Deportes

Ruggeri contó cómo le robaron una rueda de su camioneta y desató las risas de sus compañeros por las “secuelas” que le dejó Bilardo

Oscar Ruggeri dio la nota en el último programa semanal que lo tiene como panelista con algunas manías que le quedaron tras haber sido dirigido por Carlos Salvador Bilardo en la selección argentina. Además, repasó una fea pero risueña anécdota de cuando le robaron la rueda de su camioneta. El pase entre el show televisivo de Mariano Closs y el de Sebastián Vignolo lo tuvo al Cabezón como protagonista principal, enérgico y divertido.

Parte de su desopilante relato fue: “Bajé en short, en cuero y en pata, yo estaba como loco mientras el gordo que me robó se me reía y, al verme, la tiró y se fue. Voy al de la garita… ¡Nada! Yo le golpeaba el vidrio de la garita y nada. Se había tomado un vino, ¡no lo podía despertar!”.

“Estuve ocho años con Bilardo y cuatro con el Coco (Basile). Me dejó un montón de secuelas. ¿Estás loco vos?”, fue el mensaje de Ruggeri a Vignolo, que le recriminaba no salir de la zona de confort para volver a ser entrenador profesional. Enseguida, el resto de sus compañeros lo consultaron por esas “secuelas” y el campeón del mundo en México 86 contó algunas de ellas.

Una insólita: “Cuando vas a comer, siempre contra la pared para que no venga nadie de atrás y te clave un cuchillo. Yo inmediatamente busco pared porque te cazan de atrás”. Y amplió: “Él (Bilardo) me puso en alerta, en la Selección me pusieron en alerta”.

Ruggeri y las secuelas que le dejó haber sido dirigido por Bilardo

Otro de los temas que abordó es cómo manejarse frente a desconocidos que se acercan: “Cuando te piden una foto, hay que meter barrera, barrera firme (haciendo el ademán de cubrirse los genitales como si tuviera que defender un tiro libre). No hay que agarrar (abrazar) a nadie. Que las dos manos se vean adelante. Andá a decirle a tu señora después cuando te pregunte por qué agarraste”.

En tanto, aseguró que no acepta invitaciones a comer de gente a la que no conoce, pese a ser respetuoso si lo saludan: “Yo digo ‘hola, ¿cómo le va?, ¿cómo están?, pero ¿por qué me tiene que invitar gente que no conozco a comer? Yo no voy”. Uno de los consejos finales para Closs fue contundente: “Mariano, Mariano, Mariano. ¡Desconfiá!”.

Un rato antes, el ex defensor que surgió en la cantera de Boca Juniors pero luego pasó a River Plate, donde dejó un mejor recuerdo, deslizó que no iría a la Bombonera a ver un Superclásico para no “provocar a la gente” y separó su situación personal de la de Ricardo Gareca, que en algún momento sonó como posible DT xeneize: “El Flaco es un entrenador de la puta madre. No tienen que pensar en esas cosas que pasaron hace 70 años (por el paso del Tigre al Millonario). Boca está por encima de eso. Ahora está Ibarra dirigiendo, pero si en el futuro deciden cambiar y buscan un entrenador, bueno, si es por el bien de Boca, tenés que traer a uno de primera línea y él lo es”.

SEGUIR LEYENDO:

17 frases de Claudio Caniggia: la vida sin Maradona, el Mundial más frustrante, el sucesor de Messi y la dificultad de obedecer a Bilardo

12 frases del Beto Márcico: del día que se agarró a trompadas con un compañero como Zambrano y Benedetto a las chances de Boca en el Superclásico

El show de Ruggeri: asustó a sus compañeros con una aparición sorpresiva y apuntó contra el Consejo de Fútbol de Boca Juniors

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba