Política

Daniel Scioli reivindicó su perfil “moderado” y no descartó ser candidato: “Cuando llegue el momento, se evaluará”

El embajador en Brasil, Daniel Scioli, reivindicó su condición de “moderado” y no descartó ser candidato en las próximas elecciones. Sin embargo, aclaró que “respeta el derecho constitucional” de buscar un nuevo mandato que tiene Alberto Fernández, con quien manifestó que lo vincula una relación de “amistad y afecto”.

Las declaraciones del ex gobernador bonaerense fueron pronunciadas luego de que Cristina Kirchner relativizara su primera definición de que no sería “candidata a nada” este año y sólo el Presidente se muestra por ahora con intenciones de competir con su postulación en unas PASO dentro del Frente de Todos.

En una entrevista con Infobae en el Torreón del Monje de Mar del Plata, el dirigente peronista se refirió a su actividad diplomática y resaltó que el Frente de Todos debería imitar la exitosa estrategia electoral que desplegó Luiz Inacio Lula Da Silva para volver al poder, con la incorporación a su coalición de antiguos rivales políticos y electores ajenos a su espectro ideológico.

Durante el reportaje, Scioli advirtió que el Mercosur iba camino a romperse si continuaba Jair Bolsonaro en el Planalto y destacó que su gestión como embajador le dio “la oportunidad de ser un banco de prueba para demostrar cómo se puede cerrar una grieta con posiciones ideológicas extremas, por un momento muy violentas, agraviantes”.

Principales definiciones de Scioli

1- “Es el tiempo de los moderados. El presidente es un hombre moderado y yo soy un hombre moderado, no de ahora, de siempre. La moderación, la templanza, poder hablar con el que piensa distinto, la tolerancia. A mí y al presidente nos decían ¿por qué no reaccionan? Es sentido de la responsabilidad y la gente lo reconoce con el tiempo, porque reaccionar intempestivamente puede generar más daño”.

2- “Hoy yo tengo un presidente que tiene el derecho constitucional de ir por la reelección, que tengo que respetar. Aparte todos saben la relación de amistad, de afecto que tengo con él. Y tengo una misión inmediata que es llegar al acuerdo con Brasil. Cuando llegue el momento se evaluará”.

3- “Soy un hombre de trabajo, de compromiso, de no poder ser indiferente a alguien que sacó en 2015 casi el 49% de los votos. Frente a toda esa gente yo digo siempre “acá estoy para ayudar” y, cuando llegue el momento, tomar la decisión que crea que puedo colaborar más. Esa es la respuesta que puedo dar en estos momentos”.

4- “En su campaña, Lula buscó puntos de encuentro mucho más allá de su electorado. Convocó a quien fue su rival, Alckmin y al propio Fernando Henrique Cardoso pensando en ganar una segunda vuelta. La mayoría de las elecciones se definen en los balotajes. Nosotros también tenemos que ir a puntos de encuentro con ese electorado”.

5- “Brasil me dio la oportunidad de ser un banco de prueba en demostrar cómo se puede cerrar una grieta con posiciones ideológicas extremas. Por un momento muy violentas, agraviantes”.

6- “Demostré cómo se puede cerrar la grieta y que la moderación de mi parte -que es la contracara de discursos intolerantes, agraviantes y de odio que vemos- podemos encontrar beneficios y avances. Modelación no es tibieza, es firmeza y responsabilidad para alcanzar objetivos, como reconstruir la relación con Brasil”.

7- “Yo les puedo asegurar que con las posiciones extremas y la orientación del gobierno anterior en Brasil íbamos camino a romper el Mercosur”.

8- “Brasil y Argentina, juntos, somos una potencia mundial productora de alimentos, productora de energía, en ciencia y tecnología. Esto se va a expandir seguramente a la región, con un Mercosur renovado y recrear lo que fue la alianza latinoamericana”.

9- “Hoy existen dos grandes coaliciones, desde mi punto de vista, que están empatadas, sumando todos los candidatos posibles, y hay un Javier Milei que tiene un interesante nivel de adhesión y hay que preguntarse por qué”.

10- “La ley de las PASO está vigente, no es una opción. Las PASO son muy interesantes porque alientan la participación y las aspiraciones, desde el candidato a concejal en un pueblo del interior hasta el máximo nivel institucional. Moviliza, integra, ordena y es el poder de la gente que democráticamente ordena las candidaturas”.

11- “En la reunión de Alberto Fernández, el gobernador Kicillof y los intendentes plantearon el tema del salario como el gran desafío, para que la gente pueda recuperar el poder adquisitivo. También ir bajando la inflación”.

La entrevista completa

– Asumió Lula y tenés una tarea por delante en esta nueva etapa y el 24 de enero va a estar acá. Contanos cómo fue la transición de Bolsonaro a Lula.

La transición en Brasil es muy interesante porque está reglamentada por ley. Hay un mecanismo que se pone en funcionamiento a los cinco días de proclamado el vencedor de la elección. Se destina un espacio físico, que en este caso fue el Centro Cultural del Banco Brasil, donde el presidente electo nombra a un responsable de la coordinación, que en este caso fue Geraldo Alckmin, que es el vicepresidente de Lula.

Alckmin tuvo a su cargo articular el gobierno entrante con el gobierno saliente. Muy interesante la experiencia. Visité el centro cultural donde funcionó la transición y tuve oportunidad de avanzar en distintos encuentros con los equipos de Lula para darle forma a este gran acuerdo que se viene de integración.

Scioli Alberto Lula
Lula Da Silva estará el 24 de enero en Buenos Aires, en su primer viaje como presidente de Brasil.

– Por delante están negociaciones acuerdos y eventualmente una nueva relación de Argentina con Brasil. ¿En qué nivel de acuerdo está el tema swap y los acuerdos energéticos?

Acá está la decisión de Lula y del presidente Alberto Fernández de fortalecer, profundizar la integración y para eso vengo desde hace unos meses haciendo un relevamiento -previendo esto- de las distintas áreas de gobierno, para definir los puntos de interés común que sea, no solamente para Argentina, sino también para Brasil.

El ejemplo es la integración energética: Brasil necesita el gas que Argentina tiene a precios más competitivos. Las reservas de Bolivia están declinando, Brasil ya en el gobierno anterior se mostró interesado con el BNDS (Banco Nacional de Desarrollo) en financiar gran parte del segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que nos va a permitir exportar cada vez más gas a Brasil.

En cuanto a la integración financiera, en estos momentos están coordinando los detalles los dos ministerios de Economía, porque se busca después de haber alcanzado el año pasado el récord de intercambio bilateral de los últimos nueve años -con 29.500 millones de dólares- que las restricciones en el uso de reservas y las limitaciones que conocemos por esta coyuntura no afecten el comercio bilateral. Es encontrar distintos mecanismos para aumentar el intercambio entre nuestros países.

Se destacan sectores estratégicos como el caso del sector automotor, por ejemplo. Hemos abordado también tras un relevamiento que hice con todos los ministerios el capítulo de minería, por ejemplo el litio, el cobre, minerales tan demandados en el mundo a partir de la electromovilidad que se viene y, fundamentalmente, empresas automotrices líderes mundiales, que están tomando posición en el norte argentino. Integración infraestructura, corredores bioceánicos, mejorar los costos de logística, transporte, desarrollo de la cadena de valor de la industria naval.

– En las comunicaciones que tuviste vos con Fernando Haddad, el ministro de Hacienda de Brasil ¿tocaron el tema del swap?

Lo tocamos. Él ya había estado conversando personalmente el tema con Sergio Massa hace aproximadamente tres semanas y estamos en contacto a diario con todo el equipo del área económica con Brasil para poder llegar al día 23 (de enero), a un acuerdo que esta afinidad ideológica, política.

Scioli y Haddad
Scioli se reunió con Fernando Haddad, el ministro de Economía brasileño.

A esta altura de mi vida me puse muy muy pragmático, entonces lo que busco son resultados, que todo se traduzca en cosas concretas, en el contexto de las necesidades que tiene nuestro país y lo que estamos viendo en el mundo. ¿Cuál es la filosofía de esto? La globalización está en crisis, necesitamos fortalecer la región y Brasil y Argentina, juntos, somos una potencia mundial, productora de alimento, productora de energía, en ciencia, en tecnología, todo lo que significa el poderío industrial complementándonos.

Esto se va a expandir, seguramente a la región, con un Mercosur renovado y recrear lo que fue la alianza latinoamericana.

– ¿Tenés prioridades en la etapa que viene con Lula en el gobierno de destrabar algún tipo de acuerdo específico o una decisión o está todo dentro del marco general que hablábamos recién?

Dinamizar todas las transacciones comerciales, acelerar todo lo que es el segundo tramo del gasoducto, en el tema del agro con el gobierno anterior tuvimos muchas dificultades en destrabar productos que ya llevaban varios años. Esa fue una razones de mi visita acá a Mar del Plata porque tuvo un reconocimiento, que agradezco, de que muchos eran escépticos que le iba a poder lograr, pero demostré también con un caso concreto cómo se puede cerrar la grieta y que la moderación de mi parte, que es la contracara de lo que muchas veces vemos, discursos intolerantes, agraviantes, de odio, podemos encontrar beneficios y avances.

La modelación no es tibieza, es firmeza y responsabilidad para alcanzar los objetivos, como en este caso fue la reconstrucción de la relación con Brasil. Apreciar la diferencia ideológica política entre ambos gobiernos y defender en todo momento a la Argentina, que la Embajada sea una fábrica de generar puestos de trabajo y dólares genuinos para nuestro país.

Política local y candidaturas

– Esa narrativa me permite meternos en el tema de la política local. Primero te quiero preguntar cómo estás viendo la política argentina y este 2023 especial, que tiene por delante la Argentina un año electoral.

Yo veo una recuperación sostenida de los sectores productivos que, en la medida en que se resuelve el problema estructural de escasez de reserva, va a acelerar esta recuperación. Por eso Brasil puede ser uno de los caminos más efectivos para lograrlo. Vemos por ejemplo la estadística automotriz y de producción este año que aumentó más del 20%. Y dicen las terminales que si hubiésemos tenido más insumos, más materia prima, hubiésemos aumentado más la producción, es decir más trabajo. Esto se da en otros sectores también.

Hoy cuando visitaba y tuve una reunión de trabajo para escuchar a los productores de la pesca, me hacían referencia a la importancia de poder incorporar bienes de capital para aumentar la producción. Como por ejemplo, un productor de jeans de La Matanza que logramos que los jeans fabricados en La Matanza puedan entrar por primera vez al mercado brasileño. ¿Y ahora qué quiere ese fabricante? Importar maquinaria para aumentar la producción.

Estas son las cosas que están latentes ahí en Argentina que se van a concretar, estoy seguro porque el país tiene con qué. Tiene todo el sector agroalimentario, gran potencial exportador, lo que está ocurriendo en la minería, lo que está ocurriendo en la demanda de gas por el impacto de la guerra.

– Escucho un Scioli clásico: optimismo, fe y esperanza…

Pero basado en cosas concretas, con desafíos que los conocemos muy bien. Lo presencié el jueves en ocasión del almuerzo que por una extensión de cuatro horas, el presidente y el gobernador de la provincia compartieron con parte su gabinete con un grupo de intendentes de distintos rincones de la provincia de Buenos Aires y cada uno pudo exponer la realidad de su distrito y explicar cómo se está recuperando.

Alberto Fernández, Axel Kicillof e intendentes en Chapadmalal
Alberto Fernández, Axel Kicillof e intendentes en Chapadmalal. Scioli, con chaleco, participó del encuentro. ("MARIA EUGENIA CERUTTI"/)

La cantidad de obras que tienen, con un gran apoyo a nivel provincial y nacional, y plantearon el tema del salario, como el gran desafío, para que la gente pueda recuperar el salario y el poder adquisitivo. También ir bajando la inflación.

Pero todo lo que es la visión en cuanto a los avances, que contrastan muchas veces con la percepción que hay. No podemos perder de vista los indicadores que Argentina en el año 2021 como se recuperó, en el año 2022, también. Eso como referencia.

Y ese es mi compromiso: si bien estoy lejos, parece que estoy lejos, en Brasil, pero estoy más cerca que nunca, con los pies en Argentina para ayudar.

– Te lo pregunto como integrante del Frente de Todos. Algunos prevén una derrota inevitable en las presidenciales. ¿Creés que la elección nacional está perdida para el Frente de Todos?

No. No creo eso, porque aparte con ver la evolución de las últimas dos presidenciales en Argentina está la mejor respuesta. En marzo, abril, mayo y junio del 2015 parecía que ganaba yo y después irrumpió Macri y ganó. Parecía que Macri después iba a la reelección y la ingeniería electoral y las definiciones que hubo dentro del Frente de Todos llevaron al presidente Alberto Fernández a la victoria.

Hoy existen dos grandes coaliciones, desde mi punto de vista, que están empatadas, sumando todos los candidatos posibles, y tenés un Javier Milei y una opción que ha tenido y tiene un interesante nivel de adhesión, y hay que preguntarse por qué.

El propio Lula, cuando lo visité en la cárcel yo, antes de la elección -una semana antes que él definiera su candidatura- me preguntó en un momento “explicarme un poco lo de Milei”. Y yo le di mi visión, que Milei interpretaba a través de un mensaje contra la casta política y el concepto de libertad, un voto de reclamos, un voto de la juventud, de otros sectores también.

Y él, con gran pragmatismo y sabiduría, me dijo “me podés mandar uno de los discursos de Milei, porque estoy estudiando estos fenómenos que se están dando en otros lados”.

Entrevista a Javier Milei
Scioli afirmó que Milei capitaliza un voto que está disconforme con el sistema político.

¿Qué te quiero decir con esto? Él, a lo largo de su campaña, buscó puntos de encuentro mucho más allá del electorado de él, en otras fuerzas políticas. De hecho, Lula convoca a quien fue su rival, como el propio vicepresidente Alckmin, el propio Fernando Henrique Cardoso, pensando en ganar una segunda vuelta, habiéndose podido encontrar con la victoria en la primera.

La mayoría de las elecciones vemos que se definen en los balotajes, entonces nosotros tenemos que ir a puntos de encuentro con ese electorado y agarrar cosas que realmente pueden ser puntos de acuerdo.

Me acuerdo en 2015 tenía el desafío de ver cómo me aproximaba lo más posible al 50% para ganar y estaba observando que la izquierda había sacado el 8% y había llamado prácticamente a la abstención electoral.

Llamó a una dirigente muy conocida a la izquierda y le digo: “hola, ¿cómo, te va?”… “no me llamarás para que apoye al peronismo?”, dijo. Y yo le respondí “mirá, esto no es peronismo, es Macri o soy yo. Decime a ver cómo creés que podría acercarme a ese electorado para movilizarlo para que pueda votarme en la segunda vuelta”. Me respondió: “Bueno, dejame pensarlo”.

A las 2 horas, me llama y me dice: “Mirá. Te tiro dos ideas: vos dijiste tolerancia cero con los piquetes. Decí que vas a trabajar en las causas profundas para que no haya piquetes”. La verdad me siento muy cercano a esa posición, creo que hay que ir a las soluciones de fondo. “Dijiste después que vas a desarrollar la minería. Hablá del desarrollo de la minería sustentable, con control social”. Muy interesante. Lo tomo. Me acuerdo que a la noche fui a una entrevista con colegas tuyos y salió el tema y lo dije. Y al otro día, me llama esa dirigente y me dice: “Mirá, te hemos escuchado y hemos tomado conocimiento, muy interesante. Creo que te vas a encontrar con una sorpresa”.

Por eso aumento. Todo parecía que iba a perder por 10 puntos y terminé perdiendo por uno y pico.

¿Qué te quiero decir con esto? De las cosas que habla Milei: reforma impositiva, yo creo que una simplificación y una reducción de impuestos debe estar en la agenda hacia el futuro. Habla de la baja de gasto público, no de la inversión pública, que moviliza inversión pública y privada. Hay cuestiones siempre ahí para avanzar. Y también una discusión profunda sobre el concepto de libertad, algo que, obviamente, es muy amplio y tenemos que analizarlo, referido a los puntos de encuentro.

Scioli Alberto Lula
Scioli dijo que él y el presidente Alberto Fernández son moderados y que el tiempo que se viene "es de los moderados".

Respondiendo a tu pregunta, si la elección está perdida o no: si el espacio nuestro, el perfil de candidato, vos sabés que es el tiempo de los moderados, dicen. El presidente es un hombre moderado, yo soy un hombre moderado. Me han visto, no de ahora, de siempre. La moderación, la templanza, poder hablar con el que piensa distinto. La tolerancia, que muchas veces a mí también, como al presidente, nos decían ¿por qué no reaccionan? Es sentido de la responsabilidad, después la gente lo reconoce con el tiempo, porque a veces reaccionar intempestivamente lleva a generar más daño de las cosas que ya están como están.

Te hago referencia a todo esto porque lo veo también como temas de actualidad.

– Sos un hombre del deporte, que está caracterizado por la capacidad de recuperación y la resiliencia. Siempre un deportista tiene un objetivo, trabaja con un objetivo.

Sí.

– Trabaja pensando en lograr una meta, conseguir algún logro ¿cuál es tu objetivo para este año?

Mi objetivo ahora es que el 23 podamos llegar al acuerdo entre Brasil y Argentina que le dé un gran envión a nuestro país.

Mirá, en referencia a lo que estábamos hablando. En estos días uno tiene más tiempo de leer. A veces te acercan distintos textos los que me conocen, me quieren bien y en este caso viene una deportista, una leona, Jorgelina, que me acercó un texto que mirá lo dice: “Norberto Bobbio dedicó uno de sus últimos libros al elogio de la templanza, entendida como lo contrario de la arrogancia, la prepotencia, la perversidad, la vanidad y el abuso de poder”.

Dejo una reflexión en la cual me siento absolutamente identificado, porque durante el gobierno anterior en Brasil tuve que lidiar con estas cosas. De allá venían agresiones y yo respondía buscando defender a la Argentina y sacar soluciones.

– Te hago la pregunta concreta y directa porque voy a hueso: ¿Vas a ser candidato?

Lo del deporte, a ver. ¿Cómo se llega a las cosas? Yo cuando analizo el fenómeno de la Selección Argentina ¿qué fue, suerte o casualidad? Yo no creo en la suerte y las casualidades, creo en la perseverancia, en la planificación, en la organización, en la fuerza de superar adversidades, en la voluntad, en el trabajo en equipo.

Esta Selección maravillosa demostró todo eso, que yo siento que son los valores que hoy, porque la Argentina reaccionó masivamente en favor de la Selección, reconociendo sus valores. Entonces lo tenemos que tener muy en cuenta como una referencia.

Ahora, en mi caso, yo soy un hombre de trabajo, de compromiso, de no poder ser indiferente a alguien que sacó, en el año 2015, casi el 49% de los votos. Entonces frente a toda esa gente yo digo siempre “acá estoy, para ayudar” y, para cuando llegue el momento, tomar la decisión que yo crea donde puedo colaborar más. Eso. Es la respuesta que te puedo dar en estos momentos.

– Esa respuesta implica que no está descartado que seas candidato.

Hoy yo tengo un presidente que tiene un derecho constitucional de ir por la reelección, que tengo que respetar. Aparte todos saben la relación de amistad, de afecto que tengo con él. Y tengo una misión inmediata que es llegar al acuerdo con Brasil y, a partir de eso, organizar misiones comerciales, exportar más, que es lo que necesita el país. Dólares genuinos y más fuentes de trabajo.

Cuando llegue el momento se evaluará. Como en este caso me acuerdo cuando Alberto me llamó y me dijo: “Daniel, tenemos un problema serio con Brasil. Yo confío en tu capacidad, en tu moderación, en tu templanza. Sos el único que creo que me puede ordenar esto, con Bolsonaro”.

Y yo le dije: “Mirá Alberto, si acá no hay ninguna cuestión ideológica”. Y él me dice: “No, hacé las cosas a tu manera, total libertad de acción”. Lo hice y la di vuelta: Brasil no era el socio comercial número uno y volvió a serlo y batimos récord de exportaciones de los últimos 30 años y resolvimos todas las controversias.

¿Qué te quiero decir con esto? Esto es un método, un método de trabajo, que yo lo vengo aplicando hace años, no es de ahora.

– Dijiste que es el tiempo de los moderados. Lo que se ve en este año o como arrancó parece otra cosa, parece otra cosa, hay una agudización o una profundización de la grieta, de la polarización.

No soy comentarista de lo que ocurre y de lo que hacen o dicen los demás. Yo soy yo, con la responsabilidad que tengo, a mi manera. Responsabilidades y experiencia a la cual se ha acumulado ahora, se ha sumado la experiencia de Brasil, que me ha permitido renovarme, reinventarme, incorporar nuevas ideas, entender el mundo para dónde va, la tecnología, la inteligencia artificial, entre otras cosas.

– Las candidaturas se tienen que definir por PASO, por consenso? ¿Qué ves para adelante?

La ley de las PASO está vigente, entonces no es una opción de los espacios políticos de los candidatos ir a las PASO, es la ley y es muy interesante porque alienta la participación y las aspiraciones.

Desde el candidato concejal en un pueblo del interior hasta el máximo nivel institucional, moviliza, integra, ordena es el poder de la gente que democráticamente ordena las candidaturas.

– ¿Como conclusión puedo decir “Si no es Alberto candidato a presidente, puedo ser yo”?

No. Esa es una conclusión tuya. Yo te puedo contar lo que estoy haciendo, cómo pienso, mi trabajo, mi objetivo, mi relación con Alberto, mi pertenencia al peronismo, lo que estoy viendo hacia adelante, las oportunidades, la agenda moderna y los valores que tienen que ver con esto.

Brasil me dio la oportunidad de ser un banco de prueba en demostrar cómo se puede cerrar una grieta con posiciones ideológicas extremas. Por un momento muy violentas, agraviantes. ¿Como respondí yo? Con acercamiento, con tenacidad, porque estaba en búsqueda de un objetivo, que era este: terminar el año con el mayor nivel intercambio comercial de los últimos nueve años, defender la industria argentina, que no se rompa el Mercosur.

Hoy lo dijo el propio canciller, lo reconoció él, las tensiones que hubo pero no se rompió. Yo les puedo asegurar que con las posiciones que tenía, extremas, y la orientación del gobierno anterior en Brasil íbamos camino a romper el Mercosur.

Y la gente se pregunta ¿qué significa romper Mercosur? Que se hubiesen destruido miles y miles puestos de trabajo, por ejemplo, en la industria automotriz, que gran parte de eso se exporta a Brasil.

Entonces iremos viendo cómo evolucionan las cosas y seguramente tendremos oportunidades de encontrarnos y analizaremos e iremos tomando las decisiones que yo considero, a esta altura en mi vida, con 65 años, y voy a cumplir 66 ahora el 13 de enero, ver de qué manera puedo ayudar.

El “Bristol test”

– Volvés todos los años a Mar del Plata…

Sí. Mar del Plata para mí es una fuente de energía, de inspiración, de recuerdos y envión hacia el futuro.

– Te vi en redes sociales que estuviste recorriendo las playas, hubo selfies y contacto con la gente.

Sí. ¿Por qué lo hago? Porque uno tiene la posibilidad de encontrarse con familias de todo el país y se lleva una percepción del estado de ánimo, de prioridades, de distintos problemas, preocupaciones.

Siempre lo llamamos entre el equipo medio en broma y en serio, el “Bristol test”, que se complementa con una salida a correr, que hago a la mañana temprano, desde el centro hasta hasta el Puerto, ida y vuelta. A veces, cuando puedo, lo complemento con una caminata en el centro, en las avenidas de las calles comerciales, peatonales tradicionales de Mar del Plata, como Rivadavia y San Martín.

Scioli Cafiero
Scioli y el canciller Cafiero fueron reconocidos por los pescadores de Mar del Plata.

Y este año también hicimos el “Puerto test”, dónde están las tradicionales lanchas de los pescadores porque tuvimos oportunidad de tener un encuentro de trabajo, que ha sido uno de los motivos por las cuales de aquí, luego de que reabrí el mercado de exportación de langostinos de Mar del Plata para Brasil después de nueve años y planificar lo que vamos a hacer este año.

Seguir leyendo

Primera incursión electoral de Larreta en la Costa: selfies en la playa y el escándalo de los chats

A Alberto Fernández le quedan 49 semanas para terminar el gobierno: desafíos, riesgos y ambiciones

El incómodo ejercicio kirchnerista de mirarse en el espejo de Lula Da Silva

Tetaz afirmó que le “encantaría” que Macri sea candidato y advirtió: “El Estado argentino de hoy es una gran estafa”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba