Deportes

Cuáles fueron los 6 equipos que marcaron el pulso del fútbol mundial durante el 2021

portada mejores equipos 2021
Bayern Múnich, Manchester City, Inter de Milán y Chelsea están entre los equipos más destacados del fútbol mundial.

Todos los deportes son dinámicos y sufren transformaciones con el paso del tiempo. En cada época hay axiomas que emergen a partir del desarrollo de uno o varios factores que marcan el pulso dentro de la disciplina. El fútbol no es la excepción, pero sus cambios suelen ser más impredecibles por la alta influencia que tiene la aleatoriedad en el juego. Y aunque los jugadores siempre serán los grandes protagonistas, no quedan dudas de que el éxito cada vez les pertenece menos. Son pocos los futbolistas capaces de ganar por sí solos, sin depender de un contexto favorable. Este año, al igual que en los más recientes, quedó demostrado que sin planes ni convicciones no se llega a ningún lado. Estamos en la época de las ideas brillantes y el trabajo con visión a largo plazo, donde resulta fundamental hacer hincapié en la construcción de sistemas a partir de funciones individuales, de componentes con perfiles específicos, que dan sentido a una idea colectiva. El fútbol es más táctico y estratégico que nunca. Siempre nos va a sorprender, porque la creatividad es un gran valor agregado, pero los actores dentro del césped pueden mejorar notablemente su toma de decisiones si tienen un marco teórico que potencie sus cualidades. Y ahí están esos equipos que han desarrollado una identidad reconocible para ser dominantes y en 2021 se han convertido en los más destacados en sus respectivas competencias.

BAYERN MÚNICH

Después de que Hansi Flick dejó la vara muy alta con la obtención de siete trofeos en poco más de 18 meses, en el club más exitoso de Alemania sostienen sus estándares de victoria con el gran trabajo de su sucesor, el joven prodigio Julian Nagelsmann. Es habitual ver a Los Bávaros ser candidatos de todos los torneos que disputan y el 2021 no ha sido la excepción. Flick inició su cargo como interino en noviembre de 2019 y en su debut logró una victoria por 4-0 en el Klassiker ante Borussia Dortmund, lo que dio comienzo a un ciclo en el que se consagraron campeones de la Bundesliga, la UEFA Champions League y la Copa Alemana, lo que significó el segundo triplete de su historia. En la única temporada completa de Flick repitieron el título de la liga doméstica y la llegada de Nagelsmann ha sido muy positiva: en sus primeros 22 partidos en el cargo, solamente perdió en dos ocasiones.

Pese a esas caídas ante Eintracht Frankfurt y FC Augsburg, el Bayern de Nagelsmann es una máquina que arrasa con sus rivales, liderado por supuesto por un Robert Lewandowski que atraviesa el mejor momento de su carrera y ha batido varios récords de goles, tanto en el fútbol alemán como a nivel europeo. Esto convirtió al Bayern en el conjunto con mayor cantidad de goles por partido en encuentros de liga en el 2021 (tomado como año calendario) con un promedio de 3,1 goles por encuentro.

Bayern Munich se sostiene como el mejor equipo de la Bundesliga y es uno de los elencos más temibles en Europa (Foto: REUTERS)
Bayern Munich se sostiene como el mejor equipo de la Bundesliga y es uno de los elencos más temibles en Europa (Foto: REUTERS) (CHRISTOF STACHE/)

Y en el plano defensivo, hubo mejoras con respecto al ciclo de Flick, que según el sitio oficial de la Bundesliga concedió una media de 1,06 goles por partido durante su mandato. Nagelsmann se propuso corregir esa faceta y logró reducir esos números: ahora el equipo muniqués encaja un promedio de 0,96 goles por encuentro. Es parte del cambio de sistema que propuso el joven DT que destacó en Hoffenheim y RB Leipzig, quien ha llevado el Gegenpressing que ya se practicaba con Flick a otro nivel.

Este nuevo Bayern Múnich muestra una gran flexibilidad táctica y ha jugado tanto con tres defensores como con cuatro. Lo que realmente hace la diferencia son los cambios de esquema dentro de los partidos, el ritmo vertiginoso que imprimen al juego y que rara vez el equipo queda descompensado cuando tiene que retroceder. Ese enfoque innovador que ha instalado Nagelsmann le permite a Los Bárvaros mantener su estabilidad defensiva con al menos tres jugadores siempre dando contención al resto.

CHELSEA

A fines de enero de este año, Thomas Tuchel se hizo cargo del Chelsea y en pocos meses lo convirtió en uno de los mejores equipos del mundo. El DT germano, quien venía de dirigir al PSG, llevó a los Blues a ser campeones de la UEFA Champions League y los transformó en serios candidatos a pelear por el título de la Premier League la vigente temporada. Desde su desembarco en Stamford Bridge, impuso sus principios y su modelo de juego por encima de cualquier individualidad: rompió con el 4-3-3 que practicaba Lampard e instauró una estructura con defensa de tres centrales y dos pivotes en el mediocampo. Eso fue posible gracias a algunos futbolistas heredados de las épocas de Conte y Sarri, además de que el club había fichado a Kai Havertz (USD 97,5 millones), Timo Werner (USD 64,6 millones), Ben Chiwell (USD 61,2 millones), Hakim Ziyech (USD 48,7 millones), Edouard Mendy (USD 29,2 millones) y Thiago Silva (libre) en el mismo mercado.

Al principio, el Chelsea de Tuchel logró controlar los partidos pero le costó ser contundente y a sus nuevos jugadores se los notaba en plena adaptación a las nuevas directivas. Con el tiempo, ese 3-4-2-1 fue evolucionando de manera muy favorable y encontró variantes muy interesantes a partir de la gran oferta de perfiles de su plantel. El estratega alemán sacó provecho de un grupo de jugadores donde no había diferencia de nivel entre titulares y suplentes, tenía a su disposición un abanico de posibilidades para las rotaciones. Le dio sentido a una política de fichajes sin rumbo, porque en Stamford Bridge se habían invertido grandes sumas de dinero en comprar potenciales figuras pero les faltaba un contexto óptimo.

Chelsea es el vigente campeón de la Champions League y pelea por los títulos en Inglaterra (Foto: REUTERS)
Chelsea es el vigente campeón de la Champions League y pelea por los títulos en Inglaterra (Foto: REUTERS) (MANU FERNANDEZ/)

Lo que nunca le faltó al Chelsea fue solidez defensiva. Desde que Tuchel se hizo cargo del equipo, sus hombres se convirtieron en especialistas. En sus primeros 37 partidos oficiales, lograron 24 vallas invictas y solamente encajaron 18 tantos. Hubo tres derrotas en esa muestra, quizás la más dolorosa ante Leicester City en la final de la FA Cup, pero también lograron ser campeones de Europa ante el City de Guardiola y ganar la Supercopa frente al Villarreal. Todo gracias a la solidez que encontraron atrás, sin recurrir específicamente al bloque bajo o la defensa a partir de la tenencia del balón.

El Chelsea de Tuchel es un equipo capaz de recuperar con la presión alta, defenderse de manera posicional o también con la posesión de la pelota. No es casualidad que solamente hayan recibido 43 goles en 65 partidos en 2021 en todas las competiciones, lo que representa el promedio de goles recibidos más bajo de las cinco grandes ligas europeas (0,66) de este año calendario. Y con su gran calidad individual en ofensiva, que se ha potenciado a partir de las ideas del DT, se transformaron en uno de los mejores conjuntos del planeta.

MANCHESTER CITY

No hay duda que el Manchester City de Pep Guardiola ha sido uno de los mejores equipos del 2021 con diferencia. Se ha consagrado campeón de la Premier League por tercera vez en cuatro años y ganó su cuarto trofeo de la Copa de la Liga de forma consecutiva, además de alcanzar la final de la Champions. Con su triunfo ante Brentford de esta semana, los Citizens han cerrado el año como el equipo de la liga inglesa con más victorias (36), mayor cantidad de puntos (110), más goles a favor (113), más vallas invictas (24) y menor cantidad de derrotas (24). El elenco dirigido por Guardiola es el actual líder indiscutible del torneo un total de 50 puntos sobre 60 posibles y con un margen de ocho unidades sobre el Chelsea de Tuchel.

No es una campaña más en la que son candidatos a ganar todas las competiciones en juego. El City de Guardiola brilla en todas las líneas y su volumen de juego está por encima de prácticamente todos sus rivales. Aunque los lineamientos que impone el DT catalán son a grandes rasgos siempre los mismos, este año su equipo ha experimentado un par de cambios sutiles. Es habitual que se enfrentn siempre a equipos que apelan a un bloqueo defensivo extremadamente bajo pero siempre encuentra los caminos para vulnerar esos cerrojos.

Manchester City se consagró campeón de la Premier League y ratificó su domino en el fútbol inglés (Foto:  REUTERS)
Manchester City se consagró campeón de la Premier League y ratificó su domino en el fútbol inglés (Foto: REUTERS) (DAVE THOMPSON/)

Al no poder fichar a Harry Kane y con la salida del Kun Agüero, existía una gran incertidumbre sobre las herramientas ofensivas que iba a emplear el conjunto dirigido por Pep Guardiola, quien nutrió de automatismos a sus mediocampistas para que empiecen a tener mucha más influencia en el ataque. Los jugadores del City han demostrado que saben ejecutar a la perfección esos cambios de posición, con el ritmo y el timing justo para generar soluciones en los últimos metros.

Todavía el 4-3-3 es el sistema matriz de este equipo, aunque funciona muy poco bajo ese módulo en la práctica, ya que tiene una fluidez posicional a partir de las rotaciones que le permite generar distintas estructuras dentro del césped. Los Ciudadanos han llevado el juego posicional a otra dimensión, los jugadores tienen un perfecto dominio del tiempo y el espacio para ejecutar esos movimientos que generan superioridades en cada sector del terreno de juego para progresar. Además tienen una precisión impactante: Manchester City fue el equipo más exacto de las cinco grandes ligas (90% de efectividad en pases intentados) en 2021. Y son especialistas en generar espacios en los últimos metros, con Phil Foden, Bernardo Silva, Jack Grealish, Gabriel Jesús o Raheem Sterling combinándose de afuera hacia adentro en constantemente rotación.

A nivel defensivo, ejercen presión sobre sus adversarios con un alto grado de intensidad. Saben detectar cuáles son los momentos y la zonas más propicias para recuperar la pelota. Su línea defensiva se coloca bien arriba para reducir espacios y el resto obliga a los rivales al error o intentar progresar con balones largos. Pocas veces quedan descompensados tras la pérdida. Prácticamente, el Manchester City no tiene fisuras y Guardiola ha conseguido un funcionamiento colectivo que va más allá de cualquier individualidad.

INTER DE MILÁN

Después de ver a la Juventus salir campeón sistemáticamente en Italia durante nueve años consecutivos, el Inter de Milán logró romper con esa hegemonía. Fue Antonio Conte quien le dio al elenco neroazzurro un Scudetto después de más de una década y quien ha conseguido destronar a la Vecchia Signora, que empezó su seguidilla de títulos justamente con él en el cargo en la temporada 2011/12.

Cuando Conte desembarcó en el Inter, asumió el desafío siendo fiel al estilo con el que demostró ser un gran DT y fichó algunos futbolistas acordes a su filosofía, como el uruguayo Diego Godín y jugadores a los que conocía por dirigir o enfrentar en la liga inglesa: Victor Moses, Romelu Lukaku, Ashley Young, Alexis Sánchez y Christian Eriksen. También a dos centrocampistas talentosos como Nicolò Barella y Stefano Sensi. Quedó muy cerca del objetivo de ganar el título, pero no lo logró.

En su segunda campaña, sumó más refuerzos de calidad adaptables a su idea: carrileros como Achraf Hakimi y Aleksandar Kolarov, y un guerrero todoterreno como Arturo Vidal, a quien ya había dirigido en la Juve. Su sistema de juego 3-5-2 logró el funcionamiento esperado en ese segundo curso y el Inter se transformó en un conjunto dinámico, agresivo y vertical. Su estructura 3-3-4 en fase ofensiva, con sus dos carrileros posicionándose a la altura de los delanteros, se transformó en la pesadilla de los rivales. Lukaku generó una muy buena sinergia con el argentino Lautaro Martínez y esa dupla se convirtió en la carta ganadora para un Conte que después de ser campeón de la Serie A dio un paso al costado por diferencias con la directiva.

El Inter de Milán se consagró campeón de la Serie A y rompió con la hegemonía de la Juventus en Italia (Foto: REUTERS)
El Inter de Milán se consagró campeón de la Serie A y rompió con la hegemonía de la Juventus en Italia (Foto: REUTERS) (MASSIMO PINCA/)

Simone Inzaghi se transformó en su reemplazante, lo que resultó una decisión muy acertada porque en sus cinco años en la Lazio demostró mucha sapiencia y estrategias con varias similitudes a las de Conte. Aunque Inzaghi perdió a piezas claves en el modelo de juego como Hakimi y Lukaku, también es cierto que sumó a figuras de la liga italiana como Hakan Çalhanoğlu, Joaquin Correa y Edin Džeko. Pudo darle continuidad al legado de los tres defensores de su antecesor, aunque ahora apelan un poco más al control a partir de la posesión y son más vulnerables en defensa.

No obstante, el Inter cierra el 2021 como líder en la Serie A y con firmes posibilidades de retener el título. Lleva 11 partidos sin perder, con siete victorias consecutivas y un total de 20 goles a favor y solamente dos encajados en dicha muestra de partidos. En la victoria por 5-0 ante Salernitana del pasado 17 de diciembre superó la barrera de los 100 goles en un año calendario por primera vez en la historia del club en el marco de la Serie A, superando así el récord de 99 goles de 1950. Son 104 goles los que marcó el Inter entre los ciclos de Conte e Inzaghi, dos entrenadores que han apostado por funcionamientos similares y revitalizaron a uno de los grandes clubes de Italia.

RIVER PLATE

Este año, el equipo de Marcelo Gallardo se consagró campeón de la Liga Profesional de Argentina y obtuvo el trofeo que le faltaba a un ciclo que comenzó en 2014 y generó un promedio de casi dos títulos por temporada. Bajo la gestión del Muñeco, se vio un River Plate coleccionista de títulos internacionales. El Millonario ganó dos Copas Libertadores (2015 y 2018), tres Recopas Sudamericanas (2015, 2016 y 2019), una Copa Sudamericana (2014) y la Copa Suruga Bank (2015), además de tres Copas de Argentina (2016, 2017 y 2019) y una Supercopa Argentina (2017). Es un palmarés que lo coloca en el pedestal de la región y que ha agigantado su repercusión a nivel internacional.

La idea futbolística de Gallardo se plasmó de manera paulatina y se sostuvo pese a los cambios de intérpretes. Los esquemas tácticos se modifican constantemente, sobre todo por altas y bajas que afectaron a la plantilla temporada tras temporada, pero el Muñeco consiguió darle una identidad que trascendió cualquier estructura. Tiene una matriz de juego que se ha extendido a lo largo del tiempo. A su River siempre le gustó generar superioridad numérica para la construcción del juego, atacar por fuera con la amplitud que dan sus laterales y finalizar por dentro. También ejercer presión en la salida del equipo rival para recuperar la pelota lo más alto posible en el campo de juego y ser letal en los últimos metros.

River Plate Trofeo de Campeones Colon
River Plate se consagró campeón de la liga argentina y logró el título que le faltaba a Gallardo en 2021 (Foto: FotoBaires)

En 2021 se vio un River fiel a su filosofía. Un equipo que compite comprometido con la pelota y encuentra fluidez a partir de los intercambios de posición de sus jugadores en los pasillos internos y la alta velocidad en la circulación de la pelota. Tomando conjuntamente la Copa de Liga (ganada por Colón) y el Torneo 2021 de la Liga Profesional, River es el elenco con mejor promedio de goles a favor por partido (2.02), remates por partido (15.9) y posesión promedio (63%). Y también obtuvo el Trofeo de Campeones en 2021, con una actuación determinante de Julián Álvarez, quien anotó dos de los cuatro goles ante Colón.

Este sin dudas será recordado como el año en el que Julián Álvarez se transformó en la figura del conjunto dirigido por Gallardo y llamó la atención de varios clubes en Europa. Ha sido el jugador de River Plate que más partidos disputó en el año (52), además del goleador del equipo con 25 anotaciones y el líder en asistencias con 14 pases de gol. Como si fuera poco, el mundo fue testigo de que el Millonario ganó un partido de la Copa Libertadores sin arquero natural, con Enzo Pérez asumiendo la responsabilidad pese a estar desgarrado, y sin futbolistas en el banco de suplentes.

PALMEIRAS

El otro gran exponente del fútbol sudamericano en 2021 ha sido el Palmeiras de Abel Ferreira, quien ha demostrado ser un DT que ofrece variantes en el plano táctico y estratégico, lo que le ha permitido a su equipo ser campeón de las últimas dos ediciones de la Copa Libertadores. No solamente es el único equipo que jugó dos finales de Libertadores en un mismo año-calendario, sino que ganó en ambas. Y sus éxitos toman notoriedad global porque ha sido el equipo con más partidos oficiales en 2021 en el mundo: fueron 91 encuentros, con un saldo de 46 victorias, 20 empates y 25 derrotas.

Ferreira, estratega de origen portugués, es un especialista a la hora de adaptarse al rival y jugar según los contextos, sus planteamientos han variado según el compromiso. Mayormente, suele ceder la iniciativa e intenta anular las fortalezas de su oponente con el trabajo sin balón, para luego sacar provecho de la verticalidad en las transiciones ofensivas.

Palmeiras fue el campeón de las últimas dos ediciones de la Copa Libertadores (Foto: REUTERS)
Palmeiras fue el campeón de las últimas dos ediciones de la Copa Libertadores (Foto: REUTERS) (MARIANA GREIF/)

Su bloque defensivo medio y compacto le permite recuperar la pelota cerca del campo contrario para luego atacar por diferentes carriles con mucha velocidad. Si tiene que construir juego desde atrás, su intención táctica principal es atraer la presión rival con pases cortos para luego saltar hacia las bandas y progresar de forma vertiginosa, lo que evita el reordenamiento de sus oponentes. También, en ocasiones, elige jugar directo con lanzamientos largos sus delanteros. Palmeiras ganó dos títulos en fila de Copa Libertadores, algo que en las últimas cuatro décadas solamente consiguieron el São Paulo (1992 y 1993) y Boca Juniors (2000 y 2001), por lo que este elenco del Verdão quedará en la historia.

(*) Agradecimiento a Stats Perform por los datos estadísticos. Más en @Optajavier.

SEGUIR LEYENDO:

Lionel Messi y otros 4 argentinos fueron elegidos en el equipo ideal de 2021 de la Conmebol

Por qué 2021 fue el mejor año de Gallardo en River Plate

Anuario 2021: los hechos más importantes del año, en fotos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba