia con su selección, Griezmann puso fin a todo: “He decidido quedarme”.

Tuit Griezmann sf

El anuncio fue más que polémico ya que lo hizo a través de un documental que emitió Movistar llamado La Decisión, producido por la empresa Kosmos, de la que Gerard Piqué es el presidente, y del que incluso él publicitó a través de sus redes sociales: “Para ver esta noche ‘La Decisión’ de Griezmann”, había escrito el defensor en Twitter ese mismo día y sabiendo que la respuesta no era la esperada.

“Es sorprendente la reacción por parte de toda la gente de Barcelona. Que duden de mi compromiso y el amor que tengo por este club es muy sorprendente. Kosmos es una de mis empresas, la idea surgió hace meses que hablé con Griezmann, me dijo que había la posibilidad de que fuese al Barcelona, lo grabamos y era un contenido muy bueno para que la gente viera como se toma una decisión tan importante como esta desde dentro. Si él ha tomado la decisión, por el motivo que sea, económico o deportivo, el Barça es mucho más grande que un jugador. Bartomeu me ha llamado, estaba jodido porque pensaba que el jugador acabaría viniendo”, se descargaba el central azulgrana tras recibir fuertes críticas por haber formado parte de un episodio que fue considerado como “una humillación” al FC Barcelona.

Finalmente, y ante todos los pronósticos, el francés firmó cuatro días después una nueva extensión de contrato con el Atlético de Madrid que lo unía hasta junio del 2023. Eso sí, con una megaoferta imposible de rechazar: 23 millones de euros por temporada y un proyecto futbolístico en el que él iba a ser el referente. “Ahora ya me siento en la misma mesa que Messi y Cristiano Ronaldo. Lo de la mesa son imágenes que tengo y disfruto en esa mesa. Pero también sé que puedo hacerlo mejor”, afirmaba.

Lionel Messi no quiso hablar de Griezmann (AP)
Lionel Messi no quiso hablar de Griezmann (AP)

TERCERA TEMPORADA: : “Griezmann finalmente anuncia su salida del Atlético de Madrid”

“No opino de él”. Corto, conciso y con un gesto inmutable, Lionel Messi se limitó a dar esa declaración pública cuando en una rueda de prensa se le consultó por los rumores que continuaban vinculando a Grizzie al FC Barcelona.

Es que en mayo del 2019, un año después de aquel documental, las redes sociales del Atlético de Madrid sorprendían al mundo con un video del delantero dirigido a la afición.

“Después de hablar con el Cholo, Miguel Ángel (Gil Marín, consejero delegado del club) y con la gente de los despachos, quería hablar con ustedes, la gente del Atlético que siempre me ha dado mucho cariño para decirles que he tomado la decisión de irme, de ver otras cosas, de tener otros desafíos. La verdad es que me ha costado agarrar este camino pero es lo que siento y necesito y quería agradecerles por todo el cariño que me han dado estos cinco años”.

El mensaje de Griezmann antes de irse del Atlético Madrid al Barcelona (@antogriezmann)

Su llegada a la institución azulgrana ya era prácticamente un hecho, y así lo confirmó el propio presidente de Barcelona, Josep María Bartomeu, a principios de julio: “Oscar Grau, nuestro director general, se reunió con Miguel Ángel Gil Marín en Madrid y empezamos a preguntarle si era posible que (este escenario de no pagar la cláusula) se produzca”.

Las relaciones entre ambos clubes eran nulas y es por eso que la directiva culé debió abonar los 120 millones de euros para afrontar la cláusula de rescisión del futbolista.

Finalmente el 12 de julio, la cuenta oficial del FC Barcelona pudo publicar ese mensaje que esperó durante mucho tiempo: “El Club ha hecho efectiva la cláusula de rescisión del jugador, que será azulgrana hasta el 2024. Así ha quedado desvinculado de la disciplina del Atlético de Madrid. El coste de la cláusula ha sido de 120 millones de euros”.

Griezmann fichó por el Barcelona en julio del 2019 -  REUTERS/Albert Gea
Griezmann fichó por el Barcelona en julio del 2019 – REUTERS/Albert Gea (ALBERT GEA/)

CUARTA TEMPORADA: “Su presente en el FC Barcelona no es el esperado”

Ni bien fichar por el club, lo primero de lo que se habló fue de cómo sería su relación con Lionel Messi y Luis Suárez, pero sobre todo con La Pulga. De no verse, a abrazarse en las celebraciones tras un gol, poco a poco aquella polémica se fue apagando: “Luis, Leo y yo, nos conocemos, ya cenamos juntos y nuestra relación solo puede progresar con el tiempo. Es obvio que lo que puede suceder en el césped solo puede ayudarnos a sentirnos cómodos cuando jugamos”, aseguraba a fines del 2019.

Sin embargo, mientras se esfumaban las especulaciones sobre una mala relación, aparecía una nueva: su bajo rendimiento. En la temporada 2018-19 el ex Atlético de Madrid disputó 48 partidos entre todas las competencias (Liga, Copa del Rey, Champions League y Supercopa de Europa) marcando en 21 ocasiones, pero no pudo consagrarse en el tridente ofensivo junto al uruguayo y al argentino.

Tras un año de adaptación, en esta temporada el francés fue perdiendo espacio en el terreno de juego. Si bien su juego defensivo es sobresaliente, gracias a la “Escuela del Cholo” en su equipo anterior, en ataque no está logrando convencer a sus técnicos –tanto Ernesto Valverde como Quique Setién–, quienes optaron por Ousmane Dembelé, Ansu Fati o Martin Bratihwaite.

Sin dudas que se está preparando una quinta temporada. Habrá que ver qué le deparará al francés tras este último conflicto que vive dentro del club y que tiene al entrenador como principal protagonista. El próximo desenlace podría tener dos caminos totalmente diferentes, la etapa en la que triunfe como azulgrana, o una salida por la puerta de atrás.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar