Política

Se extreman las diferencias por el FMI, pero sectores del kirchnerismo y la Casa Rosada intentan sostener la unidad

alberto-fernandez-martin-guzman-maximo-kirchner
Máximo Kirchner viene enfrentando con cada vez mayor vehemencia a Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, por el acuerdo con el FMI

El equilibrio de poder interno del Frente de Todos se complejiza a medida que avanza el acuerdo con el FMI. Mientras La Cámpora enfatiza sus diferencias con el nuevo programa económico, los grupos y partidos vinculados a Alberto Fernández empiezan a responder cada vez con mayor vehemencia y se organizan para “defender” al Presidente, mientras diseñan la estrategia para su reelección. Sin embargo, en paralelo a la convulsión política y las cada vez más virulentas peleas, en ambos espacios hay voces que buscan dar señales proclives a mantener la unidad en atención al delicado contexto social y económico. Quieren estirar en el tiempo, lo más posible, el estallido de la interna del oficialismo, que muchos consideran inevitable, en especial a medida en se acerquen las elecciones de 2023.

En La Cámpora aseguran que Máximo Kirchner está decidido a romper, pero que aún no dio instrucciones a los diputados que responden a su órbita sobre qué postura adoptar el próximo jueves, cuando está previsto el debate y la votación del proyecto con el FMI en el recinto -si el camino legislativo de los primeros días de la semana así lo permite-. En la Casa Rosada y en la presidencia de la Cámara baja, que conduce Sergio Massa, aspiran a que, como mínimo, contribuyan al quórum -una condición que exige la oposición- y que, en lugar de votar en contra, se abstengan.

Hay incertidumbre sobre la forma en que se posicionará el kirchnerismo de paladar negro, pero las señales son contundentemente negativas para la Casa Rosada. Entre el jueves y el viernes, la organización de Máximo Kirchner publicó dos tuits muy duros contra el pacto que acababa de terminar de cerrar el ministro de Economía, Martín Guzmán, con el Fondo, y que fue girado en las últimas horas de la semana hábil después de repetidas demoras derivadas de los ajustes en la letra jurídica del proyecto de ley para que cumpliera con las exigencias técnicas de la oposición.

Sin embargo, al mismo tiempo que La Cámpora embestía con cada vez mayor dureza, un hombre muy cercano a Kirchner, Andrés “El Cuervo” Larroque, funcionario del gobierno bonaerense de Axel Kicillof, accedía a una invitación a la Casa Rosada para firmar un convenio millonario con fondos para la gestión provincial. No asistió solo por las erogaciones monetarias. El “Cuervo”, a pesar de que responde al jefe de La Cámpora, se ubica en el ala de la organización más proclive a mantener las aguas relativamente tranquilas y alejarse de una ruptura definitiva. Estuvo con Alberto Fernández en su despacho y después habló con periodistas, codo a codo, con uno de los alfiles presidenciales, su par nacional, el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta.

Por su parte, en una línea similar, ayer el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, que en septiembre había presentado su renuncia, sorprendió al defender el acuerdo con el FMI. Lo hizo en diálogo con el diario El País durante la gira por España de la que eligió participar a pesar de que coincidía con la Asamblea Legislativa y el discurso de Alberto Fernández. Más allá del faltazo, buscó dar señales de sintonía con el Presidente, que son mutuas. De hecho, desde la Casa Rosada compartieron la nota del medio, en formato digital, y la calificaron como “interesante”.

En las filas de Máximo Kirchner, quien dio una nueva señal de descontento el martes, al faltar a la Asamblea Legislativa, admiten que hay distintas líneas en la organización, todas críticas del acuerdo, pero algunas moderadas en relación a Alberto Fernández. Creen que hay que mantener cierta cohesión en el frente político, no solamente de cara a las elecciones del año que viene, sino por la grave situación social. “El Gobierno le erró a la ruta, pero ahora hay que ponerle onda. No podemos estar en una guerra abierta, es una locura total en la situación catastrófica de pobreza que estamos viviendo. Si rompemos enfrentamos un escenario parecido al de 2001″, dijo, categórico, un hombre de La Cámpora, que se vio sorprendido por los tuits que emitió la cuenta oficial de la agrupación apenas después de que se hubiera anunciado la letra chica del polémico acuerdo con el FMI.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el martes pasado. Máximo Kirchner estuvo ausente
Alberto Fernández y Cristina Kirchner en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el martes pasado. Máximo Kirchner estuvo ausente (POOL/)

Del otro lado, en el entorno de Alberto Fernández, la respuesta a La Cámpora fue inusual en comparación con otras ocasiones. En general, el “albertismo” elige responder con la otra mejilla a las provocaciones del kirchnerismo, y, en cambio, convocar a volver a dialogar, una y otra vez. Pero esta vez, un hombre y una mujer de alta relevancia del círculo de Alberto Fernández -la secretaria de Relaciones Económicas de la Cancillería, cercana a Cafiero, Cecilia Todesca Bocco; y el asesor de la Presidencia y miembro de la mesa chica del Presidente, Juan Manuel Olmos- salieron a marcar la cancha a las críticas flagrantes del camporismo y hasta los acusaron de desligarse de las responsabilidades de gestión, a pesar de que forman parte del mismo Gobierno.

“Tenemos una responsabilidad de gobernar, estamos en el gobierno, no somos comentaristas de la realidad”, disparó la vicecanciller, en diálogo con radio 10. ““El primer (video) creo que está equivocado. No estamos en el tiempo donde Néstor Kirchner dice lo que dice del Fondo, a lo cual suscribimos todos. Cuando dio ese discurso, al lado estaba Alberto Fernández, que comparte lo que dijo”, agregó el referente porteño en el mismo medio. Sus respectivas palabras, en sendas entrevistas, llamaron la atención, también, por el hecho de que ambos habitualmente mantienen el perfil bajo.

Al mismo tiempo, Alberto Fernández empezó a impulsar a los propios para empezar a generar un espacio que impulse su precandidatura presidencial. Y no lo oculta. Con el visto bueno del jefe de Estado, ayer se celebró, en la sede del PJ nacional, un plenario de las 22 agrupaciones que integran el colectivo de intelectuales Agenda Argentina, donde la organización central es el Grupo Callao, liderada por el funcionario más cercano al Presidente, el canciller Santiago Cafiero. Según pudo reconstruir Infobae, tras la extensa reunión se decidió pasar del plano de la discusión “intelectual” a “la acción política” en torno al “proyecto de Alberto Fernández”, con aspiraciones a imprimirle carácter federal a las organizaciones. “Todo aquel que milite por él, está adentro. El que no, está afuera”, dijo, tajante, uno de los miembros del Callao.

En la misma línea, el Partido del Trabajo y la Equidad (ParTE), que conduce el jefe del bloque del Frente de Todos en la Legislatura de la Ciudad y amigo de Alberto Fernández, Claudio Ferreño -donde se autoreivindican como “albertismo puro”-, empezó hace semanas a trabajar para normalizar y constituir el partido en todas las provincias. El jefe de los legisladores porteños recibe prácticamente a diario con los referentes que se designan y les da instrucciones para llevar las acciones en torno al proyecto de reelección presidencial en sus territorios.

Sin embargo, en el confuso escenario interno del Frente de Todos, Alberto Fernández continúa, en paralelo, con los intentos para “contribuir a la unidad en las diferencias”. Para hoy tiene previsto encabezar un acto en el CCK con motivo del cierre del Encuentro Federal de Concejalas e Intendentas, en la previa del Día de la Mujer -el 8 de marzo- con dirigentes mujeres de todo el país, donde tuvo un rol importante la diputada nacional de su riñón, Victoria Tolosa Paz, que encabezó la lista por la Provincia en las últimas elecciones.

El objetivo del acto, donde planea dar un discurso de cierre a las 12, es utilizar el tema del género, considerado “transversal” -según lo definieron cerca del Presidente-, para dar una señal contra la ruptura. “Le vamos a dar un sentido político en este contexto convulsionado. Mostrar que, a pesar de las diferencias, estamos unidos para enfrentar lo que viene”, dijo un funcionario cercano al primer mandatario.

El éxito de la “unidad” en la convocatoria de hoy está por verse. La mujer más importante del espacio, Cristina Kirchner, no estará presente, Y aunque están invitadas la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y la senadora nacional por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, la primera no confirmó asistencia y la segunda ya avisó que se quedará en su provincia por los festejos por la Vendimia. Ayer, la jefa comunal quilmeña faltó a la primera jornada, con concejalas e intendentas, que se realizó en Tecnópolis, donde Tolosa Paz dijo en el discurso de cierre que “la unidad es el bien superior” junto a Verónica Magario y Malena Galmarini. Los organizadores habían recibido la confirmación de Mendoza -de hecho, habían anunciado que iría, por distintos medios-. En su entorno aseguraron que no estuvo porque la fecha coincidía con la apertura de sesiones legislativas a nivel local.

Victoria Tolosa Paz en un plenario de mujeres del peronismo en Tecnópolis
Victoria Tolosa Paz, Malena Galmarini y Verónica Magario en un plenario de mujeres del peronismo en Tecnópolis

Las dos facciones principales del Frente de Todos, representadas por La Cámpora y Cristina Kirchner, de un lado; y por Alberto Fernández y sus ministros y diputados, del otro, coquetean, respectivamente, con la idea de romper. Pero en ambos grupos hay dirigentes que ponen el freno a un quiebre definitivo, al igual que ocurrió el año pasado después de la sorpresiva derrota en las elecciones legislativas primarias.

Lo que subyace a las posturas rupturistas, aventuraba un dirigente camporista, es la mirada a mediano plazo. Es decir, a las próximas elecciones presidenciales. “Máximo quiere decir dentro de unos meses: ‘¿Vieron? Lo que votaron llevó a este desastre. Nosotros no lo acompañamos”. Pero aseguran que es la propia Cristina Kirchner la que da la orden de mantener en pie el Frente de todos, al menos por el momento.

De la misma forma, en simultáneo, Alberto Fernández construye su proyecto político en torno a su propia administración. De hecho, el colectivo de agrupaciones que lo respalda definió que sus próximas movidas no sean tanto de manifestaciones en la calle sino de difusión de los “logros de gestión” de los próximos meses.

Mientras tanto, el Presidente, que lidia con las resistencias internas y de la oposición, confía en que el FMI le dará un período de mora para liquidar el vencimiento del 22 de marzo por 2800 millones de dólares. Restan sólo dos semanas para la fecha límite, durante las cuales todavía resta la aprobación del endeudamiento en el Congreso, y luego, la revisión final del directorio Ejecutivo del organismo que conduce Kristalina Georgieva. La Argentina necesita que esos pasos se cumplan a tiempo para recibir el primer desembolso de 9800 millones de dólares que le permitirían afrontar el pago. Si no lo hiciera a tiempo, entraría en default.

En Balcarce 50 vienen advirtiendo que ese escenario sería desastroso, y la oposición de Juntos por el Cambio, coincide. Por eso la Coalición Cívica y el radicalismo ya dijeron que planean apoyar el acuerdo, luego de que la Presidencia accedió a sus exigencias y diferenció el endeudamiento y el programa económico en dos artículos separados del proyecto de ley que envió al Congreso. De todas formas, las voluntades se verán claramente a la hora de la votación, que -se da por descontado- se llevará a cabo en un contexto de alta tensión, con discursos de explosivo voltaje en los dos campamentos. Una parte del Pro viene amenazando con no sentarse siquiera en el recinto si no está presente el kirchnerismo, y e inclusive con votar en contra.

El día clave de esta semana será el jueves, cuando el ala del oficialismo que apoya a Alberto Fernández buscará darle media sanción, a las apuradas, al proyecto de refinanciación de la deuda elevado el viernes a Diputados. Para entonces no está previsto, aún, que se realicen manifestaciones. Pero en los grupos cercanos al Presidente no lo descartan. Algunos albertistas se adelantan y temen que La Cámpora pueda “salir” del terreno de las cartas y los mensajes en redes sociales, para marchar en contra del acuerdo. Por ahora, es un misterio cómo se verá la Plaza de los Dos Congresos ese día.

Más allá de los intentos de mostrar unidad, con la profundización de las grietas internas de los últimos días, la pregunta es si será posible que la coalición gobernante se mantenga en pie como tal durante los próximos dos años. Si escalan los cruces con mayor virulencia entre los sectores más radicalizados dentro del kirchnerismo y los alfiles más fieles del Presidente, esa posibilidad será cada vez menos probable.

SEGUIR LEYENDO:

El plan secreto de la CGT para compensar el ajuste del FMI y salir indemne de la rebeldía de las bases

El diputado Gioja respaldó la postura de Máximo Kirchner contra el FMI: “Unidad no es uniformidad”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba