Deportes

Argentina no tiene otro Di María

di maria polonia 1
DOHA, QATAR – NOVEMBER 30: Angel Di Maria of Argentina looks on during the FIFA World Cup Qatar 2022 Group C match between Poland and Argentina at Stadium 974 on November 30, 2022 in Doha, Qatar. (Photo by Juan Luis Diaz/Quality Sport Images/Getty Images) (Quality Sport Images/)

Un jugador que es la figura descomunal del Real Madrid para ganar una Champions es un crack. En esa final de mayo del 2014, con la camiseta blanca estaban Cristiano Ronaldo, Benzema, Modric, Sergio Ramos. En medio de esos monstruos, el que se llevó el premio de la UEFA, el que rompió el partido con una corrida y un pie a pie hermoso en el minuto 110 fue Di María. El gol de Bale conceptualmente lo hizo el zurdo argentino. Dejando un segundo de lado la vara del gran Macaya Márquez, que dice y se respeta que los únicos dos cracks son Pelé y Maradona, Ángel se sienta a la mesa con los futbolistas distintos nacidos en la Argentina. No todos son iguales de buenos, puede haber diferencias que salen rápido en un debate, pero ahí aparecen de atrás para adelante algunos monstruos como Agüero, Tevez, Riquelme, Aimar, Verón, Ortega, Redondo, Batistuta, Caniggia, hasta hacer un corte en Kempes, Bochini, Alonso, Passarella, Brindisi. La catarata de nombres sirve para mensurar que no es una baja más si Di María no puede jugar contra Australia por una sobrecarga muscular (cerca del jugador cuentan que la decisión final llegará después de amanecer en Qatar). Detrás de Messi, Di María es el crack terrenal. Un jugador que durante años fue injustamente resistido y llegó al lugar que merecía con el golazo en la final de la Copa América contra Brasil en el Maracaná. Ese día la pared por fin se rompió.

Eran épocas de pandemia y canchas vacías. En ese mítico estadio donde retumbaban los gritos argentinos y la desazón brasileña, Di María se sentó solo en el césped después de ganar. Hizo una videollamada con su familia y arrancó un monólogo de catarsis que se convirtió en un momento histórico. “Tanto romperme el ojete para estar, se logró. Lo logramos. Los amo mucho. Gracias por bancarme siempre. Viste, algún día se iba a romper la pared. Y se rompió. Me la di muchas veces, pero seguí estando acá. Nunca aflojé pa, como siempre me enseñaron. Siempre estuve ahí. Se terminó dando”, le dijo mostrando la medalla. El zurdo que nació en Rosario Central padeció mucho tiempo en la Selección. El gol a Nigeria para ganar los Juegos Olímpicos 2008 algunos recién se lo valoraron cuando hizo la jugada calcada para ser campeón de América. En tiempos de amores fugaces, que se hacen eternos por una foto en redes sociales, no se valoró que pidió jugar lesionado la final del Mundial 2014. No pudo estar porque una lesión lo tiró a la banquina, pero él rompió en varios pedazos una carta que envió el Real exigiendo que no entrara a la cancha contra Alemania. Los problemas musculares se convirtieron en karma para él, al punto que confesó que hizo terapia para combatirlos. Es uno de los capítulos del sentido de pertenencia de Di María con la Selección. En las épocas de derrotas duras solía aparecer la frase horrible que decía que eran millonarios que no sentían la camiseta. Sonó a cotillón mediático: Fideo vivió hambriento de ganar con Argentina.

Hoy la Selección se transformó en la Banda del Golden Rocket, los amigos carismáticos que se movían en un auto clásico a inicio de los 90. El grupo está sólido y quedó en evidencia porque no hubo filtraciones hirientes después de la caída contra Arabia Saudita. Di María en su momento debió surfear un cortocircuito con Scaloni. En la Copa América se supo que el jugador puso mala cara ante una decisión que no le gustó y quedó un año sin que lo llamaran ni por teléfono. Hasta que -como suele sugerirles el Cabezón Ruggeri a los jugadores- salió en público a decir que quería una nueva chance. Ahí patentó una frase histórica un mediodía que hablamos en F90, en ESPN: “Yo prefiero que me puteen 45 millones de argentinos antes que quedarme a tomar un café en la Torre Eiffel”. El instante siguiente a la declaración lo relató el propio entrenador en una entrevista con Fantino. “Corta la nota en el canal y le hice una videollamada. Nos pusimos a llorar los dos a los 5 segundos de hablar. Yo viví cosas fuertes con él. Yo fui uno que le dijo después del Mundial 2018, cuando no sabía que iba a dirigir, ‘Angel vos no te bajes de este barco, vos tenés que seguir en la Selección’. Hablamos y quedó todo bien”, detalló Scaloni. En esa charla el volante o extremo volvió a la Selección para intentarlo una vez más. Hasta llegar a este Mundial que arrancó de menor a mayor. Flojo como todos el primer partido, encontró a Messi solo para el gol clave contra México y fue desequilibrante contra Polonia. Cuando se fue, Di María se llevó el aplauso unánime que tantos años buscó.

Di María no sólo es uno de los jugadores argentinos más ganadores de la historia. En su museo hay camisetas con su nombre en el Benfica, el Real, Manchester United, PSG y ahora Juventus. Es súper respetado por Mourinho, un entrenador que él cree que potenció sus virtudes en las dos facetas del juego. En el único lugar que no jugó en su mejor versión fue en Inglaterra, donde no congenió con el particular Van Gaal. “En todo momento me mostraba lo negativo. Y todo eso me iba tirando para atrás. Hasta que llegó un día que discutí, le dije que no quería ver más las malas, que me mostrara cosas buenas. Y a partir de ahí empezó el problema”, blanqueó Angelito. Ese contrapunto jamás se hubiera dado con el Flaco Menotti, otro loco de Central como él. “Di María fue uno de los jugadores más importantes de la historia de la Selección. Pagaría cualquier cifra de dinero para que me muestren cuándo jugó mal un partido con la camiseta argentina. Lo vamos a sentir si Di María no está bien”, fue la frase en las últimas horas del prócer que hoy apoya a la distancia como Director de Selecciones. Se podrán buscar distintas alternativas, con un enroque de nombres o una modificación de esquema, y así brillar para pasar a cuartos. En Argentina hay recambio, pero no otro Di María.

Seguir leyendo:

Así quedó el cuadro de octavos de final del Mundial Qatar 2022

Scaloni dijo que aún no definió a los 11 titulares y elogió a Australia: “Es un buen equipo, saben lo que quieren”

El claro penal que no le cobraron a Uruguay contra Ghana que desató la furia de Luis Suárez

Un día de fiesta en la mansión del “jeque influencer” que es amigo de Messi: “La familia de Leo es mi familia”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba