Política

Avión venezolano-iraní: la Justicia autorizó la salida del país de los cinco tripulantes que quedaban retenidos

hotel-plaza-central-canning-iranies-detenidos-avion-venezuela-portada Gholamreza Ghasemi
Gholamreza Ghasemi

El juez federal Federico Villena autorizó hoy la salida del país de los cinco tripulantes del avión de Emtrasur que estaban retenidos en el país desde el 6 de junio y les dictó la falta de mérito porque entendió que no hay pruebas firmes para procesarlos por el delito de financiar actividades terroristas. Los beneficiados por estas medidas son el piloto Gholamreza Ghasemi y los involucrados Abdolbaset Mohammadi, Saeid Valizadeh, Víctor Manuel Pérez y Mario Arraga Urdaneta.

Los cinco tripulantes habían sido indagados hace dos semanas, tras una pedido de la querella de la DAIA. En ese momento, se los acusó de utilizar la empresa iraní-venezolana Emtrasur para desviar fondos que habrían sido utilizados para financiar actividades terroristas, un delito previsto en el artículo 306 del Código Penal.

En la imputación, se mencionaban vuelos de Teherán a Siria a través de la aerolínea Fars Air Qeshm, vinculada a Hezbollah. Esos viajes figuran en el informe que el FBI aportó a la causa a mediados de junio: “Fars Air Qeshm opera vuelos entre Irán y Siria de forma regular. Como parte de los esfuerzos realizados por Irán y la Fuerza Quds para equipar a Hezbollah con armas, componentes militares avanzados y las armas están siendo contrabandeadas desde Irán a Hezbollah en el Líbano utilizando vuelos civiles de Teherán a Damasco. Se sabe que un avión que pertenece a Fars Air Qeshm ha transferido equipos de Irán a Hezbollah en Líbano utilizando la ruta entre Teherán y Beirut”.

La imputación también apuntaba a otros viajes sospechosos de los iraníes en el avión de Emtrasur.

Sin embargo, Villena sostuvo ahora que no hay pruebas contundentes en la causa para procesarlos. Apurado por el plazo que le impuso la Cámara Federal de La Plata, hace un mes, al confirmar la salida del país de los primeros 12 tripulantes, el juez resolvió hoy la situación procesal de los únicos cinco indagados.

“Cuando los elementos de juicio no autorizan el dictado del auto de procesamiento y, a la vez, tampoco tienen entidad para descartar la existencia del hecho, su carácter delictuoso o la responsabilidad del imputado -lo que haría procedente su sobreseimiento- el juez debe disponer la falta de mérito”, explicó Villena en su resolución.

avion irani-venezolano varado en argentino 1920
El avión está retenido desde el 6 de junio

La fiscal Cecilia Incardona ya había cuestionado que los tripulantes del avión de Emtrasur vuelvan a sus países de origen. En ese momento, advirtió que es improbable que vuelvan a la Argentina porque Irán y Venezuela no admiten la extradición de sus ciudadanos. “En caso de confirmarse, habrá desaparecido la posibilidad de juzgar a eventuales responsables de un hecho sumamente grave como lo es el aquí investigado”, sostuvo Incardona.

En su resolución, a la que tuvo acceso Infobae, Villena destacó que la causa acumuló hasta ahora un total de 118 medidas de prueba, pero que todavía hay cuestiones pendientes como los exhortos enviados a España, Aruba, República Dominicana y Paraguay, o un peritaje contable. Por ese motivo, la investigación seguirá adelante. De hecho, el juez ordenó enviar nuevos exhortos a Irán, Siria, Venezuela y Panamá, entre otros países, pidiendo más datos sobre el avión y sus tripulantes.

Avión venezolano iraní informe fbi
fotomontaje

Además de levantar la prohibición de salida del país de los cinco tripulantes, el juez dejó sin efecto el secuestro del avión de Emtrasur, matrícula YV3531, aunque la aeronave seguirá incautada a pedido de la justicia de Estados Unidos.

El juez Michael Harvey había pedido esa medida por la transferencia no autorizada entre Mahan Air, una aerolínea vinculada a la Guardia Revolucionaria y a las Fuerzas Quds, y Emtrasur. El requerimiento fue girado a través del Departamento de Justicia de los Estados Unidos y del Ministerio de Justicia argentino y tramitó en los términos de la ley 24.034, que aprobó en 1991 el Tratado de asistencia jurídica mutua en asuntos penales con el Gobierno de Estados Unidos.

De los cinco tripulantes que seguían retenidos en el país, el más sospechado era el piloto. Según el informe del FBI agregado al comienzo de la investigación, Ghasemi tenía vínculos directos con la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC-QF) y con Hezbollah, dos organizaciones terroristas acusadas en la Argentina de volar la embajada israelí y la AMIA.

De hecho, tal como reveló este medio, en su teléfono se encontraron varias imágenes y logos de la Guardia Revolucionaria iraní y de las Fuerzas Quds. También se encontraron imágenes de soldados portando armas y uniformes con el logo de esa organización terrorista. Las fotos parecen de vieja data pero fuero vistas en los últimos meses por Ghasemi.

En su indagatoria, el piloto le restó importancia a todas las imágenes. “En cuanto a algunas fotos que hacen referencia de grupos de whatsapp, no puedo saber específicamente cuales son, pero son fotos comunes que son enviadas mediante esa red social, y que quizás recibí en algún grupo y no me hacen sospechoso de ningún delito, y que se viralizan en determinados momentos”, dijo. Y agregó: “El logo que se repite varias veces no tiene ninguna connotación negativa, ya que es el logo de Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica que es una rama de las Fuerzas Armadas Iraní, tiene carácter institucional, ya que en Irán es una fuerza oficial”.

Ghasemi avion
Algunas de las imágenes que se encontraron en el teléfono del piloto

En ese teléfono también se encontró un mensaje aterrador: “Si molestan avisá y los matamos a todos (…) hacemos un genocidio”. El autor de la amenaza no fue Ghasemi sino otro piloto iraní que participó del viaje a Paraguay, en mayo de este año. La conversación ocurrió el domingo 12 de junio, unas horas antes del allanamiento en el hotel de Canning donde se secuestraron todos los teléfonos.

La investigación judicial acumula más de 5000 hojas con los mensajes rescatados de todos los aparatos electrónicos que pertenecían a los 19 tripulantes. Por la complejidad y el volumen de la información, las pericias todavía no terminaron.

Avión venezolano iraní

La aeronave venezolana llegó a Buenos Aires el 6 de junio con una carga de autopartes. El vuelo estaba previsto inicialmente para el 2 de junio, pero se retrasó dos días en México porque no contaba con la autorización de la Agencia Federal de Aviación Civil de ese país. Finalmente, partió desde el aeropuerto de Querétaro el 5 y realizó una breve escala en Venezuela.

Las autopartes eran de SAS Automotriz, una firma que comercializa asientos y panel de instrumentos para el Volkswagen Taos que se produce en la planta de General Pacheco. Ante el escándalo, SAS responsabilizó a Fracht, una empresa de logística con sede en Suiza y sucursales en 40 países. Con el tiempo se comprobó que hubo una cadena de contrataciones entre varias empresas para ocultar a Emtrasur.

El 8 de junio, dos días después de su llegada a Buenos Aires, el avión intentó volar a Uruguay para cargar combustible pero el gobierno de ese país le impidió aterrizar. Desde ese día, el avión está retenido en el aeropuerto de Ezeiza. Ante el escándalo, el Gobierno argumentó que se habían tomado todas las medidas de seguridad posibles. Pero igualmente debió soportar las presiones diplomáticas de Venezuela e Irán.

SEGUIR LEYENDO:

La Justicia avaló una decisión que obliga al Jockey Club a sumar socias mujeres

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba