Deportes

Escándalo entre Argentina y Brasil tras la final del torneo Sub 17 en Montaigu: los dos planteles se trenzaron en una batalla campal

El árbitro soltó el silbatazo final y se desató el alocado festejo verdeamarelo, en medio de la decepción albiceleste: Brasil acababa de vencer por 2 a 1 a Argentina en la final del prestigioso torneo Sub 17 de Montaigu, Francia. Hasta allí, más allá de la constante efervescencia durante el cotejo, todo normal. Hasta que un par de los jóvenes vencedores, según se advierte en las imágenes, les dicen algo a los dirigidos por Diego Placente y Pablo Aimar (quien no viajó a este compromiso). Uno de ellos es el N° 10, Luiz Guillherme. Parece una burla, una provocación. Es la chispa que genera la detonación. Los dos planteles se trenzaron en una batalla campal que ni los que no se involucraron ni los cuerpos técnicos lograron detener por varios minutos. Una imagen que poco tuvo que ver con el gran juego que desplegaron a lo largo del certamen.

Tras los aguijones verbales, quien lanzó el primer golpe fue Gianluca Prestianni, una de las figuras del seleccionado argentino, futbolista que pertenece a Vélez Sarsfield. El N° 11 se tomó revancha de uno de sus rivales y a partir de allí las dos delegaciones se convirtieron en un cúmulo de manos, brazos y golpes. Los entrenadores y auxiliares buscaron separar, lo mismo que varios de los chicos, como el capitán albiceleste, Camilo Rey Domenech. Es que el mensaje constante de Aimar y los cuerpos técnicos de Ezeiza apuntan al Fair Play, tal el legado que dejó José Pekerman en sus pupilos. Pero en Francia no hubo manera de detener la bronca.

El desarrollo había mostrado roces propios de un Superclásico de las Américas. En el penal que definió el pleito a los 34 minutos del primer tiempo, cuando Luiz Guillherme estaba por ejecutarlo, la cámara enfocó a Pedrinho fuera del área, tendido en el césped. Acusó un golpe que la transmisión oficial no captó. Incluso ingresaron a atenderlo. ¿Realidad? ¿Simulación?

Dos minutos después, un defensor brasileño se deslizó sobre el campo para cortar un avance y permaneció tirado, alegando haberse acalambrado. Desde Argentina pensaron que se trataba de un ardid para hacer tiempo y cortar la reacción del equipo. Prestianni fue uno de los que reclamó.

Endrick y el citado Luiz Guilherme gritaron para el campeón, mientras que Agustín Ruberto, delantero de River Plate (ya con contrato profesional) había convertido el 1-1 parcial como una pirueta símil chilena.

Argentina venía de quedarse con el Grupo A del torneo con puntaje perfecto. En la primer fecha derrotó a Bélgica con un ajustado 2-1, luego goleó a Portugal con un contundente 3-0 y cerró su participación en la fase inicial con un 2-0 sobre Francia. Con nueve puntos, siete goles a favor y sólo uno en contra, Argentina había ganado el derecho para enfrentar a Brasil, que finalizó como ganador de la Zona B, en la que chocó con México, Países Bajos e Inglaterra.

La Selección, que mostró buenos valores en el campeonato (incluso fue superior a su rival en la final, que se definió por detalles) defendía el título, dado que se había consagrado campeona en la edición 2019 (en 2020 y 2021, el torneo no se disputó por la pandemia de coronavirus). Brasil, en tanto, se bordó su segunda estrella 38 años después de su única vuelta olímpica en el evento (1984).

SEGUIR LEYENDO:

Fue campeón del mundo con Argentina, pero se retiró a los 29 años y hoy no tiene ni auto ni celular: “Era un futbolista sin ganas de jugar al fútbol”

Los “mandamientos” de Pablo Aimar en la selección argentina: lo que tomó de Bielsa y Pekerman, el valor de la camiseta y el fútbol como un juego

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba