Política

Daniel Rafecas podría declinar su postulación a la Procuración General: “En estas condiciones, no cuenten conmigo”

El juez federal Daniel Rafecas fue nominado por el oficialismo para ocupar la Procuración General, pero no está dispuesto a ser designado a través de un procedimiento irregular (Consejo de la Magistratura de la Nación)
El juez federal Daniel Rafecas fue nominado por el oficialismo para ocupar la Procuración General, pero no está dispuesto a ser designado a través de un procedimiento irregular (Consejo de la Magistratura de la Nación)

“No cuenten conmigo”. Daniel Rafecas, el candidato del presidente Alberto Fernández para ocupar la Procuración General, le envió un mensaje al gobierno nacional. En diálogos reservados, adelantó que no está dispuesto a asumir el cargo si el oficialismo impone su postulación desconociendo las mayorías exigidas por ley o través de algún ardid parlamentario.

El magistrado les explicó ayer su posición a sus colaboradores más cercanos en una reunión virtual. “En estas condiciones, no cuenten conmigo, yo no acepto que se elija al Procurador con mayoría simple, modificando el formato tradicional de elección”, precisó.

Y sentenció: “Prefiero ir a la votación y no conseguir los dos tercios antes que perder mi dignidad”.

Con el trámite trabado en el Congreso y ante la imposibilidad de obtener los votos necesarios, el oficialismo dejó trascender en los últimos días que está buscando alternativas para avanzar igual con la nominación de su candidato. Una de esas opciones se debatió en el seno de la comisión Beraldi, creada por el Poder Ejecutivo para legitimar una eventual reforma de la Corte Suprema y otros cambios sensibles en el Poder Ejecutivo.

Actualmente, la ley prevé que el jefe de los fiscales debe ser designado con el voto de los dos tercios de los senadores presentes, por eso a los juristas elegidos por Fernández y Cristina Kirchner para integrar el comité de expertos se les ocurrió una modificación legislativa que aceleraría el trámite: que el procurador sea elegido por mayoría simple.

La confesión de Rafecas no sorprendió a sus interlocutores, que conocen el apego a la norma y a las instituciones del juez. Tampoco les llamó la atención las críticas que expresó a la reforma judicial que impulsa el Poder Ejecutivo y la férrea defensa que realizó del procurador interino, Eduardo Casal, quien actualmente es víctima de los ataques del kirchnerismo duro, que busca por distintos carriles forzar su renuncia.

“Me cuesta entender el esfuerzo que están haciendo para reformar la Justicia con un proyecto que atrasa 50 años. Yo creo que sería más útil avanzar rápidamente hacia el sistema acusatorio, que funcionó muy bien en las provincias donde se hicieron las primeras pruebas, y terminó convenciendo incluso a quienes planteaban algunas resistencias”, analizó.

“Atacar a Casal es un disparate; están acatando a todos los integrantes del Ministerio Público y a los fiscales. Me solidarizo con él”, contó.

Eduardo Casal, el procurador interino apuntado por el Gobierno (Nicolás Stulberg)
Eduardo Casal, el procurador interino apuntado por el Gobierno (Nicolás Stulberg)

La decisión del magistrado de no aceptar el cargo en las condiciones que pretende promover el Gobierno ya trascendió en los pasillos de Comodoro Py, el edificio judicial donde se tramitan las causas que preocupan y ocupan al poder político. Esta mañana, en una entrevista con el periodista Marcelo Longobardi, Carlos Rívolo, presidente de la asociación de fiscales, dijo que le había llegado un trascendido.

“Lo que ha trascendido es que el doctor Rafecas habría dicho que con esa condición no cuenten con él; no asumiría en esa condición. Y es algo lógico, porque en caso de avanzar con la designación, vas a debilitar la institución a la que tenés que dar la responsabilidad de las investigaciones en un contexto donde el sistema acusatorio debe ser fortalecido, no debilitado”, evaluó.

El gobierno nacional dejó en claro esta semana que está dispuesto a avanzar con la reforma del Poder Judicial y con la destitución de jueces que fueron trasladados durante la gestión de Juntos por el Cambio, entre ellos los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Así quedó evidenciado esta semana.

La multitudinaria movilización del lunes y el fallo de una jueza no fueron obstáculo para el oficialismo, que aceleró el trámite por la reforma y avanzó con el desplazamiento de los 10 magistrados apuntados por la Casa Rosada. Alberto Fernández selló la estrategia con una frase en un acto público: “No nos van a doblegar los que gritan; los que gritan no suelen tener razón”.

Seguí leyendo

El Presidente se encierra en el peor tema para una batalla política incierta y costosa

El kirchnerismo, dispuesto a todo para controlar la Cámara Federal Penal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar