Política

AstraZeneca entregó a la Justicia decenas de mails sobre la firma del contrato: investigan por qué se demoró la llegada de las vacunas

Foto de archivo de una jeringa y viales con la etiqueta de vacunas para el  COVID-19 junto al logo de Astra Zeneca
Mar 14, 2021. REUTERS/Dado Ruvic/
Foto de archivo de una jeringa y viales con la etiqueta de vacunas para el COVID-19 junto al logo de Astra Zeneca
Mar 14, 2021. REUTERS/Dado Ruvic/ (Dado Ruvic/)

Tras un allanamiento frustrado en la sede de la firma, hace dos semanas, AstraZeneca entregó en las últimas horas decenas de mails vinculados a la firma del contrato con el Estado argentino para la provisión de 22,4 millones de vacunas contra el COVID-19, pudo saber Infobae de fuentes judiciales. El viernes, el Ministerio de Salud también había puesto a disposición correos electrónicos vinculados a ese contrato, pero solo de los funcionarios actuales.

La investigación está a cargo del fiscal Guillermo Marijuán y apunta a determinar si hubo responsabilidad de los funcionarios nacionales en las demoras registradas para la llegada de las vacunas. Hasta el jueves, hay secreto de sumario, lo que impide conocer los últimos detalles.

Todo comenzó a raíz de una denuncia de Josefina de Elizalde, en representación de “Acción Conjunta Republicana”, cuando las dosis prometidas todavía no habían comenzado a llegar al país. Esa denuncia hablaba de una posible malversación de fondos, aunque la Fiscalía enfocó la investigación en una posible defraudación al Estado.

El contrato fue firmado entre el Ministerio de Salud y el laboratorio AstraZeneca por un monto aproximado de USD 90 millones. Según ese acuerdo, en marzo tenían que llegar al país 2.382.000 de dosis, en abril 4.040.000 millones; en mayo otras 4.040.000 millones, en junio 3.451.000 millones y en julio 8.518.000 millones. Para eso, el Estado ya había pagado en 12 de noviembre un total de USD 17.943.873,60; y el 8 de febrero de 2021 se concretó el pago de USD 35.887.747,20.

Sin embargo, los plazos nunca se cumplieron. El 11 de mayo, cuando la causa judicial ya estaba iniciada, la ministra Carla Vizzotti anunció que recién entonces Argentina comenzaría a recibir las primeras dosis.

Hace dos semanas, el fiscal federal Guillermo Marijuán allanó la sede de Astrazeneca en Buenos Aires, una oficina ubicada en el barrio de Saavedra, a metros del Dot Baires, pero no encontró ninguna computadora. Tampoco estaban los servidores. El fiscal buscaba acceder a los mails de cuatro directivos de la firma que habían participado de las negociaciones con el Estado argentino. En realidad, el objetivo del procedimiento era realizar una copia forense de todos los mails.

Cuando la Policía llegó al lugar, se encontró con uno de los directivos, quien argumentó que todos los empleados de la empresa estaban trabajando de manera remota por la pandemia.

Argentina's Health Minister Gines Gonzalez Garcia speaks to the media during the arrival of 580,000 doses of the Oxford-AstraZeneca coronavirus disease (COVID-19) vaccine at Ezeiza International Airport in Buenos Aires, Argentina, February 17, 2021. REUTERS/Matias Baglietto
Argentina's Health Minister Gines Gonzalez Garcia speaks to the media during the arrival of 580,000 doses of the Oxford-AstraZeneca coronavirus disease (COVID-19) vaccine at Ezeiza International Airport in Buenos Aires, Argentina, February 17, 2021. REUTERS/Matias Baglietto (MATIAS BAGLIETTO/)

Ese allanamiento se demoró casi un mes porque el juez Julián Ercolini sostuvo que había otros métodos para obtener la información y tuvo que intervenir la Cámara Federal.

Recién este martes, el estudio jurídico que representa al laboratorio puso a disposición los mails de los directivos. La información recién comenzó a procesarse y demorará varios días.

El mismo día del allanamiento a AstraZeneca, la Policía fue hasta el Ministerio de Salud con una orden de presentación. La cartera que dirige Carla Vizzotti pidió una prórroga y recién el viernes pasado entregó una tanda de esos mails. “Solo se entregaron los mails de funcionarios actuales”, apuntó una fuente de la investigación. Ahora el fiscal le pidió al servidor del Poder Ejecutivo todos los correos vinculados al contrato con AstraZeneca, incluyendo a funcionarios que ya no están, como el ex ministro Ginés González García.

Hasta ahora no hay funcionarios imputados y solo declararon por escrito el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y la ministra Carla Vizzotti. En los próximos días podría sumarse la asesora presidencial Cecilia Nicolini, quien también pretende hacerlo a través de un listado de preguntas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar