Política

El Frente de Todos porteño relanza su campaña: objetivos y límites de una estrategia atravesada por la crisis nacional

presentacion de candidatos del Frente de Todos caba
Alejandro Amor, Gisela Marziotta, Leandro Santoro y Victoria Montenegro

El Frente de Todos porteño proyectaba relanzar hoy la campaña electoral de cara a las elecciones generales del 14 de noviembre con un acto en Villa Lugano (Comuna 8) -suspendido por lluvia-, el único bastión donde logró derrotar a Juntos por el Cambio. Tras el duro golpe que recibió el oficialismo a nivel nacional, los candidatos de la ciudad de Buenos Aires se mantuvieron en silencio durante tres semanas, mientras observaban expectantes cómo evolucionaba la crisis interna dentro de la coalición.

Las tensiones internas se aliviaron con la renovación del gabinete y el anuncio de una batería de medidas destinadas a recomponer el poder adquisitivo de los sectores populares. En ese marco, ahora el Frente de Todos porteño sale a la caza de los votos que podrían permitirle una remontada electoral.

En el comando de campaña reconocen que están lejos de aspirar al techo histórico del 35% (elecciones de 2019 y 2011), sin embargo consideran que es posible subir varios puntos y alcanzar el objetivo de sumar un diputado nacional más. En las PASO obtuvieron el 24,88%, con lo que mantendrían las tres bancas en juego. Pero con llegar al 27% o 28% podrían obtener uno más.

El Frente de Todos porteño obtuvo un 24,88% en las PASO
El Frente de Todos porteño obtuvo un 24,88% en las PASO (Juan Ignacio Roncoroni/)

Según analizaron en el comando de campaña -que lidera el senador Mariano Recalde-, los votos perdidos habrá que recuperarlos entre el considerable número de personas que decidió directamente no ir a votar y entre quienes se inclinaron por opciones más a la izquierda. Geográficamente, los primeros se concentran en el sur de la ciudad y los segundos en la zona centro (Comuna 1 y 3). Consideran un dato alentador que no tuvieron fuga de votos hacia Juntos por el Cambio. De hecho, el oficialismo porteño, con María Eugenia Vidal a la cabeza, no obtuvo más votos que en 2019.

No obstante, los malos resultados a nivel nacional obligaron a replantear toda la campaña y los principales ejes discursivos de los candidatos. En sintonía con lo que Alberto Fernández ya comenzó a mostrar, Leandro Santoro, Gisela Marziotta y el resto de los candidatos porteños saldrán a “caminar y escuchar”, especialmente a los trabajadores de la zona sur, a los jóvenes y a los vecinos de los barrios vulnerables.

“La primera etapa va a ser de escucha, de reconocimiento del mensaje de la gente. No vamos a hacernos los distraídos y seguir como si nada. Estamos mostrando que el Gobierno lo entendió y por eso hizo todos los cambios que hizo”, explicaron a Infobae desde el comando de campaña.

Leandro Santoro en Villa Lugano
Leandro Santoro en Villa Lugano

En la práctica, el formato de discurso en plazas y barrios dejará lugar a actividades más horizontales donde los vecinos puedan expresar sus problemas y, fundamentalmente, “qué esperan del Frente de Todos”. “Recorridas y micro-actos de 30 minutos para escuchar a los vecinos”, sintetizaron.

Más allá de la premisa de “caminar y escuchar”, también habrá cambios en los ejes discursivos. Los candidatos hablarán sobre la importancia de “parar a la derecha” antes de que “genere condiciones sociales para avanzar con reformas regresivas” (por ejemplo, la eliminación de la indemnización por despido); insistirán en que están en juego dos modelos de país (“uno de especulación financiera y negocios inmobiliarios contra otro de desarrollo productivo y reactivación del consumo interno”); y mostrarán los temas que se debatirán en el Congreso durante los próximos años para confrontar las posturas que defenderán los legisladores del oficialismo y la oposición.

La nueva campaña de Alberto Fernández
Alberto Fernández durante una de sus actividades en el conurbano bonaerense en la nueva etapa de la campaña

A pesar de todo, en la oposición porteña reconocen que “la respuesta principal ante la desilusión de gran parte del electorado se tiene que dar desde la gestión nacional”.

“Además de que las medidas le lleguen a la gente también tienen que ver cuál es la intención del Gobierno. Por eso hay que escuchar, caminar y explicar lo que está pasando”, resumió uno de los integrantes de la lista.

Si bien el cimbronazo de las PASO desencadenó un fuerte recambio de nombres en el gobierno nacional y en la administración bonaerense, el armado en la ciudad de Buenos Aires -que no tiene responsabilidades ejecutivas- continuará sin cambios. Según explicaron, no hubo problemas de coordinación entre el referente de La Cámpora Mariano Recalde, el asesor presidencial Juan Manuel Olmos y el sindicalista Víctor Santa María, los tres hombres fuertes del Frente de Todos en la ciudad de Buenos Aires.

SEGUIR LEYENDO:

COVID-19: Vizzotti confirmó la aprobación de la vacuna Sinopharm para niños de entre 3 y 11 años

Para bajar la tensión, Axel Kicillof se reunió con el intendente que criticó a la conducción del Frente de Todos

Gisela Marziotta: “Trabajamos para cuidar el empleo e incorporar a los jóvenes al mundo laboral”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar