Deportes

Por qué la venta de Casemiro al Manchester United marca el fin de una era para el Real Madrid

El volante central brasileño del Real Madrid Carlos Henrique Casemiro será jugador del Manchester United
El volante central brasileño del Real Madrid Carlos Henrique Casemiro será jugador del Manchester United (MOLLY DARLINGTON/)

La sorpresiva salida del volante central del Real Madrid Carlos Henrique Casemiro, tentado por la desesperada situación futbolística del Manchester United, termina con un reinado de siete temporadas de lo que se conoce como “La Santísima Trinidad”, “El Triángulo de las Bermudas” o simplemente “CMK”, la línea de tres volantes que el brasileño compuso junto con el alemán Toni Kroos y el croata Luka Modric, ganadora de 18 títulos, entre nacionales e internacionales.

Casemiro, de 30 años, llegó al Real Madrid para la temporada 2012/13 proveniente del San Pablo para jugar en el Castilla, segundo equipo de la institución, y aunque iba a irse a préstamo al Porto por dos temporadas en agosto de 2014, regresó al club blanco pasada la primera por sus muy buenas actuaciones, para consolidarse especialmente desde la llegada como entrenador del francés Zinedine Zidane. Esa historia terminó con tres Ligas españolas, una Copa del Rey, tres Supercopas de España, cinco Champions Leagues, tres Mundiales de Clubes y tres Supercopas de Europa.

Cuando parecía que tras ganar a principios de junio en París una nueva Champions League ante Liverpool, el clásico trío de volante que llevaban juntos siete temporadas se iba a prolongar por más tiempo, apareció una mareante oferta del Manchester United por el volante central de 70 millones de euros, lo que representa la cifra más alta que se haya pagado por un jugador de treinta años luego de los 117 que pagara la Juventus al Real Madrid en 2018 por el portugués Cristiano Ronaldo.

Enero de 2020, Casemiro,  Luka Modric y Toni Kroos, la santa trinidad, junto a Federico Valverde
Enero de 2020, Casemiro, Luka Modric y Toni Kroos, la santa trinidad, junto a Federico Valverde (WALEED ALI/)

Casemiro, quien recibió el premio al mejor futbolista de la cancha en la reciente final de este mes entre Real Madrid y Eintracht Francfurt por la Supercopa de Europa ganada por los blancos en Helsinki (al cabo, el último título del brasileño con este equipo), sólo había costado 6 millones de euros en 2014, cuando se pagó el pase definitivo al San Pablo. Y, si con los españoles tenía contrato hasta 2025, el Manchester United se lo extenderá hasta cinco temporadas, hasta 2027, y cobrando casi el doble de salario. Entre primas y mensualidades, terminará siendo una paga de alrededor de 100 millones de euros, una cifra difícil de pelear para un club como el blanco, acostumbrado a ir renovando por poco tiempo una vez que sus jugadores cumplen las tres décadas de vida.

Entre Modric, llegado del Tottenham Hotspur en la temporada 2012/13, Kroos, procedente del Bayern Múnich en 2014/15 y Casemiro, se conformó una de las líneas más famosas y renombradas del mundo, así como en los últimos tiempos existieron siglas como MSN (Messi, Suárez y Neymar) ó BBC (Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo), la “CMK”, ganadora de tres ligas españolas, tres Supercopas de España, cuatro Champions Leagues, cuatro Supercopas de Europa y cuatro Mundiales de Clubes, que pudieron ser cinco si el brasileño no se iba antes de su disputa, prevista para fin de año.

Apenas días atrás, el 1 de agosto, el entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, había dicho en una conferencia de prensa en Los Ángeles: “Yo a Casemiro, Kroos y Modric los llamo ‘El Triángulo de las Bermudas’ porque en su zona, el balón desaparece”. No parece casualidad esta declaración. El estratega italiano pertenece a una generación que creció con la leyenda de la misteriosa desaparición de aviones y barcos en un triángulo que forman la costa de Miami, Puerto Rico y las Bermudas. También circularon muchos libros y películas sobre este fenómeno.

La única final europea perdida por Modric, Casemiro y Kroos desde 2015 hasta hoy fue la Supercopa de Europa de 2018 (2-4) ante el Atlético de Madrid, cuando tras el Mundial de Rusia, Julen Lopetegui, actual entrenador del Sevilla, reemplazó a Zidane luego tres gloriosas temporadas, con tres Champions Leagues consecutivas ganadas.

En el Real Madrid, Casemiro ganó cinco Champions League
En el Real Madrid, Casemiro ganó cinco Champions League (KAI PFAFFENBACH/)

“Nuestra Señora de la Trinidad”, como también se conoce al trío, es un apodo que se le puso en referencia a la entonces mayor embarcación del mundo cuando fue construida, en 1769, razón por la cual también fue llamada “El Escorial de los mares”, originalmente con 120 cañones, luego ampliados a 140 y con 136 piezas de artillería inicial, luego de la reforma de 1803, hasta las 140 antes de la batalla de Trafagar.

La gran pregunta ahora es ¿cómo se resolverá la salida de Casemiro?. Todas las miradas apuntan a la nueva contratación para esta temporada del francés Aurélien Tchouameni, de 22 años, adquirido al Mónaco en 80 millones de euros. Es claro que el club español pensó en el relevo del trío CMK para los próximos años con el espigado volante galo, su compatriota Edouard Camavinga (de muy convincentes actuaciones en la temporada pasada), y el uruguayo Federico Valverde, más un todoterreno con mucha potencia que puede sumarse como cuarto volante más que para un triángulo que maneje todo el fútbol del conjunto blanco. Valverde generaba hasta ahora casi un sistema de 4-4-2, que de aquí en adelante podría favorecer un egreso al 4-3-3 con tres delanteros netos, al mejor estilo de la BBC.

En cambio, sí podría tener lugar en el equipo el ascendente Dani Ceballos, que tras ser cedido al Arsenal y al Betis se fue ganando un lugar, especialmente en la última pretemporada, en la que se impuso sobre Marco Asensio, que casi no cuenta para el entrenador Ancelotti. De sumarse Ceballos al equipo titular, Kroos pasaría a ser el volante central, aunque eso implicaría también un cambio en el juego.

Sin embargo, ya Ancelotti se encargó de avisar que por ahora no cree en un recambio tan fuerte y que lo que tiene claro es que piensa en Kroos como volante central (puesto en el que ya jugó y luego dijo que no se sentía tan cómodo) y que para que jueguen Tchouameni, Camavinga y Ceballos juntos, falta tiempo, si bien todo se puede acelerar. Kroos ya adelantó que no quería hablar de renovación de su contrato, que termina en 2023, hasta no medir cómo se sentía durante esta temporada, lo que generó un mar de dudas en los blancos pensando a futuro. Lo de Modric es distinto, y se ganó la renovación, a los 36 años, luego de sus soberbios partidos durante la pasada Champions, con asistencias de gol cuando hizo falta, o jugando de líbero cuando el equipo lo necesitó, convirtiéndose en un auténtico líder en el vestuario.

Ancelotti sabe también que ninguno de los jugadores de su plantel tiene las características de corte y personalidad de Casemiro y que su reemplazo generará otras características de juego del equipo, lo que plantea todo un desafío.

“Si Casemiro sale, tenemos seis medios –sostuvo Ancelotti-. Con él teníamos siete y yo creo que seis son suficientes para manejar toda la temporada y estos seis son muy buenos. Reemplazar a un jugador de las características de Casemiro no podemos, pero tenemos a otros. No sólo puede jugar como volante central un jugador de ese tipo, sino de otros también. En mi equipos ha jugado allí (Andrea) Pirlo, que es de otras características. Hay que adaptarse”.

 Tchouameni, el volante francés es uno de los candidatos a reemplazar a Casemiro
Tchouameni, el volante francés es uno de los candidatos a reemplazar a Casemiro (GONZALO FUENTES/)

En cuanto a la opción de que sea Tchouameni el que juegue como volante central, permaneciendo Kroos como creativo, Ancelotti también lo tiene estudiado: “Es uno de los mejores medios y es más parecido a Casemiro que Kroos porque tiene más características defensivas. Es contundente en el juego aéreo, tiene buen pie y llegada al área rival. Tenemos que aprovechar su tiro”.

El entrenador italiano, ganador de títulos en las principales cinco ligas europeas, entendió a la perfección la situación del jugador brasileño: Cuando Casemiro quiere probar un nuevo desafío, tenemos que entenderlo, tenemos que aceptarlo con el máximo respeto y cariño. Cuando estás tanto con una persona tan amable y profesional, no estás contento de que se vaya pero prevalece el respeto”. Además, recordó: “Me pasó algo parecido cuando era entrenador en Milán: estás muy bien, pero llega el momento en el que quieres probar algo nuevo. Y eso que yo me encontraba bien en el club, que era como una familia”.

Casemiro pasará a jugar en el Manchester United al lado de su compatriota Fred en una línea de dos volantes por delante de la defensa de los Diablos Rojos, que buscan denodadamente regresar a los primeros planos en la Premier League para volver pronto a la Champions League, aunque para eso será esencial que encuentren por fin el volante central que extrañan desde la salida del irlandés Roy Keane de los tiempos gloriosos de sir Alex Ferguson.

Mientras tanto, en el Real Madrid parece terminar una etapa, la de un trío de volantes que hizo historia. Juntos ganaron cuatro Champions aunque cada uno tenga cinco (Casemiro y Modric ganaron otra antes de la llegada de Kroos y el alemán- campeón mundial en 2014 con la selección alemana- tiene una con el Bayern Munich en 2013), y casi no supieron lo que es perder una final.

¿Habrá desarrollado el Real Madrid una transición lógica y directa hacia una nueva generación triunfadora o será el momento del traspaso al Barcelona de Xavi Hernández? Sólo el tiempo se encargará de decirlo.

SEGUIR LEYENDO:

El “nuevo orden” de la era Mbappé en el PSG: roces con Neymar y los argentinos en la mira

Las duras sanciones para Tuchel y Conte tras su cruce en el partido entre Chelsea y Tottenham

Real Madrid oficializó la venta de Casemiro al Manchester United: los millonarios números de la operación

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba