Política

Patricia Bullrich ratificó que competirá en las PASO y advirtió: “¡Basta! Se terminó la joda en la Argentina de vivir de arriba”

La titular del PRO, Patricia Bullrich, confirmó su voluntad de competir en las PASO de Juntos por el Cambio por la candidatura a la Presidencia de la Nación y cuestionó con dureza al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, a quienes acusó de volver a instalar “una nueva cuarentena política, encerrarnos para que no salga un dólar”. Además, planteó alguna de sus ideas en caso de llegar a la primera magistratura: “Hay que terminar con las mafias. ¡Basta! Se terminó la joda en la Argentina de vivir de arriba”, manifestó.

Bullrich mantuvo un diálogo con Infobae desde Londres, donde viajó para participar de un curso destinado a líderes políticos y funcionarios de distintos lugares del mundo que brinda la prestigiosa Universidad de Oxford. Allí la sorprendió tanto la crisis política que en Argentina disparó la renuncia de Martín Guzmán como la dimisión del primer ministro Boris Johnson.

“Viene para un curso para alta dirigencia pública. Es un curso post doctoral en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Oxford.”, explicó la dirigente opositora. Sobre el fin de la semana, y tras culminar las actividades académicas a última hora, Patricia Bullrich respondió sobre la inestable situación política en Argentina, la comparación entre Johnson y Fernández -ambos fueron cuestionados por sus acciones durante la pandemia- y la interna de Juntos por el Cambio.

PATRICIA BULLRICH
Patricia Bullrich estuvo en Londres el día que renunció Boris Johnson. "En Inglaterra, si violás la ley perdés el gobierno. En Argentina, pagás 3 millones de pesos"

Nueve frases destacadas de la presidenta del PRO

1- “Cristina hace 6 meses que viene construyendo con martillazos contra el Gobierno. No lo hizo para que Massa se quede con el poder. Era evidente que Alberto Fernández, si hace dos años y medio que no se viene animando, tampoco se iba a animar ahora”.

2- “El poder político ha llegado a su mínimo total y ya no tienen siquiera control de sus acciones. La falta de poder político no sólo está en el presidente, sino también está en la vicepresidenta. Es tal la decadencia del poder que ella también cae en el circuito de la decadencia, no queda fuera de ese circuito”.

3- “Estamos viviendo ahora con una inflación galopante, todos los días se vive en incertidumbre, la gente llora y está angustiada”.

4- “Quieren imponernos una nueva cuarentena política, tener a todos encerrados, para no poder salir para que no salga un dólar. Lo pueden hacer pero con un desgaste político enorme y con una situación económica que no va a traer absolutamente nada nuevo ni bueno para la gente”.

5- “Cuando vos querés ponerles restricciones a la sociedad y no te las ponés a vos mismo y pasás arriba de todas las leyes y te cagás en todo, la respuesta es que en Inglaterra sacan al presidente y en Argentina le cobran una multa de 3 millones de pesos”.

6- “Hay que terminar con las mafias y las burocracias de la Argentina, que nadie viva de arriba: se terminó la joda. ¡Basta!, se terminó la joda de vivir de arriba.

7- “Yo a las PASO voy. No voy a hacer un acuerdo previo a las PASO. A las PASO voy, después uno verá qué pasa. Esa situación me puede tocar a mí o le puede tocar a otro. Uno gana y otro pierde, eso siempre pasa”.

8- “A Mauricio Macri lo veo tratando de aportar su conocimiento para que al próximo gobierno le vaya bien, porque eso significaría una reivindicación importante a su experiencia como presidente”.

9- “Mauricio es de todos. Posicionarse diciendo que tiene que tener una segunda oportunidad o no tiene que tenerla es un posicionamiento político individual. A Mauricio lo vamos a cuidar todos, no tiene sentido ese debate”.

El reportaje con Patricia Bullrich completo

– ¿Cuál era la principal crítica que le hacían al primer ministro Boris Johnson?

– Habíamos estado la noche anterior con una profesora experta en Shakespeare. Estuvimos trabajando la tiranía en Shakespeare y nos contaba que para ella Boris Johnson era una persona que había roto un montón de reglas, que en el Reino Unido eran como muy sabias: el servicio público, la carrera pública, no introducir en el Estado a nadie que no tuviera mérito o no fuera por un sistema objetivo, la ruptura de instituciones y de la moneda. Estaba en contra de la ruptura institucional. Yo me quedé charlando y cenando con una charla excepcional sobre Shakespeare y cuando termina, llego al hotel y veo que renunciaron 48 ministros. Y pensé “en unas horas renuncia él”.

– ¿Qué se dice allá de Argentina, qué comentarios te llegaron?

– Miré la BBC de Londres en varias oportunidades y no hay una sola noticia de Argentina. Nada de nada. Ni buena ni mala. Acá lo importante es la guerra de Ucrania y el tema de la crisis por Boris Johnson.

– ¿Y entre tus compañeros del curso o los profesores, qué mirada tienen sobre la Argentina?

– No tienen idea. En algunos casos no saben ni dónde queda. Algunos te preguntan dónde queda Argentina y hasta en qué idioma hablamos. No tienen mucha idea. La mayoría de los que estuvieron acá son todos del Commonwealth. Menos yo y un mexicano, los demás vienen de Sudáfrica, de Guinea inglesa, de Pakistán, de Nueva Zelanda, países que tienen relación con Inglaterra.

– ¿Es un síntoma del aislamiento y de lo extraviado que estamos?

– Es un síntoma de eso y de la realidad del mundo, donde cada uno vive en su cuarto. Aquellos que son funcionarios están aislados en sus países y punto. No miran, a menos que seas un tipo muy abierto de cabeza no mirás el mundo demasiado. Igual, si me preguntás a mí, algún conocimiento de cada uno de los países. Sabemos un poco qué pasa en Pakistán, en Nueva Zelanda, en Irlanda. Tengo más conocimiento de ellos que lo que ellos pueden tener de Argentina.

– Metámonos en la realidad argentina. ¿Cómo estuviste viendo y siguiendo desde allá todo lo que está pasando?

– En primer lugar es la crónica de una muerte anunciada. La decisión de Cristina de avanzar sobre el Gobierno, a mí me parecía obvia. No entendí demasiado la jugada de Sergio Massa del fin de semana, porque era evidente que si Cristina hace 6 meses que viene construyendo los martillazos contra el Gobierno, no era para que Massa se quede con la posibilidad de que busque una salida. Era evidente que lo de Massa no tenía sustento y que, finalmente, Alberto Fernández si hace dos años y medio no se viene animando, tampoco se iba a animar ahora. Por un lado eso, que era una salida fallida y por otro lado una mayor injerencia de Cristina, que es un fenómeno que hasta ahora no se había visto. Eso es como una novedad. Que influya en el resultado de lo que puede llegar a pasar es una novedad.

– ¿Ves en el horizonte la posibilidad de que esta situación se vaya de control o se pierda poder político de una manera peligrosa? ¿O creés que el peronismo siempre encuentra alguna vuelta para retomar el control?

– Creo que el poder político ha llegado a su mínimo total. Si miramos la situación del poder político está en un mínimo. El hecho de que no hayan podido conseguir el quórum en Senadores es una muestra. Porque se lanzaron a hacerlo y no pudieron. Eso te demuestra que ya no tienen siquiera control de sus acciones. ¿Para qué te vas a tirar a la pileta, si después te falla alguien? Me parece que la falta de poder político no sólo está en el presidente, sino también está en la vicepresidenta. Más allá de que la imagen externa que da es que ella controla, creo que su control también es un control mínimo, porque es tal la decadencia del poder que ella también cae en el circuito de la decadencia, no queda afuera de ese circuito.

– ¿Esa debilidad política puede impactar en la economía peor de lo que está sucediendo ahora?

– El peor es relativo ¿porque peor a qué? A lo que estamos viviendo ahora, con una inflación galopante, con una situación en la que todos los días se vive en incertidumbre. La gente llora y está angustiada. La verdad que depende de qué cosas hagan. Peor pueden estar, porque si quieren volver a la lógica del control de precios, cierre total de la economía y a no dejar que nadie salga del país. Una nueva cuarentena política, tener a todos encerrados, para no poder salir para que no salga un dólar. Lo pueden hacer, pero con un desgaste político enorme y con una situación económica que no va a traer absolutamente nada nuevo ni bueno para la gente.

– La última nacional vinculada al Gobierno. ¿Ves alguna relación entre lo que pasó con Boris Johnson y lo que está pasando en la Argentina?

– Allá las conductas se pagan. Cuando vos querés ponerles restricciones a la sociedad y no te las ponés a vos mismo y pasás arriba de todas las leyes y te cagás en todo, la respuesta es que en Inglaterra lo sacan y en Argentina le cobran una multa. Y lo convierten al presidente en ciudadano por unas horas. ¿De dónde sale la idea de que la persona no es presidente, porque para eso, en realidad, tendría que haber pasado el mandato. Decirle bueno mire de 8 de la noche a 12 de la noche yo no soy presidente, soy un ciudadano del mundo. Ahí te das cuenta de la solidez de las instituciones. En Inglaterra, la fiesta, la pandemia, acá podríamos ponerlo en el mismo lugar: el tema de la vacunación, de la Vacuna VIP y el tema de la fiesta, le costó el gobierno, en la Argentina le costó 3 millones de pesos.

Es ahí que yo digo que tenemos que fortalecer instituciones para que las cosas cuesten y los errores se paguen y, que no sea gratuito.

– ¿Pasamos a la interna. Cómo estás viendo a la oposición ante toda esta situación?

– La oposición tiene un problema y una solución. El problema es que al adelantarse tanto los tiempos, nosotros tenemos que estar respondiendo preguntas que no son adecuadas para este momento. Cuando falta un año y cuatro meses o un año para las PASO, estamos hablando de cuál es nuestro programa económico, nuestro programa social, qué vamos a hacer con la educación. Está bien desde lo teórico, pero desde lo pragmático, la sociedad te dice ¿por qué me hablás de acá a un año, si de acá a un año yo no sé donde voy a estar? Porque al haber destruido el largo plazo o el mediano plazo es “sólo por hoy”.

Eso nos genera un discurso de bifurcación, porque tenemos que hablar de un futuro que, para la sociedad, está muy lejano, y de un presente en el que tampoco nosotros tenemos una injerencia enorme, porque estamos en el Parlamento, no en el Gobierno. Esa contradicción nos desgasta, nos pone en una respuesta de preguntas que todavía no las tenemos en nuestras cabezas porque estamos muy lejos, no porque no sepamos las respuestas. Lo que hay que evaluar es si es el momento para decir esas cosas.

Por otro lado está la construcción de una oposición, pero eso está firme, está bien. En eso hay un acuerdo fuerte. Se está trabajando con las cuatro fundaciones, pero tenemos este peligro que es el hecho de que está lejos una respuesta social, que es:¿por qué me hacés esperar un año lo que yo podría solucionar en mucho menos?. Porque así son las instituciones y así funciona el país, porque nosotros no vamos a interferir en cuestiones institucionales, ni en la lucha interna de ellos. Es una contradicción, no para nosotros. Es un dilema más que una contradicción. Esa sería la palabra justa.

PATRICIA BULLRICH
Patricia Bullrich llegó la semana pasada a la Universidad de Oxford, donde realizó un curso para dirigentes políticos y funcionarios.

– Con respecto a tu voluntad y vocación por competir por la presidencia? Cómo estás viendo y cuáles son tus objetivos en el corto y en el mediano plazo?

– Mi objetivo es en este momento construir una capacidad de gobierno. Para mí es lo más importante. Si algo tenemos que cambiar es nuestra capacidad de gobierno, y esto implica equipos, política, gente que sepa ponerse cara a cara con un gobernador y debatir de igual a igual, implica ponerse frente a los gremios y no dejar que te extorsionen. Armar un equipo que es técnico y a la vez político. Eso es lo que yo estoy haciendo: estoy armando un equipo político y técnico, tipos que se pongan en frente de un gobernador y le diga: Mirá, esto es así, o bajás Ingresos Brutos o bajás Ingresos Brutos, no hay alternativas. Y ese equipo tiene que tener una presencia muy fuerte, porque es el que te va a dar las pautas que no sólo tenés que cumplir vos, sino también que lo tienen que cumplir las intendencias y los gobiernos provinciales. Ahí hay mecanismos de incentivos positivos y negativos para llevar adelante eso. Tenés que ser muy fuerte porque vos necesitás que tu plan avance conjuntamente con lo que las provincias y las municipalidades hagan. En ese sentido, la fortaleza de un gobierno, que tenga un plan, pero que no es un gobierno tecnócrata, es un gobierno de la polis, de la política. Es un gobierno en el que tenés que decir a cada uno donde ubicarse y que nadie dé un paso más del que pueda dar, porque sino nos vamos a las miércoles todos y que lo puedas encuadrar en esa decisión.

– ¿Y con respecto a tus rivales eventuales dentro de la interna? Tu mirada aparece distinta y antagónica ista con la que tiene Larreta, que es más acuerdista o tiene una mirada más de consenso que de ruptura?

– Yo no voy a hablar de mi candidatura, porque no es tiempo, pero a mí me ha pasado algo muy importante que es entrar en la sociedad profundamente. De alguna manera, mis características personales, de ser una persona con coraje, con valentía y con decisión están alineadas a lo que la sociedad piensa que son los atributos que la sociedad necesita en este momento para salir adelante. Vos podés decir voy a bajar la inflación un 8% un mes, el otro puede decir al 6 por ciento y después la voy a bajar al 5%, Pero el tema es quién se anima, después de decir que bajar, a bajarlos, porque bajar la inflación significa achicar el Estado, negociar con gobernadores, decirles se terminó la joda, hablar con los gremios. Significa hacer cambios, porque sino le decís que vas a bajar al 8 y no bajás el 8.

Entonces, del dicho al hecho hay un gran trecho. ¿Quién en la Argentina transita ese trecho? Y ahí creo que la personalidad que yo desarrollé en el Ministerio de Seguridad, en el partido, demostrando que tengo el carácter para ponerle el pecho a las balas es lo que hace la diferencia.

– Estás diciendo también ponerle el pecho a las balas o ponerle el pecho al personismo?

– Ponerle el pecho al peronismo, ponerle el pecho a los empresarios que se hacen los vivos, los intendentes que quieren vivir de la plata pública y no tener empleo privado o gobernadores que tienen el 80 por ciento del empleo público. Terminar con las mafias y la burocracias de la Argentina. Que nadie viva de arriba: se terminó la joda de vivir de arriba. Basta. Se terminó la joda de vivir de arriba. Ni en la provincia ni el municipio ni en ningún lado. Eso implica, no es decirlo, es hacerlo, porque decirlo es fácil, el tema es después concretarlo en datos objetivos.

– En Juntos por el Cambio algunos piensan que, dentro de un acuerdo general, Patricia puede tener un lugar que no sea la Presidencia, sino que pueda ser la provincia de Buenos Aires o la Ciudad, o un lugar importante en un gabinete. ¿Ante esta situación cómo te ves?

Los líderes del PRO - Mauricio Macri - Puerto Madero - El Dorado - Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich
La primera línea de Juntos por el Cambio, en una de las reuniones de semanas atrás. (Roberto Almeida)

– Eso va para cualquiera. Primero hay una competencia, que son las PASO. Yo a las PASO voy. No voy a hacer un acuerdo previo a las PASO. A las PASO voy, después uno verá qué pasa. Esa situación me puede tocar a mí o le puede tocar a otro. Uno gana y otro pierde. Eso siempre pasa. Pero creo que los valores que yo represento en este momento son los valores que ganan. La personalidad es la personalidad que gana, el carácter es el que carácter que gana. No es lo mismo Chamberlain que Churchill. Estoy segura de cuál es la personalidad que gana y hacia ahí voy.

– ¿Tu carácter sería más ligado a Churchill que a Chamberlain?

– Por supuesto. A no dudarlo.

– ¿Y a Mauricio Macri cómo lo ves jugando en esta interna?

– A Mauricio Macri lo veo tratando de aportar su conocimiento y tratando de que el próximo gobierno sea un gobierno que le vaya bien, porque eso significaría una reivindicación importante a su experiencia como presidente. Tampoco sé lo que va a hacer, ni es mi pregunta en este momento, porque creo que la pregunta en este momento es cómo se construye un programa de cambio. Pero lo veo en esa, en una idea.

– Algunos dicen que tendría que tener una segunda oportunidad. Sobre todo los que quieren que él vuelva a competir?

– Creo que Mauricio es de todos. Entonces posicionarse diciendo que tiene que tener una segunda oportunidad o no tiene que tener es una posicionamiento político individual de cada uno. A Mauricio lo vamos a cuidar todos, no tiene sentido ese debate.

SEGUIR LEYENDO

Lousteau calificó a Cristina como “una dirigente devaluada”: “Este es su gobierno y es un fracaso”

El padre Pepe Di Paola rechazó la legalización de las drogas y advirtió: “La marihuana hace mal”

Scioli dijo que se va a enfocar en cuidar las reservas y evitó hablar de su candidatura: “No especulo ni busco revancha”

Camaño defendió la boleta única y dijo que van a analizar el impuesto a la renta inesperada: “No somos como Juntos por el Cambio”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba