Política

El Gobierno envió una misión secreta a la OEA para destrabar el asilo político que concedió a la ex ministra de Correa condenada por corrupción

María de los Ángeles Duarte conoció a Rafael Correa en la Universidad y desde entonces mantuvo una buena relación con el ex presidente ecuatoriano (AFP)
María de los Ángeles Duarte y Rafael Correa: los dos fueron condenados por corrupción pública en los tribunales de Ecuador

El canciller Santiago Cafiero ordenó que su jefa de Gabinete, Luciana Tito, viajara en secreto a Washington para solicitar la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el inesperado conflicto diplomático entre la Argentina y Ecuador, que resiste convalidar el asilo político concedido por Alberto Fernández a la exministra María de los Ángeles Duarte Pesantes, condenada a ocho años de prisión por corrupción pública.

La misión secreta de Tito, acompañada en la ocasión por Holger Federico Martinsen, director de la Consejería Legal Internacional de la Cancillería, fue un movimiento diplomático sin antecedentes en la trayectoria institucional de la OEA. Nunca sucedió que un país miembro solicite al foro regional que intervenga en la concesión de un salvoconducto a una exministra sentenciada por sobornos.

Sin embargo, en la Cancillería se aseguró que Tito y Martinsen – ya regresaron al país- sólo viajaron a Washington para obtener precisiones en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), debido a que es el paraguas legal de la Convención del Asilado que aplicó el gobierno para proteger a la exministra de Ecuador.

Duarte Pesantes integraba el gabinete del expresidente Rafael Correa -también condenado por corrupción en la misma causa-, y se encuentra refugiada en la embajada argentina en Quito. Guillermo Lasso, mandatario ecuatoriano, resiste el pedido de asilo solicitado por la Cancillería alegando que no existe ese beneficio legal para condenados por corrupción.

Te puede interesar: El Gobierno concedió asilo diplomático a una ex ministra de Rafael Correa condenada por corrupción

La ecuación de política doméstica es fácil de explicar: si Lasso acepta conceder el salvoconducto a favor de Duarte Pesantes, también debería otorgar idéntico beneficio a Correa, que está prófugo de la justicia de Ecuador con domicilio denunciado en Bélgica.

Tito y Martinsen fueron asistidos en Washington por Carlos Raimundi, embajador argentino ante la OEA. Raimundi tiene como referente político a Cristina Kirchner y defiende a los regímenes totalitarios de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

alberto fernandez santiago cafiero
Alberto Fernández y Santiago Cafiero consideran que la exministra de Correa debe ser asilada en la Argentina, pese al rechazo del gobierno de Ecuador

Mientras los emisarios de Cafiero golpeaban las puertas de la OEA, el embajador argentino en Ecuador, Gabriel Fuks, esperaba los resultados de otra vía de negociación para lograr que se conceda el salvoconducto a la exministra de Correa. El 5 de diciembre, Fuks solicitó una reunión de equipos técnicos y jurídicos con funcionarios de ambos países para este lunes 12 de diciembre. Pero aún no hubo respuesta y nadie sabe en el Palacio San Martín si la resolución algún día llegará.

Esa reunión podría ser clave para determinar las condiciones del salvoconducto -la fecha de salida, cómo llega a la Argentina y qué sucede con su familia-, pero el silencio de la diplomacia local permite entender que todos los trámites han sido -de hecho- frenados.

Duarte Pesantes se encuentra en la embajada de Argentina en Quito desde agosto de 2020, tras probarse su participación directa en el caso Sobornos 2012-2016. Esta investigación judicial reveló una trama de financiamiento irregular del movimiento Alianza País, la coalición política que encabezó Correa y que tuvo como una de sus principales protagonistas a la entonces ministra de Transporte y Obras Públicas.

Una asesora de Correa -llamada Pamela Martínez- llevaba un cuaderno de contabilidad que registraba los aportes ilegales de empresas privadas al aparato político del ex presidente. Entre esas compañías se encontraba la constructora brasileña Odebrecht, que enfrentó casos de corrupción en toda América Latina.

Correa fue condenado en esta causa y se fugó al exterior, mientras que Duarte Pesantes eligió entrar a la embajada de Argentina y solicitar asilo al gobierno de Alberto Fernández. La ex ministra de Correa está en la residencia diplomática sólo para escapar de la sentencia de prisión que dictó la justicia de Ecuador. El viernes 2 de diciembre, Argentina solicitó el asilo diplomático para la ex funcionaria correísta.

Alberto Fernandez y Guillermo Lasso durante un encuentro oficial en la Casa Rosada
Alberto Fernandez y Guillermo Lasso durante un encuentro oficial en la Casa Rosada (AGUSTIN MARCARIAN/)

Argentina y Ecuador adhirieron a la Convención sobre Asilo Diplomático que entró en vigencia el 29 de diciembre de 1954 y que también fuera suscripta por otros dieciocho países de América Latina. En este marco, la Cancillería solicitó asilo a favor de Duarte y pidió una reunión de técnicos de ambos países para resolver los tiempos y la forma que permitirían a la exministra obtener un salvoconducto que le sirva para abandonar la embajada de Argentina en Quito y volar a Buenos Aires.

El 27 de noviembre, a través de un comunicado de su Cancillería, el Gobierno ecuatoriano manifestó que “se ve en el caso de recordar que las convenciones interamericanas que norman el asilo diplomático excluyen la posibilidad de conceder asilo a personas condenadas por la justicia ordinaria por delitos comunes”.

Allí se agregó que el proceso judicial contra Duarte Pesantes “se inició, desarrolló y concluyó con sentencia en firme antes de que inicie el actual gobierno ecuatoriano, contó con todas las garantías procesales para los acusados”. Resaltó, además, que “el delito de cohecho o soborno está tipificado en las convenciones de las Naciones Unidas e interamericana contra la Corrupción”.

De acuerdo al fallo judicial que fue apelado y quedó ratificado en septiembre de 2020, a la ex ministra, quien actualmente tiene 59 años, se la condenó “por el delito de cohecho pasivo propio agravado, tipificado en el artículo 285 del Código Penal y sancionado en el artículo 287 ibídem (hoy artículo 280, incisos primero y tercero COIP)”.

Tanto en su caso como en los de Alexis Javier Mera, Walter Hipólito Solís, Roldán Vinicio Alvarado, Viviana Patricia Bonilla, Christian Vitteri y Pamela María Martínez (otros asesores y funcionarios de Correa), según se afirma en la página 381 del fallo de 415 carillas, “se ha probado su participación como miembros de esta estructura de corrupción, a partir de lo cual, han transgredido de forma conjunta una serie de deberes específicos atinentes a su labor como funcionarios públicos, es decir como coautores del delito de cohecho pasivo propio agravado”.

Guillermo Lasso -presidente de Ecuador- no tiene apuro para resolver esta encrucijada diplomática que puede impactar con muchísima violencia política en su agenda doméstica. Si le concede el asilo a la ex ministra sentenciada por corrupción, no tendría otra alternativa que hacer lo mismo con Rafael Correa, que está prófugo tras su condena por haber recibido sobornos de compañías privadas.

Evo Morales, Luciana Tito, Oscar Laborde
Evo Morales, expresidente de Bolivia, Luciana Tito, jefa de Gabinete de la Cancillería, y Oscar Laborde, embajador argentino en Venezuela, durante un encuentro oficial

En la Cancillería que conduce Cafiero no sorprende la posición política del gobierno ecuatoriano. En abril de este año, Lasso visitó Buenos Aires y ratificó su posición institucional ante Alberto Fernández. Ocurrió durante una conversación a solas que ambos mandatarios protagonizaron en la Casa Rosada.

“Hablamos de manera general, no específica ni profundizando porque María de los Ángeles Duarte está sentenciada por un acto de corrupción en el Ecuador, y obviamente es el estatus legal de ella en el país. Eso lo sabe el presidente Fernández y obviamente, las decisiones que tome Argentina respecto de este caso nosotros las respetaremos. Pero en Ecuador ella está sentenciada por corrupción. Por lo tanto es un tema judicialmente definido”, sostuvo Lasso durante una entrevista periodística a un medio argentino.

El Gobierno de Alberto Fernández considera que Duarte es una presa política y merece su asilo en la Argentina, una posición institucional que es rechazada por Ecuador. Para la administración de Lasso, la ex ministra de Correa es una delincuente común que busca fugar de la justicia de su país apelando a un tratado internacional que no la protegería por los hechos de corrupción cometidos.

Seguir leyendo:

Tras el renunciamiento de Cristina Kirchner, la CGT acelera su armado para 2023 con los gobernadores y movimientos sociales

Cómo impactó en redes sociales la decisión de Cristina Kirchner de no competir en las próximas elecciones

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba