Política

Marcelo D’Alessandro: “No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública y recuperar la paz social”

Marcelo Dalessandro Ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Marcelo D'Alessandro, ministro de Seguridad y Justicia de CABA (Adrian Escandar/)

El ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, aseguró este lunes que no le va a temblar el pulso para actuar en el barrio de Recoleta, frente a la casa de la Vicepresidenta Cristina Kirchner, en caso de que la militancia peronista incumpla el acuerdo suscripto el sábado en una audiencia dispuesta por la Justicia entre funcionarios porteños y del gobierno nacional.

“No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública cuando tenga que hacerlo para recuperar la paz social, pero nuestra responsabilidad como funcionarios es agotar todas las instancias de diálogo antes de llegar a esa medida”, declaró D’Alessandro en diálogo con el periodista Eduardo Feinmann en radio Mitre.

“No quiero redoblantes, no quiero cortes de calles, no quiero fuegos artificiales y ése fue el compromiso que asumieron ellos. Lo cumplieron hasta ayer, a las 19, cuando llegaron 350 militantes de Ituzaingó y cortaron la calle. Volvió la Infantería y restituimos la circulación; gracias a Dios no hubo enfrentamientos”, relató.

Para comprender el alcance de las palabras de D’Alessandro, hay que retrotraerse a la madrugada del sábado, cuando el gobierno de la Ciudad instaló un vallado en las inmediaciones de la casa de Cristina Kirchner para evitar concentraciones que impidan la circulación habitual de los vecinos de la zona.

Esa medida generó la reacción de la militancia que apoya a la Vicepresidenta, que entendió el movimiento como una provocación del gobierno de Horacio de Rodríguez Larreta para impedir manifestaciones de apoyo a CFK luego del pedido de condena en su contra en el caso por la obra pública de Santa Cruz.

El kirchnerismo suspendió un acto que había convocado a Parque Lezama y se movilizó a Recoleta, lo que escaló el nivel de tensión. Hubo incidentes y enfrentamientos que terminaron con detenidos y 20 policías heridos. La situación se descomprimió luego de una reunión política convocada por la Justicia en donde se suscribió un acuerdo que incluía compromisos de ambas partes: la Policía debía retirar las vallas y la militancia evitar manifestaciones que compliquen la habitualidad de los vecinos del barrio.

El fin de semana de incidentes y negociaciones políticas incluyó polémicas e interrogantes, que fueron respondidos esta mañana por D’Alessandro.

– ¿Por qué pusieron las vallas en la casa de Cristina Kirchner?

Después de los alegatos de Luciani, empiezan a haber manifestaciones en contra y a favor de la Vicepresidenta. La Policía actuó como actúa siempre. El problema es que hubo en forma sostenida y planificada manifestaciones a favor de la Vicepresidenta. Militantes, gente que mandaban los intendentes, sindicatos afines… Y esto fue creciendo.

Hubo parrillas y las sacamos. Hubo batucadas y las sacamos, y hubo fuegos artificiales, que identificamos. Imaginen adultos mayores queriendo dormir, gente enferma, chicos con autismo soportando esta situación todos los días… Intentamos el diálogo, obviamente tuvimos oídos sordos y el sábado pretendían amanecer con una feria y una especie de acampe todo el fin de semana. Dijimos “no, este es el límite”. Poniendo las vallas a 100 metros, uno se representa que el problema va a estar a 100 metros. Quisimos decir basta a esta actitud de avasallar el espacio público.

Lejos de eso, la irresponsabilidad peligrosa de los dirigentes del kirchnerismo y de muchos funcionarios hicieron que todos los manifestantes vayan a ahí. Manifestantes que son funcionarios públicos e identificamos barras que fueron estuvieron ahí.

– ¿Barrabravas?

Sí, es información que estamos poniendo a disposición de la Justicia. De Moreno, de Temperley… Son fáciles (de identificar) por la actitud que uno ve cuando se ponen en cuero adelante de las vallas. Y acá se les cae el argumento porque la Policía no avanzó en ningún momento. La Policía estaba detrás de las vallas y ellos fueron a tirar las vallas y a agredir de forma violenta. La Policía sólo quiso contener y hay 20 efectivos que están heridos. No se tiraron balas de gomas ni gases lacrimógenos. Lo único que se hizo fue contener la situación.

Cristina Kirchner llegó a su casa del barrio porteño de Recoleta (Nicolás Stulberg )
Cristina Kirchner, noche, al llegar a su casa de Recoleta (Nicolás Stulberg )

– A Máximo Kirchner lo insultaron los policías. Hay un video y audios.

Bajo ningún punto de vista las imágenes muestran que le hayan pegado o algo por el estilo. Quisieron avasallar a la Policía, quisieron pasar por arriba. Estuvieron entrando y saliendo todo el día diferentes funcionarios. No había problemas. Lo que quisieron fue imponerse por la violencia, generar un escenario de violencia. Están generando una situación muy compleja. No se puede dirimir la situación judicial de la Vicepresidente en la calle.

– Ellos dijeron que con las vallas provocaron y encerraron a Cristina Kirchner en una suerte de prisión domiciliaria.

Todo lo contrario. Lo que nosotros hicimos fue poner un límite al avance sobre el espacio público que tenían sitiado y a los vecinos presos de una violencia constante: rompieron edificios, coches y mobiliario de la ciudad.

– Dicen que Larreta y Macri dieron la orden de pegarle e insultar a Máximo Kirchner.

Bajo ningún punto de vista. Ellos tiraron las vallas y fueron contra la Policía. No obstante eso, están las filmaciones, las grabaciones, todo a disposición de la Justicia. Tenemos las medidas para deslindar responsabilidades. Me gustaría que con la misma vehemencia identifiquen a los violentos que tiraron piedras y lastimaron policías, cinco de los cuales tienen heridas graves.

– Máximo Kirchner sólo quería ir a ver a su mamá

Entraba y salía cuando quería. El problema es que quiso abrir paso a militantes. Todo el que quería pasar, pasaba. Ahora si querés entrar de a 50… No podés ir de a 50 a visitar a una persona.

– ¿Por qué llevaron dos volquetes con piedras cerca de la casa de Cristina?

Esa es otra ridiculez total. Mirá si vamos a llevar piedras para que les tiren a nuestros propios policías. Una locura total. No existe. Era un volquete contratado por un particular y lo estaban sacando. Nosotros lo que hacemos es sacarlo, barremos la zona con brigadas de Espacio Público justamente para eso: para que no tengan elementos contundentes para tirar.

– ¿Usted piensa en renunciar?

No, bajo ningún punto de vista. La Policía tiene mi total apoyo por el accionar profesional.

– ¿Por qué volvió la Policía el domingo a la noche?

Nosotros no autorizamos ni prohibimos la manifestación, pero todo tiene un límite, que es complejizarle la vida a la gente. Ordenemos lo que es la manifestación: no quiero redoblantes, no quiero cortes de calles, no quiero fuego artificiales. Ése es el compromiso que asumieron ellos y lo cumplieron entre el sábado a la noche y el domingo a las 18.30, 19, donde tres micros de Ituzaingó cayeron con 350 militantes. No es la militancia espontánea. Cortaron la calle. Les dijimos: si no se van, viene Infantería. Y así fue. Vino Infantería y gracias a Dios no tuvimos enfrentamientos.

– ¿Por qué se tomó la decisión el sábado de bajar lo decibeles, retroceder y dejar que la militancia K realizara el acto?

En ningún momento dejamos la zona. Sí, por cuestiones tácticas, se repliegan, se reordenan y apostamos el diálogo. No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública cuando tenga que hacerlo para recuperar la paz social. Pero nuestra responsabilidad como funcionarios y como argentino es agotar todas las instancias de diálogo antes de esta medida. Lo que hacemos siempre es darle la posibilidad de entrar en razones. Lamentablemente hay sectores que no lo hacen y otros que sí. La Policía no se fue. La infantería está a 100 metros y va a seguir ahí para mantener la paz social en el barrio. No pueden dirimir cuestiones judiciales en la calle. Tienen que entrar en razones. Se pelearon con los empresarios, se pelearon con el campo, ahora se pelean con la ciudadanía. La violencia es el otro para ellos.

– La presidente del PRO cuestionó a Rodríguez Larreta y a usted. Llamó la atención.

A mí también porque la conozco. No entiendo por qué es funcional al kirchnerismo. No está bueno ningunear a la fuerza de seguridad que cumple órdenes y lo que hicieron fue poner el cuerpo. Hay que tener memoria: el 14 de diciembre de 2018 se paralizó una sesión porque le sacaron las vallas a la Gendarmería que conducía ella. Hay que dejar las mezquindades políticas de lado y ser responsables.

– ¿Le da la sensación de que Cristina está buscando un muerto?

Me quedó claro el sábado. No sé si la Vicepresidente, pero todo ese sector está generando un escenario para que pase cualquier cosa, incluso hechos de sangre.

Seguir leyendo:

Cristina y la amenaza del kirchnerismo: “Para nosotros empezó una guerra”

La oposición discute cómo enfrentar la radicalización de Cristina Kirchner: cruce de Bullrich y Larreta

Audio: el número dos de Sergio Massa, Gabriel Rubinstein, desmintió rumores de devaluación

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba