Política

Vidal hace campaña en contacto con los vecinos, se acerca a los jóvenes desde TikTok y suma a una ex ministra de Cambiemos

Maria-Eugenia-Vidal
María Eugenia Vidal visita la Cooperativa Correcaminos junto con la precandidata a diputada Paula Oliveto y Diego Fernández, Secretario de Integración Social y Urbana porteño

Una vuelta a los orígenes. Ese es uno de los ejes principales que eligió María Eugenia Vidal como estrategia de campaña para su precandidatura a diputada por Juntos Podemos Más en la Ciudad de Buenos Aires. ¿Qué significa? Mucha recorrida, caminata y contacto personal con los vecinos, de la misma forma que lo hacían en el PRO con los célebres timbreos para tomar contacto con la gente y que le dio buenos resultados en materia electoral, al menos hasta los comicios de 2019.

Otro punto de contacto con el pasado reciente es la incorporación a la mesa chica de Vidal de Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social del gobierno de Cambiemos y esposa de Federico Salvai, quien fuera jefe de Gabinete de la ex gobernadora bonaerense y es su actual mano derecha.

Allegados a Vidal creen que es importante sumar la voz de otra mujer a su círculo más íntimo de colaboradores, que también integran Emmanuel Ferrario, primer candidato a legislador porteño y futuro número dos de Horacio Rodríguez Larreta; Cristian Ritondo, jefe del bloque de diputados del PRO, miembro del equipo de mayor confianza de Diego Santilli, y Gustavo Ferrari, ex ministro de Justicia del gobierno bonaerense, mencionado como candidato a ocupar ese puesto en la Ciudad.

Esta estructura se articula con la mesa de campaña de Juntos Podemos Más, que encabeza Fernando Straface, Secretario General y de Relaciones Internacionales, y que integran otros especialistas del larretismo como Federico Suárez, en contenido y discurso, y Ernesto Skidelsky, en redes sociales.

Maria-Eugenia-Vidal
María Eugenia Vidal y el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, en el centro de testeos y vacunación de La Rural

También hay consultas permanentes con referentes de los partidos que integran la coalición electoral, como Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica, y el radical Emiliano Yacobitti, diputado nacional y uno de los dirigentes de máxima confianza del senador Martín Lousteau.

Aseguran que tanta gente alrededor no le quita espontaneidad a Vidal. Si bien su equipo de campaña sugiere y coordina la agenda de actividades (y que la semana que viene incluirá encuentros con Elisa Carrió y con Patricia Bullrich), la precandidata suele decidir por su cuenta ciertos lugares de la Ciudad que quiere recorrer o visitas que quiere hacer a los vecinos y comerciantes de algunos barrios.

Quince días antes del cierre de las listas, sin fotos ni difusión, Vidal reanudó los contactos con los porteños que había perdido por sus cuatro años de gestión en el gobierno bonaerense. Ella confiesa que lo que más le sirve como termómetro de lo que siente el vecino es poner la cara, escuchar y que le digan lo que tengan que decirle. Aludió a eso esta semana cuando habló de la derrota electoral de 2019: “Creo que un momento nos alejamos de la gente, que dejamos de escuchar”.

Ahora reforzó esa estrategia de cercanía con la gente, aunque eligió no rodearse en la calle de muchos acompañantes por las prevenciones que requiere la pandemia. El mano a mano con los vecinos se da al aire libre o en los patios de las casas para no llevar un mensaje contradictorio con los estrictos cuidados para evitar contagios que se repiten constantemente desde el gobierno porteño.

¿Esos contactos reemplazarán a las propuestas concretas sobre su gestión legislativa? En el entorno de Vidal sostienen que las iniciativas que prepara se basan justamente en sus charlas con la gente. “Eso le sirve como si fuera un focus group en tiempo real y en persona para ir conociendo y midiendo las preocupaciones cotidianas de los porteños”, aseguran sus colaboradores.

Maria-Eugenia-Vidal
María Eugenia Vidal recorre el Barrio 31

Quienes conocen a Vidal afirman que en estos días “está en su salsa: con mucha energía, quiere tener actividades todo el día y arranca la agenda a la mañana y termina a la noche”.

En la estrategia de campaña se prevén contactos dosificados con los medios y más presencia en las redes sociales. La semana pasada, desde su cuenta de Instagram, Vidal ensayó con Rodríguez Larreta casi un paso de comedia cuando él le recomendó que estuviera en TikTok. No es casual: con más de 1.500.000 de usuarios activos, la red social de los videos es un fenómeno entre los jóvenes de 15 a 24 años. El jefe de Gobierno fue un pionero entre sus colegas políticos al debutar allí en octubre pasado y ya tiene casi 340 mil seguidores y 5 millones de “Me gusta” en sus videos.

El gran desafío para el equipo vidalista es no sólo cómo hacer campaña en medio de la pandemia, sino también cómo sostenerla a lo largo de un período tan largo que existirá entre el cierre de listas del sábado pasado y las PASO del 12 de septiembre o las elecciones generales del 14 de noviembre.

Por ahora, la fórmula es reforzar los contactos con los vecinos y apuntar a los jóvenes desde las redes, rodeada de las principales figuras de la oposición. ¿También Mauricio Macri? Nadie lo confirma ni lo desmiente. Para eso, el ex presidente primero debería conseguir un vuelo para volver de Europa.

SEGUIR LEYENDO:

Salud y Economía, los dos ejes sobre los que se apoyará el Frente de Todos antes de las PASO: los roles que tendrán Vizzotti y Guzmán

Manes toma distancia de los referentes de Juntos por el Cambio: “No estuve con Macri ni con Vidal”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar