Deportes

“Chiqui Tapia Botón”: la canción que sonó en el Monumental y que amenaza con transformarse en un himno del descontento de los hinchas con los arbitrajes

o que representaba una ocasión muy especial para la familia de River Plate, con la despedida de Marcelo Gallardo de sus hinchas en el Monumental, casi termina arruinada por el arbitraje de Fernando Echenique en la derrota del Millonario por 2 a 1 ante Rosario Central, por la Liga Profesional. El juez terminó dando 15 minutos de descuento en una conducción cuanto menos oscilante, que tuvo su clímax en el incidente con Juanfer Quintero. El colombiano protestó exigiendo un penal no sancionado a Enzo Pérez en el descuento (que podría haber sido la oportunidad para el 2-2), y, al momento de intentar alejarse de los reclamos, alzó un brazo e impactó en el rostro del enlace que, enojado, lo empujó. Acto seguido, la autoridad del encuentro lo expulsó, dándole pie a un cántico que atronó en todo el estadio Antonio Vespucio Liberti.

Chiqui Tapia botón, Chiqui Tapia botón, vos sos hincha de Boca, la puta madre que te parió”, se escuchó, nítido, desde todas las tribunas. El fastidio de los fanáticos de la Banda con la dirigencia de la AFA (enojo que incluye a la Comisión Directiva, al cuerpo técnico y al plantel) viene de larga data, desde aquella sentencia de la “guardia alta” que inauguró Gallardo tras la entronización de Tapia, que llegó al sillón de la calle Viamonte con Barracas Central como trampolín, pero que en realidad nunca ocultó su simpatía por el Xeneize.

Las dudas se acrecentaron en 2022, con varios fallos cuanto menos polémicos, que llevaron, por ejemplo, a que Jorge Brito, presidente de River Plate, exteriorizara su disconformidad en declaraciones al programa F12, de ESPN. Allí, apuntó contra el cuestionado Federico Beligoy, Director Nacional de Arbitraje y a la vez secretario general de la Asociación Argentina de Árbitros.

Me parece bien que defienda a los árbitros, pero hoy claramente tiene una incompatibilidad de funciones teniendo ese cargo y al mismo tiempo siendo el que selecciona a los árbitros”, fue una de sus críticas. “Nunca es claro cuándo paran a un árbitro por errores o darle descanso. Nosotros le pedimos a la AFA más claridad en las elecciones de los árbitros y sus sanciones”, añadió.

Más allá del caso Echenique, que terminó generando la explosión de las tribunas, fueron varios las sanciones que engendraron el malestar en Núñez. Desde la mano no cobrada dentro del área por Fernando Espinoza en la eliminación frente a Patronato por Copa Argentina al penal de Barreto a Borja en el triunfo contra Independiente en Avellaneda. Ni Fernando Rapallini ni el VAR lo advirtieron. Sin embargo, pese al error, el juez fue “premiado” con la conducción de Racing-Boca, donde volvió a cometer una falla notoria al no sancionar un remate desde los 12 pasos por mano de Jonathan Gómez. Recién ahí sí fue “penado” con una fecha de descanso.

Más allá del caso Echenique, que terminó generando la explosión de las tribunas, fueron varios las sanciones que engendraron el malestar en Núñez. Desde la mano no cobrada dentro del área por Fernando Espinoza en la eliminación frente a Patronato por Copa Argentina al penal de Barreto a Borja en el triunfo contra Independiente en Avellaneda. Ni Fernando Rapallini ni el VAR lo advirtieron. Sin embargo, pese al error, el juez fue “premiado” con la conducción de Racing-Boca, donde volvió a cometer una falla notoria al no sancionar un remate desde los 12 pasos por mano de Jonathan Gómez. Recién ahí sí fue “penado” con una fecha de descanso.

Hay un dato concluyente, más para un equipo que ataca vorazmente como el River de Gallardo: no le cobran un penal a nivel local desde mayo, en ocasión de la victoria por 2 a 1 ante Platense en el Monumental. Aquella vez, Julián Álvarez tradujo en gol.

Hay quienes sospechan puertas adentro del Monumental que algunas diferencias de opinión con Chiqui Tapia pueden tener alguna vinculación con los fallos. Esa inquietud ya se había trasladado a populares y plateas. El pasado 4 de septiembre, cuando el Millonario derrotó 2-0 a Barracas Central, el titular de la entidad que rige al fútbol argentino lo pudo comprobar. A los 25 minutos del primer tiempo, cuando el árbitro Germán Delfino demoraba en convalidar el gol de Nicolás de la Cruz mientras era revisado por el VAR, los hinchas ya habían gastado las gargantas con el “Chiqui Tapia botón”. El mensaje no pasó por alto en la AFA, que temió un efecto rebote, dado que el fastidio está extendido en la mayoría de los clubes, por el arbitraje, la constante polémica con el VAR, su fallida implementación, la falta de publicación de los audios con los diálogos de la humano-tecnología y hasta la incertidumbre con los formatos de los torneos (basta con recordar que no se sabe cómo se jugará la Primera División en 2023 y que se intentó eliminar los descensos con el certamen en plena disputa y el reglamento aprobado).

El enojo de River podría tener una consecuencia que inquieta profundamente en Viamonte: la dirigencia está pensando a retirar a Rodolfo D’Onofrio como representante ante la AFA y dejarlo de alguna manera sin embajador…

SEGUIR LEYENDO:

El momento en el que Gallardo se quiebra al revivir su ciclo en River Plate: el emotivo video que le regalaron en el Monumental

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba