Política

Federico Pinedo: “Hay que defender el sistema para que la democracia subsista y evitar más barbaridades del Gobierno”

Estuvo a cargo por pocas horas de la Presidencia de la Nación, en ese no lugar que fue el fallido traspaso de mando entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri. Pasaron ya siete años de ese fugaz interregno del 9 al 10 de diciembre del 2015, en que Federico Pinedo, desde el Senado, cumplió un rol institucional clave. Ahora, como integrante de los equipos políticos de Patricia Bullrich, advierte sobre los peligros que enfrenta otra vez el régimen democrático: “Este gobierno ya no va a hacer nada más que sobrevivir y generar problemas. Por eso tenemos que defender el sistema para que la democracia subsista”.

Lo dice el ex presidente provisional del Senado en simultáneo a la decisión que tomó el Gobierno de incumplir el fallo de la Corte Suprema que ordenó devolverle a la ciudad de Buenos Aires fondos de la coparticipación federal que unilateralmente le recortó para transferirlo a la administración bonaerense de Axel Kicillof.

“Alberto Fernández le afanó la plata a la Ciudad de Buenos Aires, a los vecinos, y se la dio por decreto a un tipo de su mismo signo político, que es Kicillof”, advirtió Pinedo. Pero también, en la entrevista en los estudios de Infobae, el dirigente opositor habló sobre Macri, la interna con Horacio Rodríguez Larreta y el futuro del peronismo.

Frases destacadas de la entrevista a Federico Pinedo

1- Cuando el Poder Nacional quiere cargarse el poder de las provincias o de alguna provincia, la Corte Suprema defiende a la provincia, defiende el federalismo. El Poder Nacional no le puede afanar a una provincia, sea la Ciudad de Buenos Aires u otra. Eso dijo el fallo de la Corte.

2- Alberto Fernández le afanó la plata a la Ciudad de Buenos Aires y se la dio por decreto a un tipo de su mismo signo político, que es Kicillof. La Corte dijo “dejen de sacarle plata ilegalmente a la ciudad de Buenos Aires”.

31- Si se desobedece el fallo de la Corte Suprema, si el Ministerio de Economía no le pasa la plata a la Ciudad y se la sigue sacando, eso es delito de desobediencia, que es sancionado por el Código Penal.

4- Los gobernadores dicen que les quitan muchos recursos a las provincias. Y eso es absolutamente mentira. El 100% de los recursos de las provincias no se tocan. Lo dice la Corte y es así.

5- El Frente de Todos no puede hacer un juicio político a la Corte Suprema. No lo pueden hacer porque no representan a todos los argentinos como para hacer esa barbaridad. Ellos representan un grupo minoritario, por eso no se pueden cargar a la Justicia de los argentinos.

6- El kirchnerismo se pone casi afuera de la ley al decir “a mí no me puede juzgar la Corte Suprema”. Plantean que los kirchneristas son una raza elegida que está por encima del pueblo argentino. Están saliendo del sistema político democrático y cuando hacés eso es que ya estás terminado, no tiene retorno, es un mamarracho.

7- Sin Cristina candidata, ahora el kirchnerismo tiene que elegir quién lo va a representar y el peronismo tiene que hacer lo mismo. El peronismo peronista de Perón -no de Kirchner- tiene que resolver si lo sigue conduciendo La Cámpora o si ellos son el peronismo de Perón. Si son el Movimiento Nacional de Argentina o los seguidores de La Cámpora.

8- No hay ninguna posibilidad de que Juntos por el Cambio se divida. Todo el mundo sabe que es más importante Juntos por el Cambio que cualquier persona, que cualquier individualidad. Todos saben -y eso es más contundente para algunos políticos- que el que saca los pies del plato se muere.

9- Juntos por el Cambio no es un grupo de gente que quiere ganar algo, es una necesidad de la Argentina. Es una coalición política que, desde el 2015 hasta ahora, en cada turno electoral sacó más del 40% de los votos una vez. En el 2015, 2017, 2019, 2021 y ahora venimos de vuelta. Es una poderosa fuerza política que equilibra el sistema político frente a un poder tan abusivo como el kirchnerismo.

10- Macri es un señor que si quiere puede ser candidato y tiene mucha gente que lo apoya, pero no creo que lo sea. Mauricio no va a ser candidato porque él está ayudando a sus candidatos. Yo trabajo con Patricia Bullrich y Mauricio nos acompaña y nos apoya un montón.

11- No lo veo a Macri diciéndole “bajate” a nadie. Macri no le va a decir a Patricia Bullrich bajate, ni a ella ni a nadie. Le va a decir “si querés, competí”. Es lo que siempre dijo. Patricia va a ser candidata a Presidenta. Estoy seguro de eso. Pase lo que pase.

1- No podemos pelearnos con el electorado de Rodríguez Larreta y con Horacio tampoco. La gente que lo va a votar a él, si ganamos, nos tiene que votar a nosotros. Es gente a la que representamos y que nos votó como PRO y como Juntos por el Cambio. Pensamos en algunas cosas diferentes y por eso la gente va a elegir.

12- Rodríguez Larreta centró su posición en que hay que lograr un acuerdo del 70% de los argentinos. Yo traduzco eso como que un acuerdo con Massa. Nosotros no. Vemos que hay muchos políticos que no son parte de la solución, son parte del problema. Y Massa, la verdad, que no nos genera una enorme confianza.

13- María Eugenia Vidal es candidata a Presidenta. Pero puede ser una candidata de unidad en la ciudad de Buenos Aires. Ella conoce la Ciudad y la ha gobernado con Macri, fue una pieza importante en su gestión.

14- Si creés que los patoteros les pueden ganar al gobierno democrático, tenés que cerrar todo y te tenés que ir de la política. O peleás para derrotar al tipo que desafía a las instituciones democráticas, con el pueblo argentino, o te tenés que ir porque no calzás el número que tenés que calzar para estar gobernando.

15- Este gobierno ya no va a ser nada más, va a sobrevivir, va a seguir así como hasta ahora, sin resolver nada y generando más problemas. Nosotros tenemos que defender el sistema para que aguante, para que la democracia subsista y funcione. Evitar que hagan barbaridades.

16- Nos falta mucho para tener una selección de Juntos por el Cambio como la Selección Argentina. Por lo pronto no está Messi, no hay un Messi en Juntos por el Cambio. Tenemos que tratar de hacer una Selección como la de Scaloni, que era un equipo plantado que le podía ganar a cualquiera. Necesitamos tipos patriotas, decentes, austeros, comprometidos y que estén dispuestos a dejar toda la cancha y a pelear.

La entrevista completa en los estudios de Infobae

– Contame cómo viviste el Mundial y una reflexión sobre la victoria de la Selección en Qatar.

Tengo recuerdos así de una enorme alegría expansiva de cuando era muy chico y Estudiantes competía por el Campeonato del Mundo. Estudiantes era un equipo chiquito y cuando ganó se suspendieron las clases, salimos todos a gritar por la calle y también recuerdo los otros mundiales. Esa misma alegría inexplicable se vio reflejada todos estos días. Es una cosa maravillosa.

– ¿Cómo viste el tema del operativo de seguridad y los festejos?

Es que no hubo operativo de seguridad. Dejaron que las cosas se manejaran solas, lo que implicó un riesgo descomunal con tanta gente en la calle. Vos sabés que los líos los arman poquitas personas. Si 50 tipos empezaban a hacer incendios podría haber pasado cualquier cosa.

Pero afortunadamente, por Dios y la Virgen, no pasó nada y seguimos festejando.

– Apareció también mezclada la interna del Gobierno.

Esas cosas que uno no puede entender, visto de afuera. Cuando vos decís “acá se podrían haber muerto 200 personas”. Y ves unos tipos peleándose por no sé por qué. Bah, en realidad sí sé: por el poder. Por cosas que la gente no sabe qué son. Increíble.

– Hay un consenso general sobre el tema de la Selección. Todos la ponen como ejemplo, sobre cómo tenemos que ser los argentinos.

Yo sentí ese ejemplo. Esfuerzo, profesionalismo, seriedad, sacrificio, seriedad, respeto. Todos eran buenos mensajes.

– Mi pregunta aquí apunta a la política, en general, oficialismo y oposición. ¿Está en condiciones la política de seguir ese ejemplo que todos reconocemos?

Es imposible hablar de “la dirigencia política”, es lo mismo que hablar de los que insultan a los periodistas. Pero hay que construir una masa crítica de políticos que se ocupen de los problemas de la gente. Políticos que sean humildes y que traten de hacer lo mejor de sí mismos y que pongan lo que hay que poner, aunque parezca que no les conviene. Estamos en eso. No sé si decirte “soy optimista”, en el sentido que la Argentina va a salir adelante y que los valores del bien van a triunfar. No te digo que eso va a pasar. Digo que vamos a luchar para que eso pase.

– ¿Identificás en el peronismo esas virtudes también?

Es un tema humano y además hay muchos intereses cruzados. Hay gente que está acostumbrada a vivir en el mundo de la política, que es un mundo cruzado por intereses de un montón de cosas, que no son políticas, sino que son plata, negocios, hacete amigo del juez. Los tipos que espían, la basura y todas esas cosas. Hay empresarios depredadores, que son tipos que lucran con la destrucción de la Argentina y no les importa nada y siguen lo mismo.

El otro día llegué a Paraná, tenía que ir a una reunión académico-política y había un solo vuelo para ir a Paraná y un solo vuelo de vuelta que se demoró tres horas. Yo decía “pensar que estaban las low cost, la competencia aérea para que la gente se pudiera movilizar con pasajes baratos. Todo eso lo destruyeron porque hay cinco tipos que querían hacer un negocio.

Eso a mí me afecta, pero al turismo de la Argentina que genera cientos de miles de puestos de trabajo también. Lo dejan sin trabajo para que cinco vivos puedan hacer su negocio. Cierran las aerolíneas baratas y vos decís “Flaco, ¿cuándo van a parar estos tipos? Hay que pararlos”.

– Te voy a pedir un ejercicio de imaginación. Si tuvieras que armar o comparar la Selección Argentina con tu Selección de Juntos por el Cambio ¿Cómo la armarías?

Por lo pronto, nos falta mucho para tener una selección de Juntos por el Cambio como la Selección Argentina. Por lo pronto no está Messi.

– Buena definición. Juntos por el Cambio no tiene un Messi.

No, la verdad que no hay un Messi. Lo que me encantó de esta Selección es que en los mundiales anteriores estábamos cortando clavos para que se le ocurra una genialidad a Maradona y nos salve de una pateadura que nos estaban pegando. Esta vez había un equipo plantado que te daba la sensación de que le puede ganar a cualquier equipo.

Nosotros tenemos que tratar de hacer esta última versión: tipos patriotas, decentes, austeros, comprometidos y que estén dispuestos a dejar todo en la cancha y a pelear. Después ganás, perdés, se verá. ¿Me preguntás nombres?

– Claro. Algunos, por ejemplo ¿quién sería DT?

El técnico es el presidente. Y la Presidenta para la que yo trabajo es Patricia Bullrich, que es motivadora, que tiene coraje, que tiene convicción, tiene claridad, que se la juega, te motiva cuando entrás a la cancha.

– ¿Y vos qué serías?

Yo estoy entre el medio de la cancha y la defensa.

– Un Paredes…

Un cinco, claro. Pero tenemos algunos tipos creativos. Como Luciano Laspina en Economía. Gente muy buena en Educación, que está pensando en cómo hacer una revolución educativa.

– ¿Quién tendría la responsabilidad de meter los goles?

Los goles los van a hacer todos. Cualquiera. Cuando un defensor va a cabecear, puede meter un gol.

– Vamos a dejar un poco el Mundial y entramos de lleno en la política. ¿Cómo estás viendo la interna en Juntos por el Cambio y la discusión de las candidaturas? A veces parece que se matan todos con todos y otras veces están como en un remanso.

Yo estoy todo el tiempo en un remanso. La verdad que no hay ninguna posibilidad de que Juntos por el Cambio se divida. Todo el mundo sabe que es más importante Juntos por el Cambio que cualquier persona, que cualquier individualidad y todo el mundo sabe -y eso es más contundente para algunos políticos- que el que saca los pies del plato se muere.

Vos te podés ir de Juntos por el Cambio, pero al día siguiente no existís más. Porque Juntos por el Cambio no es un grupo de gente que quiere ganar algo, es una necesidad de la Argentina.

Con el kirchnerismo ¿qué sería la Argentina si no estuviera Juntos por el Cambio? Con todos sus diputados, sus senadores, sus gobernadores, sus militantes, sus voceros, sus pensadores. ¿Qué sería? Es inimaginable. Tenemos un deber que cumplir. El que se va del deber muere, es así. Afortunadamente.

– ¿Creés que están todos conscientes de esa disyuntiva?

Son conscientes que, si se salen del plato, se mueren. De eso sí son conscientes y eso sí unifica todo. Ahora estamos tratando de armar los mejores equipos. Esa es la verdad, no queremos destruir al otro. Si el otro nos gana vamos a trabajar con el otro.

– ¿Esa definición la ves como una carrera de obstáculos que incluye una definición en PASO?

Va a ser en PASO, en las primarias. Eso es muy importante por la situación que vive en la Argentina, que requiere un liderazgo fuerte, un liderazgo motivante, un liderazgo legitimado y tiene que estar legitimado por el voto.

La Argentina necesita que su próximo líder sea definido en una elección.

– Vamos a meternos en la coyuntura, con una noticia de alto impacto vinculada al fallo de la Corte que tomó con respecto al tema de la coparticipación. Quería una reflexión tuya.

Lo estudié mucho, trabajé en ese tema con la ciudad de Buenos Aires, colaborando con los abogados. La Corte siguió su criterio, que es: cuando el Poder Nacional quiere cargarse el poder de las provincias o de alguna provincia, la Corte Suprema defiende a la provincia.

Defender la provincia quiere decir defender las instituciones, defender el federalismo, defender la democracia, porque la democracia es los pueblos de cada provincia que votaron a sus gobernantes para que los representen y los gobiernen.

El Poder Nacional no se los puede afanar y eso es el fallo de la Corte. La Nación no le puede afanar a las provincias, más allá de la Ciudad de Buenos Aires.

– El argumento del federalismo lo plantean los gobernadores del peronismo.

Pero eso es mentira. Los gobernadores dicen que les quitan muchos recursos a las provincias. Y eso es absolutamente mentira. El 100% de los recursos de las provincias no se tocan. Lo dice la Corte y es así.

Estamos discutiendo fondos que la Nación le quitó a la ciudad de Buenos Aires. El kirchnerismo se lo quitó a la ciudad de Buenos Aires diciendo qué: diciendo que la ciudad de Buenos Aires había obtenido esa plata por un acuerdo político con Macri, que era de su mismo signo político. ¿Y qué hizo Alberto Fernández cuando le afanó la plata de la Ciudad de Buenos Aires?

Se la dio a un tipo de su mismo signo político, que es Kicillof. Por medio de un decreto, que dice “lo que le saco a la Ciudad de Buenos Aires se lo doy a Kicillof”.

Fue una cosa increíble, porque se lo sacó a los vecinos de la ciudad. Le quitó la seguridad, las cosas que tenían, para dárselo a un tipo de su partido y lo dice él en el decreto.

Y cuando va a la Corte dice “no esto se lo dieron por un arreglo político”. Es una cosa increíble. Pero bueno, se hizo justicia, parcialmente, porque todavía no se resolvió el fondo de la cuestión.

Esto, simplemente, es que la Corte dice que dejen de sacarle plata ilegalmente a la ciudad de Buenos Aires.

– El argumento de los gobernadores apoyados por el presidente o viceversa, porque no queda claro, es que esto es un ataque al federalismo….

Que es mentira…

– Está claro, pero también hay un pedido para que no se cumpla, que no se respete ese fallo.

A parte de mentir es una payasada. No se puede no respetar un fallo.

– El kirchnerismo lo ha hecho ya…

No. Hicieron unos trucos. En el caso de los Kirchner en Santa Cruz, la Corte les ordenó que repongan a un procurador que lo habían sacado arbitrariamente del cargo. La Corte dijo “póngalo en ese cargo de vuelta, porque lo sacaron mal”. Lo que los Kirchner hicieron fue eliminar el cargo, por eso no se podía cumplir materialmente. Si eso merecía una sanción o no es otra discusión.

Pero en este caso concreto si vos desobedecés el fallo, si el Ministerio de Economía no le pasa la plata a la Ciudad y se la sigue sacando, eso es delito de desobediencia, que es sancionado por el Código Penal.

– ¿Y qué pensás que los gobernadores les pidan eso al presidente?

Que es una payasa, para hacer creer que la Justicia avaló al macrismo.

– Esta confrontación que tiene el kirchnerismo y el Frente de Todos con la Justicia ¿Cómo la estás viendo? Está el tema del Consejo de la Magistratura, amenazas de juicio político…

No pueden hacer un juicio político. No pueden hacer eso porque no representan a todos los argentinos como para hacer esa barbaridad. Ellos representan un grupo minoritario de argentinos. Entonces no se pueden cargar la Justicia de los argentinos.

¿Para qué lo hacen? Para deslegitimar a los que dicen que han cometido delitos. Un tipo te prueba que has cometido un delito, entonces dicen “ese tipo que me está acusando es un sinvergüenza” y esa es la defensa: “Flaco, decí cómo por qué no cometiste el delito”.

Ese es el jueguito que hacen, lo que pasa que eso pone al kirchnerismo casi afuera de la ley, porque al ponerse ellos por encima de la ley y decir “a mí no me puede juzgar la Corte Suprema”, se quieren poner por encima de todas las leyes de la Argentina y por encima del pueblo argentino. Plantean que los kirchneristas son una raza elegida, por encima del pueblo argentino.

Al hacer eso, los tipos están saliendo del sistema político democrático y están perdiendo capacidad interlocución con el sistema político democrático. Cuando vos hacés eso es que ya estás terminado, eso no tiene retorno, es un mamarracho.

– ¿Le creés a Cristina Kirchner cuando dice que no va a ser candidata a nada el año que viene? ¿Qué consecuencias tiene que no sea candidata?

La verdad que ni le creo ni le dejo de creer. No sé. Ella hasta ahora puede ser candidata, si no hay una resolución de la Corte Suprema antes de que se elija, puede ser candidata. Así que ella decidirá si es o no es. Si cumple con eso que dijo o no.

– Porque ella dice que está proscripta.

No está proscripta, porque puede ser candidata. Si la Corte Suprema finalmente dice que se cometió un delito y los que cometen delito no pueden ser candidatos, bueno, será así, es la ley, pero todavía no lo dijo.

Ella puede ser candidata si quiere, pero no sé qué hará.

– ¿Y qué consecuencias tiene?

La consecuencia que tiene es que ahora el kirchnerismo tiene que elegir quién lo va a representar y el peronismo tiene que hacer lo mismo.

El peronismo peronista de Perón, no de Kirchner, el peronismo de Perón tiene que resolver si lo sigue conduciendo La Cámpora o si ellos son el peronismo de Perón.

Si son el Movimiento Nacional de la Argentina o si son los seguidores de La Cámpora. Tienen que elegir y no sé qué harán. Yo creo que van a elegir un candidato, de lo que tienen, y competirán, supongo.

– ¿Creés que también tiene una consecuencia para Juntos por el Cambio que Cristina decida no ser candidata?

No. Juntos por el Cambio es una coalición política que, desde el 2015 hasta ahora, en cada turno electoral sacó más del 40% de los votos una vez. En el 2015, 17, 19, 21 y ahora venimos de vuelta.

Es una poderosa fuerza política que es lo que equilibra el sistema político frente a un poder tan abusivo como el kirchnerismo.

Nosotros estamos acostumbrados a que le tenemos que ganar cualquiera que nos pongan enfrente. Eso es como el fútbol: si querés ser campeón del mundo, le tenés que ganar a cualquiera. Le tenés que ganar a Francia y le tenés que ganar a Croacia, y si te toca Brasil, le tenés ganas a Brasil. Para nosotros es indiferente.

– Te lo pregunto porque algunos interpretan que la salida de Cristina Kirchner de las candidaturas implica también el corrimiento o la salida del escenario de Mauricio Macri. ¿Ves una equivalencia?

Yo no puedo hablar por Mauricio Macri porque es un tema personalísimo de él. Mauricio Macri es un señor que si quiere puede ser candidato y tiene mucha gente que lo apoya.

Lo que pienso y lo que creo es que Mauricio no va a ser candidato porque él está ayudando a sus candidatos. Yo trabajo con Patricia Bullrich y Mauricio nos acompaña un montón, nos apoya un montón, y lo que veo es que él está tratando de hacer tres cosas: la primera es garantizar la unidad de Juntos por el Cambio; la segunda es que Juntos por el Cambio gane la elección o que la oposición gane la elección; y tercero, que sepamos lo que tenemos que hacer el día 1 y hacerlo. Tener el coraje y la decisión para hacerlo.

En eso trabaja Mauricio Macri. Yo no lo veo trabajando para ser candidato, pero lo dirá él si es candidato o no.

– En un porcentaje como lo ves: ¿100% alejado de esa posibilidad? A veces se mueve como si fuera candidato, no como si fuera un mentor.

Él se mueve como un gran dirigente político de la Argentina, muy representativo de la Argentina, también en el exterior. Es un dirigente enorme de Juntos por el Cambio, decisivo. Se mueve como eso, eso es lo que es.

Si quiere ser candidato, será candidato, no sé. La verdad que no quiero hablar por él. Me parece que no va a ser, pero podría serlo.

– ¿Podría haber algún tipo de conversación o algún tipo de negociación entre Patricia Bullrich y Macri sobre candidaturas? ¿Ves un escenario en el que Macri le diga “bajate”?

No. No lo veo. No lo veo a Macri diciéndole “bajate” a nadie. Macri no le va a decir a Patricia Bullrich “bajate”. Ni a ella ni a nadie.

Le va a decir “si querés, competí”. Es lo que siempre dijo.

– ¿Creés que Patricia se bajaría si tuviera un pedido así o tuviera una negociación?

Patricia Bullrich va a ser candidata a Presidenta. Estoy seguro de eso.

– ¿Pase lo que pase?

Pase lo que pase.

– ¿Y a Federico Pinedo qué lugar le gustaría? ¿Canciller?

Soldado. Me encantaría ser canciller pero ahora no tiene ninguna relevancia. Estoy en este momento entre el mediocampo y la defensa.

– Seguimos como Paredes…

Espero que cerca de la primaria me cruce de la defensa para el ataque.

– ¿Como un Enzo Fernández, digamos?

Sí, tal cual.

– ¿Por qué elegiste a Patricia Bullrich como dirigente o como líder para este momento y encolumnarte detrás de su candidatura?

Patricia está convencida de que hay que cambiar la Argentina y que la Argentina está atrapada por un grupo de intereses creados y por un grupo de depredadores que para obtener ganancias para ellos están dispuestos a destruir la Argentina, cosa que han hecho, en todos lados: en la política, en los sindicatos, en las empresas, en los negocios internacionales, en cualquier cosa. En la mafia en el narco.

El tema si le vamos a dejar la Argentina a ese grupo de gente o si le vamos a ganar y vamos a hacer una Argentina mejor. Hay algunos que tienen dudas si no hay que arreglar con algunos de esos tipos, y nosotros, Patricia Bullrich -por eso la estoy acompañando- dice que hay que dar esa pelea, que la Argentina es mejor que ellos y hay que ganarles para que la Argentina funcione.

Si vas a transar, no tiene salida, no tiene salida.

– Mencionaste mafia y narcos. ¿Ves que hay vinculaciones con el kirchnerismo?

No digo kirchnerismo. Hablo de la Argentina. Cuando tenés una operación narco como la que tenés en el Norte Argentino, donde fuimos con Patricia, a la frontera, a hablar con los actores y ver lo que pasa -cuando éramos diputados nacionales- o tenés la operación de Rosario o la de Comodoro Rivadavia, eso no es neutral para la política. Eso impacta en la política.

Han metido presos a jefes de policías de dos o tres provincias por vínculos con el narco, han metido presos jueces, jueces federales en la zona de frontera por vínculos con el narco. Han metido presos políticos por vínculos con el narco, de todos los partidos.

Cuando íbamos con Patricia a la frontera -éramos oposición en ese momento- llegamos donde estaban pasando montañas de contrabando (pero montañas literales) arriba de gente, de barcos, de botes de goma. Le decíamos a los gendarmes: ¿no ven que están haciendo contrabando, que puede entrar droga o cualquier cosa? “Sí, sí”. ¿Y por qué no los agarran?, “Porque son más que nosotros”, decía el gendarme.

Otro día, el mismo viaje. Vimos a un fiscal federal y le preguntamos cómo está la situación. El tipo decía “a mí todos me conocen, saben a qué escuela van mis hijos”. ¿Qué solución proponés o hacés? “Creo que el control de la de la Policía tendría que estar más abajo en la Argentina, cerca de Tucumán”. Y nosotros estábamos en Salta, cerca de la frontera con Bolivia. Se les regalaba el noroeste argentino a los narcos. Esto no es neutral para la política. Hablo de mafia y de narcos, que infecta a todo.

La interna de Juntos por el Cambio

– Patricia Bullrich plantea como uno de los eslogan de campaña “la fuerza del cambio”.

Sí, ese es nuestro lema, lo que define a nuestro grupo.

– ¿Alcanza la fuerza?

Tenés que tener más fuerza que tu adversario y más voluntad que tu adversario, sobre todo. La fuerza es disuasiva y la fuerza es en el sentido de entusiasmo. Es la sensación de que estás en el partido para ganarlo y que vas a dar la pelea y que lo podés ganar. Es esa convicción.

– ¿Ese concepto no puede generar más división o más grieta?

No. Si ganamos la elección vamos a decirles a los argentinos, con toda claridad: nosotros no venimos acá para pelear con los otros políticos, venimos para sacar la Argentina de este desastre y vamos a hacerlo con todos los que nos acompañen.

Por supuesto que aquellos que se enfrenten al cambio y que quieran seguir como estamos, estaremos enfrente.

– Hace poquitas horas ayer, Juan Pablo Arenaza, que es jefe de campaña de Patricia Bullrich, publicó un tuit muy fuerte contra Larreta. “Si toman el Obelisco como vas a gobernar el país”. ¿La discusión o la disputa con Horacio Rodríguez Larreta se va a poner más picante?

Los dirigentes superiores tenemos que ponernos por encima de la “piña personal”, de la pelea personal. Por supuesto que si te pegan te tenés que defender, pero hay que estar por encima de eso. La gente que lo va a votar a Rodríguez Larreta es gente que, si nosotros le ganamos, nos tiene que votar a nosotros. Y es gente a la que nosotros representamos y que nos votó como PRO y como Juntos por el Cambio.

Los políticos no están por encima de la gente, los políticos somos representantes de la gente. Nosotros no podemos pelearnos con el electorado de Rodríguez Larreta y con Horacio tampoco. Hemos trabajado juntos un montón de tiempo y pensamos algunas cosas diferentes, pero bueno. Por eso la gente va a elegir.

– Pero cuáles son esas diferencias que vos identificás entre la propuesta de Patricia Bullrich y la propuesta de Horacio Rodríguez Larreta?

Horacio centró su posición en que hay que lograr un acuerdo del 70% de los argentinos. Yo traduzco eso como que hay que lograr un acuerdo con Massa, esa es mi traducción al español.

Nosotros no. Vemos que que hay muchos políticos que no son parte de la solución, son parte del problema y que hay que lograr un apoyo de una parte muy importante de la Argentina pero a favor de algo, no simplemente para hacer un acuerdo, a favor de cambiar las cosas como están.

– Es decir que con Massa acuerdo no.

Massa la verdad que no nos genera una enorme confianza.

– ¿En la ciudad de Buenos Aires cuál es el candidato de ustedes?

En la ciudad de Buenos Aires nuestro candidato es Jorge Macri.

– ¿La ven a Vidal como una candidata de unidad?

Ella hasta ahora dice que va a ser candidata a Presidenta.

– ¿Pero cómo la ves? ¿Podría ser?

Puede ser. Fue ministra de la ciudad, conoce la ciudad. Hemos gobernado juntos. Yo no estaba en el Gobierno de la Ciudad, era diputado nacional, acompañando la gestión de Macri y Vidal era una pieza importante. Pero ella es candidata a Presidenta, no a jefa de gobierno.

Principios y futuro

– ¿Qué es la grieta para vos?

La grieta es el producto de gente que cree que está por encima de la ley y que no le importa romper nada con tal de mantener el poder. Frente a eso, lo único que te queda es combatirlo.

Nunca vamos a poder aceptar que alguien diga “yo estoy por encima de la ley”, o “yo estoy dispuesto a violar cualquier ley para obtener poder”.

– ¿Entonces esa grieta va a seguir?

En un momento los que digan ese tipo de barbaridades van a ser marginales en la política. Van a volver a ser marginales.

– Te lo pregunto porque por ejemplo Pablo Moyano estuvo protestando dentro de un Ministerio.¿Cómo se preparan para 2024? Con los Moyano, los Baradel, con los sindicalistas que están alineados con Cristina Kirchner. ¿Se vienen otra vez toneladas de piedras?

Vamos a trabajar con todos. Sindicalistas, opositores, con todos los que pongan toda la energía en la generación de trabajo. Los que estén en contra de generar trabajo son enemigos de la gente, de los desempleados.

Entre uno de esos personajes y un desempleado vamos a trabajar para el desempleado.

– ¿Pero cómo se hace para enfrentar eso? Porque de lo declamativo es más fácil.

El Gobierno más los desempleados somos más que los patoteros, sin dudas. Si creés que los patoteros les pueden ganar al gobierno democrático tenés que cerrar todo e irte, no podés ser un político, no podés ser un político democrático, te tenés que ir de la política.

Si creés que alguien le puede ganar a las instituciones, te tenés que ir. O peleás para derrotar al tipo ese que desafía las instituciones democráticas, con el pueblo argentino, o sino te tenés que ir, porque no calzás el número que tenés que calzar para estar gobernando.

– Dos preguntas finales, cómo estás viendo el equilibrio interno dentro del Frente de Todos y la situación del presidente. Quedó bastante mal con esto de que los jugadores ni siquiera quisieron acercarse a la Casa Rosada.

Sí, muy feo.

– El único presidente que nunca recibió a la Selección.

Cuando a uno le pasa eso tiene que preguntarse qué hice mal.

– Él dice que es el presidente de las tres copas.

No sé qué copas, pero bueno. Lo que creo es que el Gobierno no sabe qué hacer. Hay tres grupos que cada uno hace lo que quiere. El del Presidente, el de Cristina y el de Massa y los argentinos estamos ahí, en medio de esa discusión.

Yo creo, como muchísimos argentinos pensamos, que este gobierno ya no va a ser nada más, que va a sobrevivir, va a seguir así, como hasta ahora, sin resolver nada y generando más problemas.

Nosotros tenemos que defender el sistema para que aguante, para que la democracia subsista y funcione. Evitar que hagan barbaridades. Creo que no tienen muy buenos candidatos. Tienen cuatro: dos de derecha y dos de izquierda. Los de derecha son Scioli y Massa, y los de izquierda, “Wado” De Pedro y Kicillof. Tratarán de hacer algún menjunje con todo eso.

– La última, con La Cámpora. Primero ¿qué representa para vos la Cámpora? y segundo ¿cuál es el futuro que vos le ves a como organización política?

La Cámpora es un grupo político que está acostumbrado a tener el poder y a hacer política con el dinero del Estado. Alguien llega a la política y lo nombran subsecretario. No es así la vida. Creo que tienen que recapacitar, tienen que volver adentro del sistema democrático, que eso implica saber ganar y perder, respetar al adversario, tener una actitud constructiva. No todo es tu propio poder es más importante la Argentina que ellos y que nosotros. Creo que tienen que reflexionar y hacer política de otra manera.

Seguí leyendo

Diana Conti, la dirigente que quería una “Cristina eterna” y le anticipó que podía terminar presa

Javier Milei: “Cristina Kirchner renunció a ser candidata porque no tiene los votos para ganar”

De la Torre: “Diego Santilli conoce la Ciudad de Buenos Aires pero no la Provincia”

Jorge Asís: “Cristina Kirchner es un personaje para una ópera, miles la adoran y miles la quieren encanada y humillada”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba