Política

Martín Guzmán se reunió con Kristalina Georgieva y el futuro canciller de Alemania antes del inicio del G20 en Roma

Martin Guzman Kristalina Georgieva sucesor Merkel Roma G20
Martín Guzmán, Kristalina Georgieva, Olaf Scholz y la reina Máxima de Holanda cenan en Roma al concluir el G20 de Ministros de Economía y Finanzas

(Enviado especial a Roma). En el Castillo de Sant´Angelo, sobre la margen derecha del río Tiber, Martín Guzmán compartieron la mesa con Kristalina Georgieva, Olaf Scholz y la reina Máxima de Holanda, en una cena organizada por la administración italiana como cierre formal de la cumbre del G20 de ministros de Economía y Finanzas.

Antes de sentarse muy cerca de la directora gerente del FMI y el sucesor de Angela Merkel en la Cancillería de Alemania, Guzmán se encontró a solas con Alberto Fernández y Santiago Cafiero en el hotel Regina Baglioni. Recién habían llegado de Buenos Aires, junto al resto de la comitiva oficial.

Guzmán aprovechó la oportunidad para comentar al Presidente y al Canciller los detalles de sus reuniones con Bruno Le Maire -ministro de Economía de Francia- y Anton Siluanov, ministro de Economía de Rusia, que son claves al momento de avanzar en las negociaciones con el FMI.

En este contexto, se entienden los dos encuentros bilaterales que Alberto Fernández mantendrá con Emmanuel Macron y Vladimir Putin durante las deliberaciones del G20. El jefe de Estado y Macron se reunirán en Roma, mientras que Putin aceptó un conclave virtual que protagonizará desde Moscú.

alberto fernandez-y-fabiola-yañez-llegada-a-roma
Alberto Fernández y Fabiola Yañez en su arribo a Italia, un día antes del comienzo del G20 de Roma

La instrucción de Alberto Fernández a Guzmán es sencilla de describir: tiene que aprovechar todos los eventos globales para explicar la estrategia de negociación de la Argentina frente a las exigencias económicas y financieras del FMI. El Presidente no se cansa de repetir que su deseo es honrar la deuda, pero sus últimos discursos en campaña causaron cierta desconfianza en Washington.

Durante la cena en el Castillo de Sant´Angelo, el ministro tendrá oportunidad de cumplir con la indicación presidencial. Georgieva conoce la posición Guzmán y mañana a las 17 (hora de Italia) se encontrará con Alberto Fernández para continuar un diálogo político que está empantanado. El jefe de Estado y la directora gerente del FMI tienen buena relación, y hay respeto mutuo.

Sin embargo, en un tiempo atravesado por la campaña electoral, Alberto Fernández y Georgieva tienen escaso margen para encaminar un acuerdo de Facilidades Extendidas entre Argentina y el FMI. Ese acuerdo implica un programa de ajuste y el apoyo de la oposición parlamentaria, dos condiciones políticas que la Casa Rosada por ahora no puede garantizar a la directora gerente.

En la misma mesa que comparten Guzmán y Georgieva se encuentra Olaf Scholz, actual ministro de Economía y sucesor de Ángela Merkel, si logra formar gobierno en las próximas semanas. Se lleva muy bien con Guzmán, pertenece al partido Socialdemócrata (SPD, por sus siglas en alemán), e integra la coalición política que le permitió a Merkel ser canciller durante 16 años seguidos.

Scholz fue ministro de Trabajo y Asuntos Sociales durante el primer gobierno de coalición de Merkel, pertenece al centro del SPD, y es reconocido por su minuciosa supervisión de los programas diseñados por Alemania para aplacar las consecuencias sociales y económicas de la pandemia.

Alberto Fernández y Merkel se encontrarán mañana en un break de la cumbre del G20. El Presidente llevará a Guzmán a este cónclave, mientras que Scholz acompañará a la canciller de Alemania. Es un valor político importante que el ministro de Economía conozca al probable sucesor de Merkel, cuando Berlín aún duda en apoyar la reducción de los sobrecargos como plantea Argentina en el board del FMI.

Argentina necesita que Alemania apoye las negociaciones ante el FMI. Su voto es clave junto a la posición de Estados Unidos y Japón. Alberto Fernández tiene confianza en Joseph Biden y cuenta con Guzmán para mantener con Berlín una relación fluída como hasta hora. Merkel siempre cumplió con su palabra, y el Presidente busca que la sucesión liderada por Scholz no cauce un nuevo problema geopolítico a la administración peronista.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar